PUBLICIDAD

Yamaha MT-10 2022, más potente, más electrónica, más bestia

La hypernaked más bestia se renueva a fondo para la próxima temporada, y es que la Yamaha MT-10 2022 recibe un montón de novedades y electrónica, además de más potencia.

Externamente se aprecia el cambio ya que el frontal, el depósito, el colín, piloto posterior y fibras en general, cambian totalmente.

El frontal abandona las líneas rectas de la MT-10 actual y recibe un conjunto de doble faro con una mascarilla integrada en el frontal, de formas sinuosas y minimalista, que sigue anclada al chasis.

El rasgo más significativo son las luces led DRL, dos “cejas” sobre el par de faros elipsoidales full led, que le dan aspecto del Transformer Bumblebee.

Frontal de la Yamaha MT-10 2022
El frontal es muy peculiar debido a las «cejas» que son el DRL led.

El colín es más convencional, al igual que el piloto trasero, donde desaparecen las reminiscencias a la Yamaha R1, aunque el portamatrículas es el mismo.

Desde el puesto de conducción se aprecia la nueva bomba de freno radial firmada por Brembo, con depósito separado de líquido -integrado, en el modelo actual-., muy racing.

La Yamaha MT-10 2022 cambia totalmente, pero la parte ciclo se mantiene

Las piñas de conmutadores también son nuevas, sobre todo la piña derecha, ya que ahora incluye una rueda selectora para navegar por los menús de la instrumentación.

Y hablando de instrumentación, evidentemente ahora recibe una nueva pantalla TFT a color de 4,2”, de buen tamaño, mayor que la de la MT-09, y sin Bluetooth.

También incorpora una novedad, el Limitador de Velocidad Variable Yamaha (YVSL, Yamaha Variable Speed Limiter en inglés), que permite fijar una velocidad máxima que no se desea rebasar, pero no la mantiene; no es un control cruise.

Vista lateral de la Yamaha MT-10 2022
Este color con llantas cyan es el más agresivo.

La ergonomía también se ha mejorado con una nueva distribución de distancias entre manillar, estriberas y asiento, ofreciendo mayor comodidad y que el piloto pueda asirse mejor con las rodillas al depósito -de 17 litros, que también es nuevo-.

Otro interesante cambio es el puño de gas electrónico controlado por un microprocesador (YCC-T) con sensor de posición -APSG-, que tiene 4 modos de funcionamiento que se activan con el botón PWR, donde el 1 es el más vigoroso y el 4 el más suave.

En cuanto a electrónica de seguridad ahora incorpora una unidad de medición inercial -IMU- gracias a la cual la MT-10 dispone de ABS y control de tracción -de 5 niveles- sensibles a la inclinación.

También tiene control de deslizamiento SCS -Sliding Control System- configurable, sistema antilevantamiento del tren posterior, y gestión del freno motor -EB, Engine Brake- de dos niveles.

Ahora incorpora un montón de electrónica, IMU y nueva «carrocería»

Pero aún hay más electrónica, y es que incorpora el Brake Control gracias al cual el piloto puede escoger entre dos niveles de intervención de frenada en curva, donde el BC1 es el estándar y el BC2 es de frenada de emergencia en curva.

Instrumentación de la Yamaha MT-10 2022
La nueva pantalla TFT de la Yamaha MT-10 2022.

Para facilitarnos la vida Yamaha también incluye un modo de gestión integral de toda esta ingente cantidad de electrónica, el control de pilotaje Yamaha (YRC, en inglés Yamaha Ride Control) que incluye cuatro modos diferentes de gestionar al mismo tiempo los sistemas antes mencionados, el control de tracción, SCS, QSS, LIF, EBM y BC.

El modo A del YRC es el más deportivo, el modo B es para carretera, el modo C es para uso urbano y el modo D para lluvia o con suelo de poco agarre.

Pero bueno, si aún y así queréis complicaros más la vida aún Yamaha también os ofrece la posibilidad de configurar cada uno de estos cuatro modos del YRC. Siempre los hay quisquillosos…

En la parte ciclo se mantiene chasis doble viga de aluminio Deltabox, el grueso basculante de doble brazo, la horquilla invertida regulable KYB de 43/120 mm, el monoamortiguador trasero KYB con bieletas o el doble disco de freno delantero flotante de 320 mm con pinzas radiales semimonoblock Sumitomo -el mismo equipo de la R1.

El colín de la nueva Yamaha MT-10 2022
El colín de la Yamaha MT-10 2022 pierde su conexión con la R1.

En cuanto al motor CP4 tetracilíndrico en línea transversal de 998 c.c. -4T, LC, 16V, DOHC, IE- procedente de la R1, aunque con bielas de acero, también ha sido retocado en profundidad, y declaran un consumo de 6,8 l/100 km (8 en el modelo actual).

A pesar de cumplir la normativa Euro5, la nueva Yamaha MT-10 2022 es más potente

Ahora es Euro5, tiene más inercia de cigüeñal y más potencia que en la MT-10 actual y el interior de los cilindros están cromados, lo cual mejora la lubricación y reduce el peso. Las entradas de aire laterales también son mayores, lo que facilita el aumento de potencia a 166 CV -160 en el modelo actual-, para un peso en orden de marcha de 212 kg (2 kg más que la actual).

Para rematar ahora incluye de serie el quickshifter up&down, un complemento que, además de mejorar las prestaciones, aumenta sobremanera la seguridad en las frenadas.

En el motor se mantiene su característico encendido irregular a 270° – 180° – 90° – 180°, aunque ahora recibe una nueva caja del filtro de aire con tres conductos de admisión de distintas longitudes que entre las 4.000 y 8.000 rpm produce un sonido más gutural y excitante.

Vistra trasera de la Yamaha MT-10 2022
Sigue siendo la MT-10 bestia que conocíamos.

Por cierto, el sistema de escape s totalmente nuevo, parecido al del modelo actual, pero es más ligero y está fabricado enteramente en titanio.

La Yamaha MT-10 estará a la venta en febrero de 2022 en tres decoraciones -Icon Blue, Cyan Storm y Tech Black- a un precio aún no declarado.

Vista lateral de la Yamaha MT-10 2022
La decoración con Icon Blue es la más icónica.

Deja un comentario