Connect with us
Publicidad
Prueba Yamaha MT-07 2018 Prueba Yamaha MT-07 2018

Pruebas

Yamaha MT-07: Evolución sin revolución

Publicado

el

Desde que se comenzó a comercializar la MT-07, en 2014, ha conseguido unos ratios de ventas espectaculares, con un promedio del 33,9% de cuota de mercado entre las naked de cilindrada media vendidas en Europa. ¡Nada menos que 68.443 unidades vendidas en cuatro años! Vistos esos números, está claro que Yamaha ha tenido que enfrentarse a un dilema: seguir la máxima que dice que si algo funciona no debes tocarlo, o la que deja claro eso de «renovarse o morir». ¿Por cuál ha optado? Creemos que, de modo muy inteligente, ha escogido la vía que pasa por renovarla estéticamente solo lo justo, de modo que sigue siendo reconocible como una MT-07, pero potenciando algunos puntos que la hacen visualmente más poderosa. Y en cuanto a la técnica, se ha incluido en ella ligeras mejoras en sus suspensiones, quizás el único aspecto criticable de la anterior.

Yamaha nos convocó en un hotel cercano a Marbella para que nos pusiéramos por vez primera a sus mandos. Pero antes procederíamos a contemplar con detenimiento el cambio en su frontal, donde su faro se ha sustituido por el de la anterior generación de MT-09, de modo que sube un escalón en su caché. También estudiamos las nuevas musculosas líneas del depósito, que se muestra claramente más ancho en su mitad frontal, sensación que refuerzan sus falsas tomas laterales de aire, de líneas muy diferentes a las conocidas. Cambia también el conjunto de asiento y colín, con unas formas muy agresivas y angulosas, pero con un asiento más amplio y generoso que el de la anterior MT-07. Y por último en cuanto a los detalles estéticos, el radiador, los soportes de estriberas y el manillar se presentan ahora pintados en color negro mate.

Respecto a las suspensiones, la horquilla cuenta ahora con unos nuevos reglajes internos, con un hidráulico que ofrece una retención un 16% mayor, y unos muelles un 6% más firmes. El amortiguador trasero, completamente nuevo, es un KYB del estilo del montado en la MT-09 estándar, que aporta capacidad de ajuste en precarga de muelle y en extensión (antes únicamente en precarga). Pero originalmente ya presenta un muelle un 11% más firme, un freno en el rebote de alta velocidad un 27% mayor, y un 40% más de freno en compresión de alta velocidad. Es decir, que la resistencia al hundimiento de la mitad trasera al afrontar baches, así como el rebote en esas mismas condiciones, han cambiado notablemente respecto a lo visto antes.

En cuanto a su motor, el CP2 no cambia respecto a la variante Euro4 que ya conocíamos, de modo que sus dos cilindros, que suman 689 c.c. con calado de cigüeñal a 270º, siguen ofreciendo una potencia máxima de 75 CV (55 kW) a 9.000 rpm, y un par motor máximo de 68 Nm a 6.500. Está disponible en versión de 35 kW para los usuarios del A2, un mercado que hasta la fecha ha supuesto el 31% de las unidades vendidas.

Las carreteras de la Sierra de las Nieves y de la Serranía de Ronda, con curvas y asfaltos de todo tipo, nos permitieron poner a prueba las bondades de las nuevas suspensiones de la «cero-siete», que no han restado ni un ápice de la ya emblemática agilidad y facilidad de pilotaje del modelo, pero que aportan un mayor control de la rueda delantera, que nos parece ahora claramente más aplomada en todas las fases de la conducción. Detrás, y eso ya es un tema de preferencias personales, me hubiese gustado encontrar aún un poco más de freno hidráulico, pero es que precisamente ahora podemos ajustar eso según nuestras preferencias en un instante. El nuevo asiento y la posición de conducción, algo más amplias, nos gustaron mucho, sin que debamos olvidar que es una moto ligerísima, compacta y muy pequeñita en apariencia, en la que los de más de «metro ochenta y pico» caben un poco justos, pero que se adapta como un guante a todos los demás. Da lo mismo que practiques una conducción decidida o relajada, estirando con brío sus marchas y frenando tarde, o empleando marchas largas y pilotando de modo sosegado. Se adapta de igual modo a usuarios veteranos o a los que se inician, y permite múltiples posibilidades de personalización gracias al amplio programa de accesorios, así como de ropa específica con su diseño, que nos ofrece Yamaha.

¿Lo mejor? Pues que tras esta puesta al día, esta nueva MT-07 mantiene su precio de 6.799 euros, lo que ha supuesto sin duda buena parte de su éxito comercial hasta la fecha. Visto así, si ahora ofrece más que nunca, y con un aspecto más fresco, parece claro que vamos a seguir contando con ella como verdadero best seller. ¿Quieres una? Pues ya puedes encargarla, porque está disponible desde este mes de marzo en tres colores: negro mate, gris y negro mate con detalles en amarillo flúo, o negro mate con azul Yamaha.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.045

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos