Connect with us
Publicidad

Motos

Yamaha TW125 ‘Tank’, al ataque de los zombies

Publicado

el

Yamaha TW125 ‘Tank’

Muy atrás queda la casi inocente Yamaha de 1999 que se esconde bajo el siniestro trabajo de Atelier Medusa, la Yamaha TW125 ‘Tank’.

Porque sabemos que es real, pero por más que miremos la moto, no podemos dejar de imaginarla como la moto de algún videojuego como Last of Us, por ejemplo. Su rompedor diseño sería ideal para la saga.

Pero… ¿Qué debe pasar a su alrededor cuando salen a la calle? Son muchas las custom que hemos publicado, y esta es una de esas que nos dejan sin palabras.

Su nombre le viene como anillo al dedo, ‘Tank’ (tanque). Ciertamente lo parece.  Y este no es más que el primer trabajo completo de los dos estudiantes franceses que forman Atelier Medusa. Quienes, como puede apreciarse en su trabajo, sienten una gran fascinación por el fin de los días.

Son muchos los detalles que se podrían destacar, pero llama especialmente la atención el trabajo realizado en la horquilla y basculante o el uso de un viejo pistón de tractor como faro.

Pero, también llama la atención encontrar una moto de diseño tan potente, con un motor tan pequeño. Su imagen es de fuerza, pesada, y eso coincide con la realidad ya que peso 180 kg.

No se puede decir que esta relación potencia peso sea la ideal para el éxito, pero… La misión de esta moto sería algo muy diferente, ¿cierto?

Tiene que ser dura, resistente a las balas y al ataque de cualquier cosa que se te pueda aparecer, incluidos muertos vivientes. Y para eso sí parece la moto ideal. Total, ya sabemos todos que los zombies no son precisamente rápidos.

Sus jóvenes creadores aseguran que han aprendido muchísimo trabajando en la Yamaha TW125 ‘Tank’. De hecho, han sido muchos los elementos que han fabricado o retocado ellos mismos, como el chasis, el carenado, el basculante, el manillar o las fundas de amortiguador.

Atelier Medusa también son conscientes de que este trabajo está realizado con un motor muy pequeño, que desde luego no puede aprovecharse mejor soportando sus 180 kg actuales, pero se trata de su primer trabajo, hecho con todo su amor, y que representa sus ideas más locas.

Ellos desean que nos guste su trabajo, y nosotros tenemos ganas de ver qué más son capaces de hacer. Porque si bien esta moto no es la ideal para salir a la calle, a estos chicos imaginación no les falta. ¿Hasta dónde serán capaces de llegar?

Motos

Honda SS50 Wild Horse: sueños de un niño grande

Publicado

el

Honda SS50 Wild Horse

No son muchas las veces que os traemos una preparación tan peculiar como esta Honda SS50 Wild Horse de George Woodman.

Y lo que la hace tan especial no es solamente su imagen -que también-, sino lo que transmite al verla.

No hemos podido evitar recordar a la pequeña ‘Lil’ Monster de Beautiful Machines, que nos robó el corazón. Vemos estas dos motos, y una sonrisa se dibuja en nuestras caras como por arte de magia. De alguna forma, te obligan a verlas con los ojos de un niño emocionado como si estuviese ante su primera moto.

Ahora bien, tras esta aparentemente sencilla (incluso inocente) moto, se esconde una meticulosa y radical modificación de una Honda SS50.

Para empezar, el motor original de 49 c.c. ha sido sustituido por un Zongshen de 190 c.c. y 22 CV de potencia que, afirman, fue asombrosamente fácil de encajar.

Éste va conectado a una caja de cambios de 5 velocidades, y montaron un nuevo escape ID Vintage.

Como ya os podéis imaginar, Woodman no se detuvo allí. También tuvo que modificar el chasis, ahora más corto con una distancia entre ejes de 118 cm, y cambiar la posición del tanque.

En la parte ciclo, montó una nueva horquilla del especialista YCF, con descargas de gas Kepspeed.

George Woodman completa el conjunto de la Honda SS50 Wild Horse con un manillar ID Vintage que acentúa su carácter flat track, junto con las ruedas de 18 pulgadas.

La base del asiento, realizada en madera de haya, la convierte en una pieza aún más especial.

Tampoco olvida la seguridad, por eso montó un nuevo disco de freno en el tren delantero. Unos neumáticos Michelin M45 redondean el trabajo.

Con la Honda SS50 Wild Horse podrías irte a cualquier parte, incluso abandonar la carretera, e ir marcado por una gran sonrisa en la cara.

Seguir leyendo

Motos

Street Scrambler Dirt, la Triumph para flat track

Publicado

el

Triumph Street Scrambler Dirt

El Oldies but Goldies es el paraíso de los preparadores, y el nirvana de los aficionados a las custom y las personalizaciones. Allí no falta nadie, admiradores, aficionados, auténticos frikis, preparadores novatos, los más expertos… Y las marcas.

Conscientes de que las personalizaciones cada día toman más fuerza, las firmas también se lanzan a hacer preparaciones. Y hoy venimos a presentaros una de ellas, la Triumph Street Scrambler Dirt, un trabajo conjunto de Triumph Madrid y Diego Grande, piloto de supermotard.

Como bien imaginaréis, la base es de una Street Scrambler nueva, que tras pasar por las manos del concesionario, y el piloto, acabo convertida en esta bella máquina de flat track.

Pero no fueron necesarios excesivos cambios en la preparación de esta Street Scrambler Dirt.

El motor y caja de cambios son los de serie, aunque sí sustituyeron el silencioso original por un Vance & Hines y, eso sí, se eliminó el dBkiller y se reprogramó la ECU. Además, optaron por anular el ABS y el control de tracción.

En la parte ciclo, la Triumph ha recibido nuevos amortiguadores traseros FOX multirregulables. Delante, en cambio, mantiene la horquilla de serie.

Eso sí, optaron por un manillar Fat Bar de motocross, acoplado a las torretas y tija de serie, y prescindieron del freno delantero.

En cuanto a las ruedas, mantiene las llantas originales y simplemente cambiaron los neumáticos por unos específicos de dirt track.

Al estar pensada para los circuitos de flat track, se cambió la posición de las estriberas, sin perder de mente la altura de la palanca de cambios.

Guardabarros, portamatrículas, faros, intermitentes, claxon… todo lo prescindible ha sido eliminado en la Triumph Street Scrambler Dirt, y el sistema eléctrico se ha reducido al mínimo posible.

Seguir leyendo

Motos

Yamaha Tracer 700, la perfecta ‘crossover’ para todo uso

Publicado

el

Yamaha Tracer 700

Ya lleva tiempo entre nosotros y la Yamaha Tracer 700 se ha convertido en una ‘todo uso’ verdaderamente popular, por su tremenda versatilidad: sirve tanto para los desplazamientos urbanos, como para realizar viajes a dúo con equipaje, como para hacer curvas.

Como sabemos, si la Tracer 900 parte de la MT-09, la 700 usa la base de la también muy popular MT-07, con su motor bicilíndrico en paralelo de 689 c.c. con el cigüeñal calado a 270º, es decir, que a la práctica funciona como un motor en V. Rinde unos nada despreciables 75 CV a 9.000 rpm y un par de casi 7 kgm a 6.500 rpm, de manera que siempre está lleno a cualquier régimen y es gran parte de su encanto.

Si la horquilla es la misma que en la naked, la suspensión trasera tiene un mayor recorrido, exactamente de 142 mm; el basculante es también más largo que en la naked, con lo que la distancia entre ejes es también mayor. Con todo ello se gana en estabilidad y en confort. Para esto último también contribuye un manillar más alto que en la MT-07, su cúpula, pequeña pero ajustable con herramientas, su asiento con mayor espumado y las estriberas más bajas. En cuanto a frenos, dos discos de 298 mm con pinzas Sumitomo convencionales de 4 pistones y ABS.

La instrumentación es totalmente digital y tiene todo lo necesario, como indicador de marcha engranada, nivel de gasolina, reloj horario, consumo, etc.

Así va la Yamaha Tracer 700

Las suspensiones tienen un ajuste algo más consistente que en la MT-07, y entre eso y su mayor recorrido, resultan más eficaces, proporcionando mayor estabilidad y leyendo mejor el asfalto.

En cuanto a los frenos, son correctos, con buen tacto y suficiente potencia. El ABS es algo intrusivo en la rueda trasera, algo habitual en motos que no sean de categoría ‘top’.

La primera sensación que se tiene al conducir la Tracer 700 es que te pone las cosas fáciles: es intuitiva, ágil y estable; el motor empuja con ganas desde abajo, pero también tiene una zona alta que permite una conducción claramente deportiva, especialmente si se usan las marchas cortas. Los 7 kgm de par empujan con fuerza en cualquier marcha.

Los viajeros agradecerán que la autonomía sea de unos 350 km, gracias al depósito de 17 l y a su bajo consumo. También que las estriberas para ambos tengan goma, y que opcionalmente se puedan montar maletas y top case, así como una toma de corriente para montar un GPS o cargar el móvil, o una cúpula de mayor tamaño.

El precio está muy ajustado y es de los mejores de su categoría, con 8.299 €. Una moto para todo, que va bien en cualquier medio y a un precio que no se dispara.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.031

Suscripción en papel: https://www.quierounarevista.com/solomoto Descargar la revista o suscripción digital en: zinio · kioscoymas

Los + leídos

Copyright © 2018 Solomoto.es · Aviso legal · RPM Racing S.L.U.
Webs Grupo Editorial:
arueda.com solobici.es solomoto.es solonieve.es running.es solocamion.es