Yamaha Tracer 700 2020, más polivalente y atractiva
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Yamaha Tracer 700 2020, más polivalente y atractiva

Publicado

el

Yamaha Tracer 700 2020

Hace escasas horas que hemos vuelto de Tenerife. Nos desplazamos hasta la isla con motivo de la presentación internacional de la renovada Tracer 700, la sport touring de media cilindrada de Yamaha.

Enseguida entraremos en detalle, pero si la tuviera que definir con pocas palabras, creo que elegiría versatilidad, lógica y equilibrio.

En la puesta en escena del modelo se enfatizó la idea de experiencia completa, un concepto mucho más allá de la simple necesidad del desplazamiento.

Yamaha Tracer 700 2020

Es un modelo que abarca numerosas vertientes, y al gusto europeo, ya que ha sido diseñada en Europa y para Europa. No es solo para el día a día, sino que también tiene ese regustillo deportivo que muchos moteros anhelan, además del punto rutero y de viajes.

De hecho, el diseño ha enfatizado este carácter y ahora luce mucho más racing, además de tener una línea más delgada y con unas medidas más compactas.

Yamaha Tracer 700 2020

El cambio no está solo en el frontal, que es más agresivo y que recuerda a la mirada de un tiburón. Si os fijáis bien en el semicarenado, encontraréis algunas similitudes respecto a la R1 en cuanto a forma, además de un sistema de iluminación con un aspecto más afilado. El cambio ha sido sustancial y, a mi modo de ver, a mejor.

El look general resulta súper atractivo, con carácter y elegancia. La Tracer 700 es como un tres en uno, y tiene un encaje más que bueno en estos distintos terrenos o facetas.

Por eso comentaba el tema de la versatilidad en la introducción. Funciona perfectamente tanto como herramienta para el commuting, como válvula de escape una vez termina la jornada laboral o como rutera de iniciación.

Mejoras dinámicas

Las primeras sensaciones que me gustaría transmitiros son las de una mejora sustancial a nivel dinámico, principalmente gracias a las suspensiones, que han dado un salto de calidad. El tacto ha mejorado, ya no se muestran tan blandas, y ahora tanto la horquilla como el monoamortiguador se pueden regular en precarga y rebote.

Su comportamiento en marcha es realmente bueno. Hicimos muchos tramos de curvas durante el recorrido por la isla y lo cierto es que, de no ser por la posición de conducción erguida o la altura del manillar, podría pensar que estaba llevando una MT.

Es ligera – 196 kg a tope de líquidos y 178 kg en seco – pero la sensación al circular es de una moto muchísimo más liviana, y eso se traduce en gran medida en una agilidad más que notable. La relación peso – potencia es realmente buena y los cambios de dirección son pan comido, ya que no tienes que hacer ningún tipo de sobreesfuerzo ni requiere de una técnica especial.

Se le coge el tranquillo en el primer segundo y la sensación de control y seguridad es notable. Sigue con la fórmula del mismo chasis y de un basculante especial para este modelo.  

En esto también juega un papel importante la posición de conducción. A nivel ergonómico está muy lograda. Hicimos 270 km en Tenerife, pero no fue un trayecto por carreteras rectas ni descansadas, sino que fueron tramos revirados con curvas y, en algunos momentos, un tanto exigentes.

Pues bien, terminamos la ruta y la verdad es que estaba fresca como una rosa. Normalmente te acaba doliendo un poco la espalda, o las piernas se te duermen, o algún otro problema, pero no tuve ningún tipo de cansancio postural. Y eso hacía tiempo que no me pasaba. Se ha trabajado en este sentido y la verdad es que es muy cómoda.

El manillar, por ejemplo, ahora es más ancho – ha crecido 34 mm –, y la posición general resulta más erguida con una integración muy correcta entre el depósito, el asiento y las estriberas. Aunque me imagino que parte de esto es a causa de mi tamaño -hago 1,67 m-; supongo que los más altos sí que tendrán algún tipo de molestia después de un intenso día de ruta.

También se ha pensado en el pasajero, que ahora tiene un asiento más mullido (10 mm más grueso), flexiona menos las rodillas y dispone de unas asas más generosas para poderse agarrar bien.

La protección aerodinámica es algo superior, aunque no mucho más. La pantalla derivabrisas tiene una forma distinta, tiene un poquito más de superficie, y ha cambiado el sistema para regularla.

La versión anterior empleaba un par de mariposas que obligaban a utilizar ambas manos -y en parado-; ahora se ha simplificado y permite hacer la operación con una mano, tirando de una agarradera con la que la puedes subir y bajar sin problema, incluso en marcha.

Más cambios de la Yamaha Tracer 700 2020

Esta sport turismo ahora cumple la normativa medioambiental Euro5. El bicilíndrico de 689 c.c. de configuración crossplane (CP2) y 72,4 CV, ofrece un buen par y una buena respuesta a medias y altas rpm. Para compensar el pequeño aumento de peso por este cambio, se han adelgazado otros componentes, como los faros, la batería y las “fibras”.

Siguiendo con la lista de cambios podemos destacar que ahora es full led, incluso los intermitentes, y la instrumentación, que ahora es en negativo y resulta más elegante y acorde al cambio en el aspecto general.

Respecto a los accesorios, tienes todo lo habido y por haber, aunque también tienes la opción de montar los cuatro kits disponibles para darle un carácter u otro a tu Tracer 700. Tienes el llamado Sport Pack, el Travel Pack, el Weekend Pack y el Urban Pack. Y, a parte del esquema de color que veis en las fotos (Icon Grey), existen otras dos alternativas: una con predominio del azul (Phantom Blue) y otra con mezcla entre gris y rojo (Sonic grey).

El concepto Tracer vio la luz en 2015, con la consolidada Tracer 900 y, un año más tarde, en el mes de julio, salió al mercado su versión de tamaño medio. En 2019 salió la versión GT, con toda una serie de equipamiento que la hacían mucho más rutera. Pero lo de este 2020 ha sido un cambio sustancial a distintos niveles, sobre todo dinámico, estético y también de comodidad y componentes. Se dirige a un público joven, alrededor de los 30 años, un motero que empieza a descubrir el mundo de las rutas y de disfrutar de la moto más allá de los desplazamientos diarios en la ciudad.

Tourer deportiva

El segmento sport touring ocupa el 21% del pastel de las ventas en Yamaha, donde el modelo de más calado es la Tracer 900, mientras que la Tracer 700 ocupa el segundo lugar. Con esta renovación, la firma japonesa espera que pegue un saltito y que se ponga más a rebufo de su hermana mayor. Otro punto importante en esta dirección es que existe la versión limitable a 35 kW (47 CV), que estará disponible a partir de marzo, y que ayudará a abrirse al público con licencia intermedia. Ya veis, una serie de movimientos que enfatizan su naturaleza de rutera de inicio. La versión estándar ya está disponible por un precio de 8.599 €, una cifra muy lógica. No hace falta gastarse un dineral para tener una moto polifacética y para hacer tus primeros pinitos en el mundillo del mototurismo.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos