fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

La moto que no se cae, proyecto Yamaha AMSAS

La idea de las motos autónomas no parece gustarnos demasiado, pero lo cierto es que son necesarias motos que mantengan el equilibrio, como el proyecto de la Yamaha AMSAS.

Hecho público a la prensa hace un mes, el presidente de Yamaha Motor, Yoshihiro Hidaka, mostró los avances de la firma de los diapasones en este campo.

Es la respuesta a los prototipos de motos autoestabilizadas de Honda, que ya se mostraron hace un par de temporadas.

La física de movimiento de una moto es bastante compleja lo que dificulta la creación de un sistema de seguridad activo, para ello nace el proyecto Yamaha AMSAS.

Son ya varios los modelos de moto que equipan desde hace un tiempo radares delanteros y/o traseros que modulan los sistemas de velocidad de crucero adaptativos, como la nueva Yamaha Tracer 9 GT+.

Foto de la Yamaha AMSAS
El prototipo mantiene la verticalidad de manera autónoma por debajo de los 5 km/h.

Estos radares, para evitar alcances, avisan al piloto en el caso de que el vehículo precedente aminore su velocidad, al mismo tiempo que reducen la velocidad de la moto frenando ligeramente y desacelerando.

El Yamaha AMSAS pretende ser un kit que pueda instalarse en cualquier Yamaha

Pero, claro, la moto no puede realizar una frenada de emergencia y detener la moto por completo, porque son muchos los factores que influyen en su estabilidad, incluido el piloto, y la moto podría caer.

Por ello en la marca de Iwata hace tiempo que trabajan en una moto autónoma, y que mantenga la verticalidad por sí misma, y así nace este proyecto AMSAS.
Este acrónimo significa Advanced Motorcycle Stability Assist System (Sistema Avanzado de Asistencia para la Estabilidad de Motocicletas), y se persigue que la moto nunca pierda la verticalidad.

Para probar su nuevo sistema se parte de la base de una Yamaha R25 -aquí es la R3-, desprovista de motor, escape y cadena de transmisión.

Foto de la Yamaha AMSAS
Uno de los dos motores eléctricos de control y equilibrio está instalado en la rueda delantera, anclado a la botella de la horquilla.

En su lugar hay un pack de baterías y se ha dispuesto un motor eléctrico en la rueda delantera, y otro en la columna de dirección, para gobernar los giros y mantener la estabilidad.

El motor eléctrico en la rueda delantera no está dispuesto en el cubo de la rueda, sino que es externo a ésta, y colocado a la altura del cerquillo de la llanta, y muy cerca del suelo, para reducir el centro de gravedad, y está anclado a la parte inferior de la botella izquierda de la horquilla.

Este motor, en este prototipo, es el que mueve la moto, pero éste no es su cometido, ya que solo actuaría a velocidades inferiores a 5 km/h, que es cuando se pierde el efecto giroscópico de las ruedas y se pierde la estabilidad.

Se persigue la idea de crear una moto semiautónoma capaz de mantener la verticalidad

El segundo motor mueve la dirección para mantener la moto en equilibrio, como si fuese un Toni Bou robótico. La combinación del funcionamiento de este par de motores es lo que mantiene la moto estable.

Foto de la Yamaha AMSAS
La Yamaha R25 no equipa su motor de gasolina ni la cadena de transmisión.

Está claro que la moto equipa una centralita inercial IMU para poder conocer su situación en el espacio, evidentemente.

Este sistema AMSAS se ha pensado como un kit que pueda adaptarse a una moto convencional, pero creo que aún deben de salvarse unos cuantos escollos.

Lo veo más plausible el poder instalarlo en una moto eléctrica, sin caja de cambios, sin embrague y con un motor que entrega todo el par al instante.

De momento se ha presentado y habrá que esperar su aplicación en una moto de serie, algo que todavía vemos lejano en el tiempo.

Os dejamos con el vídeo oficial de la presentación del sistema.

5 comentarios en «La moto que no se cae, proyecto Yamaha AMSAS»

  1. «Este motor, en este prototipo, es el que mueve la moto, pero éste no es su cometido, ya que solo actuaría a velocidades inferiores a 5 km/h, que es cuando se pierde el efecto giroscópico de las ruedas y se pierde la estabilidad.»

    Los físicos ya el siglo pasado explicaron que el efecto giroscópico no tiene efecto en la estabilidad de una moto o bicicleta. Construyeron bicicletas sin efecto giroscópico y se equilibran exactamente igual que las que las normales.

    Una revista de motos debiera estar al día en estos temas.

    Responder
    • Gracias por seguirnos y por tu comentario. La masa de las ruedas de una moto en movimiento SÍ afecta a la estabilidad de la moto. Solo tienes que probar un scooter eléctrico con el motor en el cubo de la rueda trasera para comprobar que la masa añadida provoca un claro efecto «tentetieso» que dificulta inclinar la moto, manteniéndola erguida. Además, hay bastantes inventos de dos ruedas a los que se ha añadido una masa en rotación que mantiene la moto estabilizada en parado. Las últimas tendencias en motos estabilizadas prescinden de masas en rotación para mantener la verticalidad por su complejidad y peso añadido, y trabajan en la dirección vista en esta Yamaha y en los inventos de Honda. Un saludo

      Responder

Deja un comentario

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1