Yamaha MT-09: La mejor, sin duda
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Yamaha MT-09: La mejor, sin duda

Publicado

el

Aprimoto, concesionario oficial Yamaha en Barcelona.

Noticia patrocinada por:

Aprimoto, concesionario oficial Yamaha en Barcelona.

Tras arrasar en los mercados europeos con más de 110.000 unidades vendidas, el clan MT de Yamaha da la bienvenida a la nueva MT-09, modelo que abandera la radical familia japonesa por lo que su llegada supuso para esta hace unos años. En esta oca­sión, se nos presenta una naked aún más llamativa y espectacular que los modelos anteriores, se la clasifica como Hyper Naked, un apelativo que le va como anillo al dedo por lo que es y por lo que representa.

Es cierto que se han conservado algunas cosas de la 09 anterior, pero también lo es que se han rediseñado partes visualmen­te muy importantes, como las fibras de los flancos del radiador, la zaga o el frontal, para darle un toque más familiar y con un estilo que busca parecerse un poco más a su bestial hermana mayor la MT-10.

Frontalmente recibe unos nuevos faros led, divididos en cuatro ópticas –dos para largas y dos para cortas–, más unas pequeñas tiras led debajo que actúan como luces de posición. Con todo ello, la parte delantera ahora tiene un aspecto más agresivo e intimidan­te, con el cuadro de instrumentos más próximo al faro para que se compruebe mejor –se mantiene prácticamente sin cambios– y los intermitentes desplazados a los laterales del radiador como en la MT-10.

Como podéis observar en las fotos, la protección aerodiná­mica no es su cualidad más destacable, pero en algunas de las uni­dades presentes pudimos ver unas pequeñas pantallas opcionales que, además de sentarles de mil maravillas, también nos garantizan algo de protección.

Siguiendo la misma filosofía, los cuartos traseros han sufrido un importante restyling, con reducción del tamaño incluido; el subcha­sis se ha elevado y recortado en 30 mm, mientras que el asiento es ahora más plano –y con un poco menos de espacio para el pasaje­ro– y asciende hasta una altura de 820 mm.

Pero visualmente lo que más llama la atención es el puntiagudo piloto led y, sobre todo, el conjunto flotante anclado al basculante que forman el soporte de matrícula y piloto trasero.

Ideas claras
 

La MT-09 es una moto radical que no hace concesiones, desde el primer momento te deja bien claro que lo suyo no son los paseos. Su posición de conducción recuerda en muchos aspectos a la de una supermotard –brazos abiertos, codos levantados, espalda recta y piernas ligeramente retrasadas–, lo que ofrece una extraordinaria sensación de control y, al mismo tiempo, te invita a buscar sus lími­tes. Obviamente no es una moto comodísima, el asiento es un poco duro y no es muy acogedor para el acompañante, pero, por otro lado, permite una gran soltura de movimientos cuando la conducción exige trabajar sobre la moto.

En marcha es una moto ligera, gobernable, pero que te exige estar atento en todo momento, sobre todo si seleccionamos el modo A de los tres mapas motor que nos ofrece. En este, el tricilíndrico de 115 CV denominado CP3 –Crossplane 3– nos obsequia con una en­trega brutal en toda la gama de revoluciones, pero es un poco más allá de las 6.000 rpm donde la cosa se comienza a poner realmente excitante. 

Aunque es fácil ir todo el día con el puño del gas a fondo, en el resto de los modos –Estándar y B– se calma un poco más la cosa, pues no es cuestión de ir todo el día con el cuchillo entre los dientes. Y es que la MT-09 es una moto provocadora, sobre todo en esta edición que Yamaha ha decidido dotar con un nuevo embrague antirrebote (A&S) y un cambio rápido (QSS) para ponerle un poco más de picante al asunto.

El cambio QSS es fantástico; jugar con él se vuele muy diverti­do, eficaz y seguro al mismo tiempo, ya que, aparte de ahorrarnos tiempo en cada cambio, podremos mantener bien sujeto el manillar cuando aceleremos a tope. Y esto no lo decimos por decir, ya que es bastante habitual que al meter segunda y tercera a fondo la rueda delantera se despegue del suelo al mínimo bache o piedrecita que le pueda servir como impulso.

Por ello deberemos tener siempre presente en qué nivel tenemos seleccionado del control de tracción, ya que en el nivel menos intrusivo de los dos –dispone de tres si contamos la desconexión– nos deja deslizar bastante la rueda tra­sera antes de entrar en funcionamiento.

En el momento de reducir, también se ha mejorado; el embrague antirrebote facilita mucho las reducciones a lo bestia y maximiza la efectividad del freno motor. Aunque no lo parezca, será mucho más fácil conseguir frenadas estables y con la rueda trasera alineada con la anterior, eso sí, todo ello siempre dentro de los parámetros de uso de la MT-09, pues no es una moto precisamente dócil.

A decir verdad, hasta su parte ciclo está diseñada para sacar lo peor de nosotros, ya que, a pesar de haber ganado en estabilidad con el nuevo mecanismo de regulación en la horquilla con funciones separadas –compresión en una e hidráulico en otra–, continúa sien­do bastante habitual que vayamos un poco de lado en conducción deportiva. Y es que la MT-09 es una moto de excesos, acelera de forma brutal, pero también frena a lo bestia y tiene una entrada y paso por curva diabólicas.

Ante eso, su parte ciclo lo tiene muy complicado, especialmente las suspensiones que se las ven y se las desean para seguirle el ritmo al potente dúo formado por el chasis y el motor. A pesar de la revisión, en la unidad que probamos la horquilla y el amortiguador trasero aún pecaban de poca consisten­cia; cuando tiramos de la leva derecha sin compasión, la horquilla todavía se comprime demasiado deprisa y descompensa un poco la transferencia de pesos. Igualmente, cuando lo que hacemos es acelerar como si no hubiera un mañana, el amortiguador trasero comprime y de ahí que se aligere tanto la rueda delantera.

He aquí que la posibilidad de trabajar en la puesta a punto de la horquilla sea tan importante, pues con toda seguridad, las reacciones que hemos venido explicando hasta el momento sean fácilmente solucionables en esta versión 2017.

Mejor aún
 

Yamaha ha renovado de forma lógica y, a nuestro modo de ver, también de forma muy acertada su portentosa MT-09. Lo mejor de todo es que ha sabido hacerlo manteniendo el espíritu rebelde y un poco gamberro que han sido desde sus inicios una de sus principa­les señas de identidad. De igual forma, ello no ha sido impedimento para que al mismo tiempo que el equipo técnico ha incrementado la seguridad activa de la 09, los responsables de su diseño hayan unificado un poco el estilo con respecto a la MT-10 que, comparada con las otras MT, estaba un poco descolgada en este aspecto.

De este modo, en comparación con el modelo anterior, se gana en gran cantidad de aspectos como comportamiento, seguridad, prestacio­nes y equipamiento a todos los niveles. Por ello, ante una mejora tan importante, no es de extrañar que su precio se eleve hasta los actuales 9.799 euros.

No hay duda de que es posiblemente el peaje más incómodo que hay que pagar para hacerte con sus servicios, pero, al mismo tiempo, también una clara muestra de que, con res­pecto a los modelos anteriores, esta versión 2017 de la MT-09 es, con diferencia, la mejor fabricada hasta el momento.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos