Yamaha Ténéré: contigo empezó la aventura
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Yamaha Ténéré: contigo empezó la aventura

Publicado

el

Los orígenes de la actual Yamaha XT660Z Ténéré (y de la XT1200Z Superténéré) provienen del rally París-Dakar, que el desaparecido Thierry Sabine puso en marcha en 1979. Este rally de aventura significó la moda de los grandes raids desérticos, que gozaron una enorme popularidad en los 80 y 90, obligando a los principales fabricantes a crear modelos destinados a competir en esta especialidad, pero sobre todo, a aprovechar su tirón comercial.

Si en 1980 BMW lanzó su R80GS, Yamaha en 1981 empezó a fabricar su trail dakariana, basada en la XT500 de 1975, que en 1983 derivó en la XT600Z Ténéré, cuyo nombre se inspira en el desierto que el Dakar cruzaba en su época africana. La Ténéré contaba con un motor monocilíndrico de 600 c.c. refrigerado por aire, de 43 CV y arranque a pedal. Aunque sin duda, lo que más llamaba su atención era su enorme depósito de 30 litros, a semejanza con las motos de los raids. Se comercializaba en los colores blanco-rojo oficiales y en el azul del equipo Sonauto-Gauloises.

En 1986 llegó el arranque eléctrico y un motor con 46 CV. El depósito se redujo de 30 a 23 l y en 1988 se adoptó un carenado bifaro que le daba una apariencia muy similar a la de las motos oficiales del Dakar.  El motor recibió algunas modificaciones para mejorar la lubricación y la refrigeración y en este sentido se bajó el guardabarros delantero. Esta versión cambió el freno de tambor trasero por uno de disco.

En 1991 llegó el primer motor LC, que además contaba con una culata de 5 válvulas y una cilindrada de 660 c.c. La nueva Ténéré 660 era más estilizada y refinada que las anteriores. 

En el 94 el carenado adoptó un doble faro, similar al de su hermana Superténéré 750.

La versión que podemos ver en el actual catálogo de Yamaha data de 2008, y no tiene nada que ver con la 660 de 1991, ya que todo es nuevo en ella, comenzando por un motor, que si bien cubica también 660 c.c. tiene diferentes cotas internas y especialmente, una culata de 4 válvulas en lugar de 5, con una potencia máxima de 48 CV. La estética es mucho más angulosa y atrevida y tanto la parte ciclo, como la electrónica, como los acabados, son muy superiores  a los de la XT660Z de los 90.

Con su ligereza, largas suspensiones y rueda delantera de 21”, lo que no ha cambiado es la capacidad aventurera de la Yamaha Ténéré 660.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos