Yamaha MT-07 vs Yamaha MT-09: Primas, que no hermanas
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Yamaha MT-07 vs Yamaha MT-09: Primas, que no hermanas

Publicado

el

En el mundo de la moto, compartir unas simples siglas puede dar un gran reconocimiento a modelos dispares entre sí pero que per­tenecen a una misma saga, por lo que tienen un espíritu común. Esto sucede con la familia MT de Yamaha. Si tenemos en cuenta que MT significa ‘Massive Torque’ y que la madre de esta saga fue la espectacular y bestial MT-01, ya podemos empezar a tener una idea de las caracte­rísticas comunes que tendrán, cada una en su medida apropiada, sus descendientes, que de momento son la MT-09, MT-07, MT-03 y la reciente incorporación de la benjamín MT-125.

En esta ocasión enfrentamos o, mejor dicho, comparamos la enérgica MT-09 con su prima pequeña, la MT-07, todo un éxito de ventas, y es que, a las muchas virtudes que desprenden estos dos modelos, hay que añadir su precio reducido, que en el caso de la MT-07 la sitúa claramente un paso por delante de su competencia directa. En esta prueba hemos tenido el privilegio de contar con un invitado especial, Eduardo da Silva Bolado, un lector apasionado de las motos que ganó el concurso fotográ­fico que organizó la marca de bebidas energética Battery Energy Drink junto con Solo Moto. Nuestro invitado, que se puso en el papel de un probador por un día, ejer­ció una gran labor y ofreció unas opiniones muy interesantes.

Sin adornos

De este modo quedamos con Eduardo en redacción, donde le esperaban las dos motos dispuestas a compartir una buena jornada de pruebas.

Estando una moto al lado de otra es cuando mejor se puede apreciar que tienen una estética similar. Su diseño moderno y transgresor les otor­ga personalidad propia, lo que se agradece en un mercado en el que a veces se abusa de tomar como inspiración la estética de otros modelos, lo que deja al usuario una sensación de déjà vu o, lo que es peor, de indiferencia. Esto no ocurre con las MT; podrá gustar más o menos su diseño, pero no dejarán indiferente a nadie.

Ambas motos comparten un diseño minimalista, con el mo­tor de protagonista, abrazado en el caso de la MT-09 a un chasis perimetral de fundición en aluminio, y a un chasis multitubular en acero para la MT-07. Da la sensación de que el depósito de gasolina se ha situado más elevado de lo que estamos acos­tumbrados en este tipo de motos, sobre todo en la MT-09.

En los dos modelos, la parte trasera es lo más compacta posible, y deja a la vista el subchasis y un poco de plástico para sujetar el asiento, la óptica trasera y el portamatrículas, excesivamente largo en las dos motos. Los escapes con sa­lida por debajo del motor refuerzan la sensación de ligereza que presenta la parte trasera, mientras que en la parte frontal el faro deja protagonismo a la horquilla, que resalta mucho en la MT-09.

Una vez subidos a las motos, ambos coincidimos en que la primera sensación que desprende la MT-07 es que obliga a llevar el cuerpo adelantado, pero que a los pocos kilómetros se olvida esta sensación y se conduce de una forma muy fácil e intuitiva.

Por su parte, al subir por primera vez a la MT-09, sorprende el ancho manillar, que junto al botón del selector de poten­cia situado en la piña derecha, ya deja intuir que esto va en serio, algo que se reafirma al darle al botón de encendido y escuchar el fuerte bramido que desprende su escape.

Habíamos quedado con el fo­tógrafo en un área de servicio, a unos cincuenta kilómetros de distancia, con la esperanza de dejar atrás las grises nubes que se cernían sobre la Ciudad Condal, así que cogimos vía rápida para llegar cuanto antes. Este corto trayecto ya nos sirvió para obtener ciertas valora­ciones, empezando por el descomunal empuje que muestra la MT-09. Su motor tricilíndrico de 115 CV responde inmediata­mente a la más pequeña insinuación del puño de gas. Dispone de tres modos de entrega de potencia: el STD, que sería el modo estándar: el modo A. que con una mayor respuesta en bajos y medios sería el modo deportivo, y el modo B, que con unas prestaciones un poco más reducidas se muestra el modo idóneo para un uso urbano o ante condiciones meteo­rológicas adversas.

El cuadro de instrumentos de la MT-09, que sobresale del manillar, nos sirve para buscar un poco de refugio aerodinámi­co, pero como en cualquier naked, si se quiere ir más cómodo, hay que instalarle una pequeña cúpula, como la que equipaba nuestra unidad de pruebas; Yamaha la tiene como accesorio opcional, y es bastante aconsejable si se tiene pensado reali­zar largos trayectos con ella.

Obviamente, los 74 CV de la MT-07, 48 CV en caso de solicitar la versión para carnet A2, están en desventaja ante la caballería de la MT-09 en vías rápidas, pero supera de sobras la velocidad le­gal. Su motor bicilíndrico en pa­ralelo también nos empuja con fuerza desde la zona baja del cuentarrevoluciones, si bien hay que jugar más con el cambio de marchas que con su prima mayor.

Un detalle que comentamos tan sólo al bajar de la moto fue el exceso de vibraciones que llegan al manillar de la MT-07; si bien en ningún momento son fuertes para alterar la conducción, sí que hacen que tras un tiempo a elevada velocidad notemos un molesto cosquilleo en las manos, sobre todo en el puño derecho.

Tras presentarle Eduardo a Niki, el fotógrafo, fuimos en busca de carreteras comarcales para poder disfru­tar de estas motos y obtener buenas fotos que acom­pañen la prueba. De este modo, Eduardo no tan sólo probaría las motos, sino que sería testigo directo de cómo se realizan las fotos, tanto de acción como en parado, que tantas veces ha visto en la revista, y que como nos reconoció, llevan un trabajo que no te das cuenta hasta que lo vives en directo.

La jugada nos salió bien, ya que dejamos atrás la lluvia, y lo que en un principio era un día gris se fue transformando en un día soleado. Así que con el cielo limpio y ya hechos un poco a las motos, empezamos a disfrutar de su conducción por reviradas carreteras.

En este ámbito, las dos motos se encuentran en su salsa, pero con claras diferencias. La potente MT-09 puede sorprender incluso a conductores experi­mentados al entregar un par descomunal, te acuerdas de lo de Massive Torque…, sobre todo en los modos STD y A, ya que en marchas cortas hay que tener cierto tiento con el acelerador si no se quiere sufrir algún susto indeseado, más propio de motos con mayor potencia.

En cambio, en la MT-07 se puede ser mucho más brusco con el gas, reduciendo marchas y acelerando alegremente sin tener que preocuparse de que la rueda delantera se despegue del asfalto.

Los dos modelos pueden presumir de un chasis eficaz que, junto a un peso reducido, 188 kilos para la MT-09 y 179 la MT-07, las hace ligeras e intuitivas de conducir ante todo tipo de curvas.

En la MT-09, su ancho manillar y la acertada posición de conducción permite un excelente control al entrar en la curva y, con la gran aceleración que proporciona su motor, será un juego ir enlazando curvas a alta velocidad. La MT-07 también permite que nos divirtamos de lo lindo en tramos revirados, si bien hay que jugar más con el cambio de marchas para salir con brío de la curva sin que se venga abajo la potencia del motor.

Las suspensiones de las dos motos permiten que vayamos rápidos incluso con asfalto en malas condiciones, al absorber los baches sin sacarnos de la trazada, aunque hay que tener más cuidado con la MT-09, pues su potencia en bajos nos puede poner en compromiso en frenadas fuertes, al no ser amiga de la impro­visación en este aspecto, como pudo comprobar de primera mano Eduardo al apurar en una curva con asfalto resbaladizo, aunque afortunadamente todo quedó en un pequeño susto.

En el apartado frenos, las dos aprueban con nota alta, si bien hay que apretar más la maneta de la MT-07, ya que la excelente potencia de frenado de la MT-09 hace que la detengamos al primer toque de la maneta de freno.

Conclusiones

Ya de vuelta a la redacción, y tras apaciguar nuestras ganas de moto, es el momento de sacar conclusiones.

Obviamente, la MT-07, en su versión limitada a 47 CV para conductores con carnet A2, proporcionará grandes satisfacciones a sus conductores, al mostrar­se como una de las opciones más deportivas, sin perder funcionalidad, que se puede encontrar ahora mismo en la categoría.

Lo mismo sucede con la versión de 74 CV, que se presenta como una moto divertida de conducir pero que además nos irá de maravilla para su uso diario.

La MT-09 nos exige un mayor grado de atención en su conducción a la hora de aprovechar sus prestaciones, por lo que se plantea como una moto para conductores con más experiencia, que disfrutarán de su portentosa aceleración agarrándose con fuerza al manillar mientras miran por el retrovisor cómo se hacen pequeños los objetos.

Lo que está claro es que tanto si nos decantamos por la prima mayor o la menor, estaremos pagando un precio bastante justo por todo lo que nos ofrecen, y es que los 5.599 euros, 6.299 con ABS de la MT-07 y los 7.799 euros, 8.499 con ABS de la MT-09 no son un precio desorbitado para formar parte de la ilustre familia MT.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos