PUBLICIDAD Billboard

Prueba del Yamaha T-Max/Tech Max 2022. La gema de la corona

El diamante se origina bajo condiciones de presión extrema durante larguísimos periodos de tiempo. Estrés que finalmente tiene su recompensa, una belleza y unas cualidades únicas. El Yamaha T-Max 2022 también posee unas raíces forjadas en condiciones adversas, el caótico tráfico del siglo XXI. Una piedra preciosa que se ha ido puliendo durante años hasta alcanzar su grado máximo.

La versión 2022 del maxiscooter de la casa de los diapasones supone el clímax evolutivo de un concepto que mezcla virtudes de moto y scooter a partes iguales. Un mestizaje que se reveló fundamental para el éxito de este producto que veía la luz por vez primera en 2001.

Yamaha T-Max 2022

PUBLICIDAD Content_1

Son ya ocho generaciones de T-Max, un scooter al que Yamaha ha ido puliendo facetas, tallando aristas, para permitirle lucir sus virtudes con toda plenitud.

Y no ha sido tarea fácil. Hace apenas algo más de dos años, a finales de 2019, se presentaba la séptima versión de este deportivo scooter y nuestro compañero Jordi Mondelo comenzaba su reportaje así: “cuando parecía imposible mejorar un producto como el T-Max, Yamaha ha logrado una vez más, situar su maxiscooter un escalón por encima”.

Como buenos orfebres, los ingenieros y diseñadores de la marca japonesa han buscado la forma de que su más preciada gema brille aún más.

PUBLICIDAD Content_2

Yamaha T-Max 2022

Con más de 350.000 unidades vendidas el T-Max sorprende por su infinita capacidad para cautivar al público. A lo largo de más de dos décadas se mantiene en un nivel de ventas estable y siempre como uno de los scooters de cilindrada grande más solicitados.

Sobre todo en los países latinos, parece que la vena deportiva del modelo resulta muy atractiva para los europeos más meridionales y prueba de ello es que Francia, Italia y España son los mercados de referencia para este modelo. Un público que además suele mantenerse fiel a su elección ya que, según Yamaha, aproximadamente un 40% de los clientes que escogen el T-Max, repiten elección cuando surge una nueva versión.

PUBLICIDAD Content_3

Guardando las esencias

El Yamaha T-Max 2022 supone la sublimación de aquel concepto inaugurado en 2001 y como tal, introduce una serie de cambios importantes sin por ello perder la esencia fundamental del scooter. De este modo, tanto el motor como la parte ciclo se mantienen inalteradas para seguir ofreciendo el mismo tacto y prestaciones que lo han convertido en todo un icono.

Yamaha T-Max 2022

PUBLICIDAD Mobile_Pos7

Así, el maxiscooter de Yamaha mantiene su planta bicilíndrica de 562 c.c. con el cigüeñal calado a 360º y pistón alternativo como equilibrador para evitar vibraciones. Una mecánica que se adapta a la normativa Euro 5 y que sigue rindiendo unos buenos 47,5 CV con unas sólidas cifras de par que llegan a los 55,7 Nm.

PUBLICIDAD Content_4

Tampoco el bastidor recibe cambios y sigue confiando en la estructura ligera de aluminio fundido que tan buenos resultados ha proporcionado. Las suspensiones mantienen la horquilla invertida de 41 mm y el monoamortiguador trasero, lo mismo que el equipo de frenada, fiel al doble disco delantero con pinzas radiales de 4 pistones.

Yamaha T-Max 2022

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

No obstante, aunque el corazón del Yamaha T-Max 2022 se mantiene inalterado, su brillo se ha renovado a base de mejorar detalles tan importantes como el frontal. La cara más visible del maxi por excelencia muestra una carrocería más compacta, con un rostro más afilado, unas aletas y entradas de aire más angulosas, así como un doble faro equipado con leds.

En esa misma dirección, el diseño de la parte trasera busca contribuir a esa sensación de ligereza y esbeltez que respira el T-Max. Por ese motivo el faro trasero afila sus formas al mismo tiempo que conserva el esquema en forma de T.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Y como no sólo de imagen vive el hombre y además de atractivo el T-Max debe ser cómodo y funcional, Yamaha ha procedido a revisar su ergonomía.

Yamaha T-Max 2022

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Espíritu racing

Este modelo siempre se ha caracterizado por ofrecer una postura al ataque, comparada con la del resto de modelos del mercado. El Yamaha T-Max 2022 abunda en ese aspecto y nada más subirnos al scooter sentimos esa inclinación hacia la parte delantera, esa vocación racing facilitada en este caso aún más gracias a un nuevo manillar desnudo de aluminio forjado, ligeramente más bajo y adelantado.

El asiento se ha alargado y los reposapiés ofrecen mayor espacio para mover los pies, lo que unido a una pantalla ajustable (mediante tornillos) y un asiento que ahora cuenta con un respaldo ajustable en 30 mm., mejoran la postura a sus mandos. Por cierto, este último ajuste es manual y muy sencillo de regular gracias a un simple tope localizado en la parte interior del asiento.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Yamaha T-Max 2022

Antes de continuar, un pequeño apunte. Hemos mencionado que la parte ciclo se mantenía inalterada y en esencia es completamente cierto…excepto por unas pequeñas salvedades. Pocas pero extremadamente importantes como pudimos comprobar sobre la marcha.

En primer lugar, las suspensiones reciben un nuevo tarado de carácter más deportivo para lidiar mejor con el peso y la potencia del conjunto. A esto Yamaha le suma el empleo de las nuevas llantas Spin Forged, más ligeras gracias a un proceso de fabricación que permite producir secciones mucho más delgadas manteniendo la misma resistencia.

Esa naturaleza reduce el peso no suspendido y reduce el momento de inercia cerca de un 10% en la parte delantera y un 6% en la trasera. Si a eso le sumamos un nuevo calzado, en concreto unos Bridgestone Battlax SC2 de corte deportivo, el resultado es fácilmente previsible.

Yamaha T-Max 2022

Y lo podemos confirmar. El nuevo Yamaha T-Max 2022 se mantiene firme en las frenadas y aguanta la trayectoria al soltar frenos, absorbiendo sin problemas las irregularidades, en tanto que los cambios de dirección se hacen con fluidez y seguridad y el agarre parece infinito. Tanto es así que casi sin proponérselo el caballete rozaba de tanto en tanto al negociar algunas curvas y no precisamente por falta de altura libre, si no por la capacidad de inclinación del Yamaha.

Mejor en espacios abiertos

Es cierto que el T-Max sigue siendo algo voluminoso para circular por ciudad y que la anchura de su parte central hace que los 800 mm de altura del asiento parezcan más alejados del asfalto de lo que en realidad están. Asimismo, sus poco más de 200 kilos no ayudan a las maniobras en parado, pero todo eso se desvanece en cuanto el horizonte se despeja un poco.

Yamaha T-Max 2022

En carretera, todas sus cualidades se destapan, el motor, suave y dulce en ciudad, sube de vueltas con facilidad y ruge exprimiendo sus cerca de 50 CV, alcanzando a poco que te descuides velocidades poco compatibles con el carné de puntos. En vías rápidas mantiene la trayectoria de forma ejemplar y en curvas rápidas no duda lo más mínimo, mientras que en trazados más revirados me dio la sensación de que giraba con más precisión que la versión precedente. Acelera muy bien a la salida de los ángulos y cuando quieres apurar la entrada al siguiente la frenada es potente y dosificable, aunque quizás un poco más de mordiente inicial no estaría de más.

Otro punto a su favor es que gracias a la nueva ergonomía y a pesar de su postura sutilmente más racing, resulta muy cómodo en largas distancias y no es para nada descartable plantearse hacer turismo con él.

Pero sigamos, todavía quedan muchas novedades por contar de la versión 2022.

Por ejemplo, la llave inteligente se asocia ahora a un interruptor principal de dos botones, localizados bajo el manillar. Interruptor que posibilita la apertura del tapón de repostaje situado ahora justo delante del asiento y que además permite arrancar el motor, desbloquear el asiento y liberar el caballete central.

Otro cambio muy importante hace referencia a la instrumentación. El antiguo cuadro de relojes y pantalla LCD se sustituyen en el nuevo T-Max por una moderna pantalla TFT a color de 7 pulgadas. Con el Yamaha T-Max 2022 ya digitalizado estamos ante una nueva dimensión en su electrónica que también cuenta con puño de acelerador ride-by-wire, control de tracción y dos modos de conducción, S de carácter más deportivo que potencia la aceleración y T, con reacciones más suaves.

Todo bajo control

Volviendo al TFT, puede escogerse entre tres modos de visualización Sporty, Intelligent y Authentic. Además la conectividad está asegurada mediante Bluetooth, Wi-Fi o USB y la aplicación MyRide de Yamaha. La navegación Garmin ofrece un mapa completo para orientarse (aunque esto rquiere un contrato de suscripción a los servicios de Garmin).

El control de toda esta información se maneja desde un pequeño joystick en la piña izquierda. Todo muy sencillo e intuitivo, aunque con guantes gruesos se corre el riesgo de accionar alguna funcionalidad del menú al poner los intermitentes. El mando de indicadores y el joystick se encuentran bastante juntos.

Por supuesto, si quieres personalizar tu Yamaha T-Max 2022 y llevarlo a un terreno algo más deportivo o por el contrario deseas potenciar sus cualidades ruteras, Yamaha cuenta con una serie de accesorios y packs que pueden ayudarte. Una corta pantalla, reposapiés de aluminio, cubiertas para los frenos o un escape Akrapovic te servirán en el primer caso, mientras que para el segundo puedes optar a varios tipos de top case, respaldos, protectores de carrocería…

En fin, un Yamaha T-Max 2022 que brilla todavía más y que, aunque parezca imposible a estas alturas, es capaz de mejorar su oferta por enésima vez. La gema de la corona tiene cada vez más quilates.

Lo que más nos ha gustado y lo que menos…

Solo+

Una parte ciclo impecable y solvente y una mecánica potente y suave son sus bazas principales a las que se suman una estética muy mejorada.

Solo-

Sigue siendo un modelo ancho y alto que dificulta llegar al suelo a los menos altos.

El mando de intermitentes se encuentra muy próximo al joystick y puedes accionar el menú sin querer.

Ficha técnica

Motor tipo:                            Bicilíndrico paralelo, 4T, LC, DOHC, 4 válvulas

Diámetro x carrera:             70 mm x 73 mm

Cilindrada:                           562 c.c.

Potencia máxima:                 47,5 CV a 7.500 rpm

Par motor máximo:              55,7 Nm a 5.250 rpm

Emisiones de CO2:               112 g/km

Alimentación:                       Inyección electrónica

Cambio:                                 Variador automático CVT

Embrague:                            Multidisco en aceite

Transmisión secundaria:     Correa trapezoidal

Tipo chasis:                           Doble viga en fundición de aluminio

Geometría de dirección:      N.d.

Basculante:                           Doble brazo de aluminio

Suspensión delantera:         Horquilla invertida de 41 mm con 120 mm de recorrido

Suspensión posterior:          Amortiguador hidráulico con 117 mm de recorrido (ajustable en precarga en la Tech Max)

Freno delantero:                   Doble disco de 267 mm, pinzas radiales de 4 pistones, ABS

Freno trasero:                       Disco 282 mm, pinza de un pistón, ABS

Neumáticos:                          120/70×15” y 160/60×15”

Distancia ejes:                       1.575 mm

Altura asiento:                      800 mm

Peso -llenos-:                         218 kg

Depósito:                               15 l

Consumo medio:                  4,8 l/100 km

Autonomía teórica:              310 km

Garantía oficial:                   3 años

Importador:                          Yamaha Motor España

Contacto:                               935776000

Web:                                      www.yamaha-motor.eu/es/

Galería:

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario