Yamaha MT-07, rompe las normas. Primera toma de contacto
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Yamaha MT-07, rompe las normas. Primera toma de contacto

Publicado

el

Por suerte, la dinámica del mundo de la moto parece estar cambiando en estas últimas fechas. De un mercado plagado de modelos, quizás sin demasiado carácter (aunque eso sí, muy económicos y funcionales), hemos pasado, sobre todo gracias a la aportación de marcas como Yamaha, a una renovada apuesta por la originalidad y la diversión. La punta de lanza de esta nueva filosofía en el caso de la firma de Iwata es la familia MT que, con recientes lanzamientos como la MT-09 y, ahora, la MT-07, representan de alguna forma su faceta más radical y transgresora.

Nuestra invitada es el complemento perfecto de la MT-09; excitante, fácil de conducir, con una estética que no se parece a nada y unas posibilidades de uso muy diversas. Se podría decir que la 07 es una moto divertida y funcional casi al 50 %, ya que, como buena heredera de la filosofía MT, se aleja de los paradigmas habituales para ofrecernos una moto distinta, con personalidad y capaz de hacernos sentir grandes sensaciones sobre ella. Para ello, Yamaha ha creado para la competida categoría media un modelo revolucionario en muchos aspectos, su chasis y parte ciclo son completamente nuevos y, como era de esperar, ha sido concebida echando mano de sus mejores recursos y soluciones tecnológicas, fabricada bajo un estricto estándar de calidad y con una ejemplar optimización de recursos que ha desencadenado en un rompedor precio de 5.599 euros que va a dejar a más de uno con la boca abierta.

La 07 tiene muy poco que ver con lo que se estila actualmente en su categoría, posee unas cotas muy manejables, su motor tiene un amplio rango de uso y la parte ciclo está pensada para cumplir con nota incluso en conducción deportiva. A pesar de ello, no se trata de una moto radical y exigente en cuanto a posición de conducción; brazos y piernas adoptan unas posturas muy naturales; ni muy estirados, ni muy flexionados, lo justo para ejercer un control total sobre ella. Sorprende su pequeño tamaño, esbelta silueta y, sobre todo, su ligereza –su peso en orden de marcha es de sólo 179 kg–. Sigue una filosofía muy minimalista, los técnicos de Yamaha se han estrujado las neuronas para fabricarla con el número justo de piezas (por ejemplo, tiene un 22 % menos de piezas en la parte ciclo que su compañera de categoría, la XJ6), teniendo muy en cuenta el reparto de pesos, centralización de masas y dotándola con unas geometría de dirección de 24º y 90 mm que la convierten en una moto facilísima incluso para pilotos poco experimentados o noveles en el caso de la versión limitada a 47 CV.

Bien dotada
La columna vertebral de la MT-07 es un novedoso chasis multitubular muy estrecho, liviano (6 kg más ligero que el de la XJ6) y rígido, secundado desde los cuartos traseros por un elaborado y corto basculante asimétrico con sistema de suspensión por bieletas Monocross. A él se ha anclado –casi en posición horizontal– un eficiente amortiguador hidráulico de 130 mm de recorrido y regulable en precarga de muelle. Mientras, delante, la labor de amortiguación se delega a una robusta horquilla telescópica convencional formada por barras de 41 mm y con un excelente recorrido de 137 mm. Todo ello se apoya sobre el asfalto a través de unas preciosas llantas de 10 palos de 17 pulgadas que montan unos excelentes neumáticos Michelin Pilot Road 3 de 120/70 delante y, como en la MT-09, de 180/55 detrás. Con todo, la MT-07 se siente muy bien en carretera, es una moto precisa de movimientos, muy controlable, con una entrada curva rapidísima y que se siente como pez en el agua dentro de ella. Goza de una agilidad de movimientos envidiable, los cambios de peso son casi instantáneos, por lo que se adapta de maravilla a trazados muy sinuosos, donde, gracias a sus predecibles reacciones, incluso nos permite cometer errores.

El sistema de suspensión está bastante bien compensado. Tanto la horquilla como el amortiguador trasero dibujan muy bien el perfil del asfalto, pero lo hacen sin brusquedades, pegando los neumáticos al terreno y, al mismo tiempo, proporcionando al conductor un confort de marcha considerable para una moto de sus características.

Su diseño ha sido optimizado al máximo; por ejemplo, tiene un 22 % menos de piezas que una Yamaha XJ6

En cuanto a frenos, se la ha dotado con un total de tres discos de tipo lobulado; dos delante de 282 mm y un último posterior de 245 mm. Su poder de parada no está nada mal, no es fácil llevarlos al límite y tanto las pinzas radiales de dos pistones delanteras como la posterior de un solo pistón poseen una potencia suficiente para cumplir con las expectativas. El tacto es bueno, nos ayudan a dosificar bien la frenada y son lo bastante precisas para avisarnos de dónde está el límite. Puede que con la incorporación de unos latiguillos inextensibles la respuesta habría mejorado, aunque tal y como viene de serie, los resultados obtenidos son buenos. Además, para los más exigentes, existirá un poco más adelante una versión con ABS (costará 6.299 euros), lo que saciará sus necesidades y aumentará notablemente la seguridad en situaciones más complicadas.

Generación CP

No cabe duda de que la aportación de la parte ciclo es fundamental para las grandes expectativas que Yamaha tiene puestas en su nueva MT-07, pero si hemos de destacar algo por encima de todo, el nuevo motor que le da vida se alzará claramente como la joya de la corona. Este bicilíndrico paralelo 4T LC DOHC 8V de 689 cc, denominado P2 por Yamaha, supone el complemento perfecto para la familia MT, ya que, frente a la brutalidad de sus hermanas mayores, nos presenta una fórmula más compacta, ligera (tiene 18 % menos de piezas que la XJ6) y con un comportamiento muy centrado en la producción y entrega de par. Es la verdadera alma de la 07 y capaz de transmitirnos, a través de sus 78,4 CV de potencia y 68 Nm de par, todo un abanico de sensaciones que hasta la fecha parecían haber pasado al olvido en la categoría.

El motor bicilíndrico en línea transversal es muy compacto y ligero y ofrece casi 75 CV

La clave del éxito se encuentra en la tecnología aplicada, como su único eje de equilibrado para reducir notablemente su tamaño y peso, los cilindros descentrados para minimizar fricciones y por ende los consumos, o, sobre todo, por la integración de la filosofía Crossplane como en los modelos más sofisticados y punteros de la marca. Con la inestimable ayuda del cigüeñal Crossplane calado a 270 grados y con los intervalos de encendido sincronizados de forma optima, el comportamiento mecánico de la MT-07 es una auténtica delicia y le confiere un carácter muy especial. La respuesta al mando de gas es extremadamente precisa, a medio y bajo régimen la entrega es excelente, lo que combinado, con la ligereza global de la 07, nos proporciona unas prestaciones explosivas a dichos regímenes. Incluso al abrir el acelerador en marchas largas, sus 68 Nm son capaces de lanzarnos de forma rapidísima y sin la necesidad de ir jugando continuamente con el cambio. Esto beneficia la MT-07 en todos los terrenos; en carretera de curvas, por ejemplo, siempre dispondremos de ese plus en las aceleraciones y recuperaciones que nos ayudará a salir de ellas de forma fulminante y traccionando al máximo y, entre el tráfico, tendremos en la muñeca la posibilidad de responder a cualquier imprevisto con prontitud y sin vacilaciones. Además, otro aspecto destacable es que podremos llevar a cabo una conducción eficiente con mucha facilidad. En conducción tranquila, el empleo de marchas largas a pocas vueltas nos ayudará a controlar los consumos de forma excelente, al mantener una media muy inferior a su compañera de gama, la XJ6, y una autonomía algo superior a ella, con tres litros menos de capacidad en el depósito.

Dura rival

Yamaha lo ha dado todo en la creación de la MT-07, y ha creado un modelo que está llamado a ser la referencia en la categoría, diferente, divertido y sofisticado, con un diseño que no dejará indiferente a nadie y con una calidad de acabados muy alta. Por supuesto, su equipamiento está a la altura de lo que se espera de una MT, con un compacto escape 2 en 1 estratégicamente colocado en la panza, una minimalista pero compleja carrocería compuesta por fibras de diferentes texturas y colores combinadas de forma exquisita, llamativos pilotos de leds o un completo cuadro de instrumentos digital con indicadores de consumo instantáneo o modo Eco incluidos.

En definitiva, un producto muy competitivo que, para poner aún más nerviosa a la competencia, llegará con un precio muy por debajo de la línea psicológica de los 6.000 euros. Comienza una nueva era…

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos