PUBLICIDAD Billboard

Yamaha XJ600 Cafe Racer, made in Parla

Hacer una café racer hoy en día puede llegar a ser tarea fácil con algunos modelos. Pero eso, no sería un reto para muchos de los preparadores, que disfrutan haciendo lo imposible. El trabajo realizado por The Foundry Motorcycles con esta Yamaha XJ600 de 1985, es una de esas customizaciones que parecen una obra milagrosa.

Carlos Ormazabal es el responsable de este taller situado en Parla, a las afueras de Madrid. Son muchas las transformaciones que han hecho, aunque lo cierto es que desde que lanzaron su K75 Street Tracker, la gran mayoría de pedidos que les han hecho han sido basados en las K series. No está mal, pero Carlos sabe que “cualquier plataforma puede darte la posibilidad de hacer una moto interesante”, y ya tendrían ganas de hacer algo diferente.

PUBLICIDAD Content_1

La XJ600, más conocida popularmente como la Seca, o la Diversion, era claramente una deportiva japonesa que, como por arte de magia, Carlos ha transformado en esta Café Racer inspirada en el diseño de un render digital realizado por Capelo’s Garage. Le gustó tanto la idea, que enseguida se propuso averiguar si se había llegado a construir la moto y, afortunadamente, no había sido así.

El primer reto que tuvo que afrontar fue identificar las partes que Capelo’s había usado en su diseño, especialmente el tanque. Pero carlos tiene un ojo agudo, y experto, y enseguida reconoció las formas de la CB750 Supersport. Más difícil fue conseguir un tanque en condiciones, pero lo consiguió.

Con la pieza en su poder, empezaba el trabajo de verdad. Bastidor y motor se beneficiaron de una revisión completa. Siempre teniendo en mente las leyes españolas, algo –bastante- más restrictivas en cuanto a las personalizaciones que en otros países, cortaron y pintaron el marco todo lo posible para que coincidiera con el diseño digital, pero que permitiera colocar el asiento.

PUBLICIDAD Content_2

Los carburadores se restauraron por completo, e instaló un nuevo sistema de cabezal 4 en 1, que se divide en dos silenciadores. En contacto con el suelo, Carlos montó unos neumáticos Dunlop Sportmax Alphas, prácticamente lisos. Para lograr el diseño armonioso en que se inspiraba, la horquilla se acortó 55 mm y montó un par de pinzas. El soporte de las luces MMB Speedo y LED también tuvo que ser personalizado.

Al final, el esfuerzo tiene su recompensa, y en este caso ha sido esta preciosa Yamaha XJ600 Café Racer, que los chicos de The Foundry Motorcycle remataron con una pintura mate muy vintage.

PUBLICIDAD Content_3

 

 

PUBLICIDAD Mobile_Pos7

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario