fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Yamaha XSR900 35 kW: tecnología con diseño vintage

La Yamaha XSR900 arrebató los corazones de no pocos moteros cuando vio la luz en 2016. Esa particular propuesta de Yamaha para rememorar el estilo de las motos de los ochenta aprovechando la base de la Yamaha MT-09 caló profundamente. Ahora, además, está al alcance de los usuarios del carnet A2 gracias a la última versión de 95 CV limitable a 47 CV (35 kW). Una oportunidad única para poseer y disfrutar de una de las mejores naked de alta cilindrada del momento, con un estilo inconfundible.

La filosofía denominada por la marca de Iwata “Faster Sons”, que posteriormente pasaría a otros modelos, rememora las deportivas de una de las épocas doradas del motociclismo. Las Yamaha FZR600R o FZR1000R, por ejemplo, con sus chasis de aluminio Deltabox y colines cuadrados. Y por supuesto, quien olvidaría los colores Sonauto de aquella YZR500 pilotada en su momento por el galo Christian Sarron en el Mundial de Velocidad. En ella se inspira la decoración Legend Blue, una interpretación de los esquemas visuales más famosos y longevos de Yamaha. Y es que ha estado presente en infinidad de disciplinas dentro de la competición a lo largo de los tiempos.

Al fin y al cabo, todas aquellas Joyas de los `80 son motos que los aficionados más jóvenes tienen que hacer el poder por conocer, para así comprender la esencia deportiva de Yamaha. Ya sea sobre asfalto o sobre tierra.

La Yamaha XSR900 hace más guiños a la estética Neoretro. Tanto es así, que encabeza con orgullo la gama Sport Heritage de la marca. Son detalles como por ejemplo el hueco existente entre el asiento cafe racer y el depósito inspirado en la competición; los paneles laterales minimalistas o el grupo óptico trasero ahumado escondido bajo el asiento del pasajero. De Led, por su puesto, al igual que el clásico faro redondo delantero con un proyector dividido y una luz diurna semicircular.

Además de en su imagen, Yamaha ha trabajado muchísimo en dotar a la XSR900 con el mejor equipamiento posible, por calidad de componentes y por disponer de las más sofisticadas ayudas a la conducción.

Su incuestionable calidad de acabados está presente en cada centímetro cuadrado de la XSR900. Tapones de horquilla perforados, estribos de aluminio forjado, asiento bicolor de doble costura, perfecto ensamblaje de todas y cada una de sus piezas, etc. Amén de disponer de un sinfín de accesorios opcionales para personalizarla a tu gusto a través del configurador de Yamaha.

¿Y qué decir de su propulsor? El Crossplane tricilíndrico en línea CP3 de 890 cc y homologación Euro5 es un portento en contundencia cuando se requiere, pero también en fluidez y precisión. Equipado con un embrague antibloqueo A&S sobresaliente, está gestionado por un acelerador electrónico Ride by Wire, y toda su electrónica pasa por una IMU de 6 ejes derivada de la utilizada en la todopoderosa Yamaha YZF-R1. Sí, la sucesora tras 40 años de historia, de las anteriormente citadas FZR.

Para domarla y controlarla, la IMU de la XSR900 interactúa con un control de tracción sensible a la inclinación (TCS); un control de deslizamiento (SCS); y otro antiwheelie (LIF) para evitar sustos con la rueda delantera en fuertes aceleraciones. Todo ello fácilmente manipulable a través de la instrumentación TFT a todo color.

Pero aquí no queda la cosa. Porque la XSR900 incorpora ABS en curva, control de sistema de frenado (BC) y cambio con quickshifter (QSS) de subida y bajada para que te olvides del embrague.

La potencia máxima de la XSR900 es de 119 CV. 47 CV limitada para el A2, que pasan a 95 CV tras los preceptivos dos años de experiencia con sólo pasar por un concesionario de la marca. Esos 47 CV son una potencia presente en muchas otras motos accesibles para este carnet. Entonces ¿qué la diferencia del resto? Para empezar, despliega unos valores de par descocidos en sus rivales. Prácticamente duplica con 93 Nm a 7.000 rpm los 48 Nm de las motos del medio litro. Así la sensación de empuje es muy superior, amén de ser capaz de alcanzar sus máximas prestaciones con mayor soltura y facilidad. Pero, además, hay que sumar su ya mencionada imagen, porte, calidad de fabricación y por supuesto, ¡excepcionales componentes de parte ciclo!

El chasis Deltabox tiene una fama que le precede. Las suspensiones, con unos recorridos generosos en ambos trenes, son completamente regulables. Los frenos, con doble disco delantero de 298 mm mordido por pinzas radiales, ofrece potencia a raudales. Y si tenemos en cuenta que la bomba de freno de tipo radial ofrece un tacto en la mano derecha sobresaliente, poco más se puede pedir.

Así las cosas, con un peso de 193 kg con todos los llenos, la XSR900 35 kW se percibe como una naked deportiva premium. Algo que no está en absoluto reñido con su polivalencia de uso. Se puede saborear al máximo en carretera y ciudad, gracias a una ergonomía muy agradecida que te invita a tomar sus mandos con cualquier excusa.

En zonas viradas es una delicia sacar a pasear orgulloso la Yamaha XSR900 35 kW. Su manillar ancho favorece el control total sobre el tren delantero, mientras el cuerpo queda ligeramente inclinado hacia delante por la disposición del asiento de mullido confortable. Los pies no quedan forzados y la sensación de control es absoluta. El chasis y las suspensiones hacen el resto, ofreciendo estabilidad y transmitiendo con acierto todas las irregularidades de la carretera.

Y por su posición nada forzada, es también muy placentera en ciudad. Ambiente en el que destaca por su dinamismo y por supuesto, su estilo “Fast Sons” neoretro.

Si te gusta la Yamaha XSR900 35 kW y estás deseando saber más de ella, acércate a un concesionario. Y recuerda que gracias a la promoción “YOU EASY GO” de la marca de Iwata, puedes adquirir una desde 130 € al mes sin intereses, y transcurridos 3 años quedártela, devolverla o renovarla.

Deja un comentario

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1