XXVI Reunión libre estrella de Javalambre: ‘Happy’ en Javalambre
Connect with us
Publicidad

Rutas

XXVI Reunión libre estrella de Javalambre: ‘Happy’ en Javalambre

Publicado

el

Tengo una bonita Yamaha YBR 125 de nombre Happy…y así, feliz, es como me sentí en esta, para mí, aventura. Hasta hace tan solo seis meses nunca había tenido una moto, por lo que para mí esto ha sido un grandísimo reto.

Salí desde la sierra de Madrid con mi amigo Ángel, quien decidió acompañarme con una Suzuki DR 125. Tuvimos un fantástico viaje a través de diversas comarcales maravillosas y después de cerca de 7 horas sobre nuestras motitos llegamos al pueblo de Manzanera, con más ilusión de la que recuerdo haber vivido en mucho tiempo.

Llegamos, cogimos nuestra inscripción y un caldo que se agradecía después del frío pasado. Nos dirigimos al local social del pueblo, donde cada año se realiza una conferencia sobre un viaje en moto. Este año, Olga Ferro nos contó su muy interesante viaje en una Royal Enfield por el Himalaya.

Algo más tarde nos reunimos todos los amigos de mi grupo a cenar, para luego asistir al desfile de antorchas en el que cada año se recuerda a los compañeros que ya no están entre nosotros. Fue muy emotivo.

Ahí es donde el presidente del Moto Club Zona Estival de Salou, que organiza este evento, dio las claves para la subida por la pista forestal que tendría lugar al día siguiente y que da nombre a la reunión. Los inscritos que completen el recorrido hasta la cota de nieve obtienen a cambio la preciosa medalla con forma de estrella recordando su inspiradora: la italiana Stella Alpina.

Tras el desfile de las antorchas, en el local social del pueblo empezó una divertida y ambientada fiesta motera.

El domingo amaneció un bonito día de invierno y yo desperté nerviosísima. No sabía cómo sería mi subida por la pista en una moto pequeña y con mi nula experiencia, pero tenía claro que iba a conseguir mi estrella.

Arranqué mi moto y me dirigí hacia la pista con mi amigo Luismi. Todos mis sentidos estaban puestos en este desafío y fui subiendo sin dificultades y… ¡lo conseguí!

Todavía se oyen mis gritos de felicidad. Me saqué mil fotos con mis compañeros, que me esperaban arriba. Creedme que fue mágico. Un premio a mi ilusión y pasión motera. Por primera vez me sentí realmente BIKER, ¡¡¡con lo que eso significa para mí!!! Ni en mis mejores sueños moteros habría imaginado sentir algo así.

Comencé a bajar más que feliz por lo conseguido y en una curva me encontré de frente con una excursión de 4×4. El susto que me dieron junto con mi inexperiencia dieron como resultado una pequeña caída y mi orgullo motero herido, que hizo que bajara el resto de la pista entre lágrimas de rabia, pero que mis amigos con su cariño lograron borrar de mi cara.

Sólo quedaba el final del evento, con el sorteo de magníficos regalos y un pequeño homenaje a un referente de las concentraciones: el famosísimo Mudo.

La vuelta se convirtió en una absoluta transformación motera en mí. Todos mis miedos y nervios de la ida se transformaron en relajación y disfrute de la moto.

Está claro que esto es ¡experiencia! Ahora el nombre de mi moto SÍ tiene sentido. Gracias, Javalambre. Gracias a todos. Soy motera. Soy Happy.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2062

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos