XTR Quattrocento: Máximo potencial
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

XTR Quattrocento: Máximo potencial

Publicado

el

La XTR Quattrocento, salida desde el taller madri­leño de nuestro amigo Pepo, es un buen ejemplo para personificar, pues aprovechando como base una moto económica y teniendo claro qué aspec­tos se quieren modificar, tras un arduo trabajo el resultado puede ser igual de efectivo y espectacular que partiendo de una moto mucho más cara.

En este caso, la inspiración viene de un trabajo anterior, la F3, una Ducati 250 que a su vez se inspiraba en la Ducati 175 F3. La idea era realizar una racer clásica pero con una parte ciclo potenciada y modernizada que permitiera disfru­tar de la moto, tanto por carretera como por circuito, con la agilidad como uno de sus puntos fuertes.

Con esta intención, el motor es uno de los pocos compo­nentes que no han sido modificados, ya que, a pesar de mantener el chasis original, se le ha añadido un subchasis creado a medida de la Quattrocento. El resto de los componentes han sido sustituidos por otros de estilo más deportivo, que, en su conjunto, logran dar a esta moto una atractiva estética personalizada que combina clasicismo y deportividad en su justa medida.

Para la parte delantera se ha elegido la horquilla de una Apri­lia RS 125 con anclaje radial para instalar una pinza de freno Brembo activada por una bomba PR19 radial de la misma marca italiana, que muerde un disco de freno NG y dispone de latiguillos de freno Frentubo. Esta combinación de accesorios, junto con las ligeras y boni­tas llantas de radios Excel, garantizan un buen aplomo del tren delantero y una excelente frenada, sobre todo teniendo en cuenta la ligereza de esta moto.

Ideas claras
 

La parte trasera presenta ahora un basculante cantilever que aligera visualmente toda esta zona y da más protagonismo al freno trasero de tambor ventilado y a las estriberas regulables en Ergal donadas de una Ducati 1098. La suspensión trasera recae en un amortiguador de gas Betor.

Por el costado izquierdo se asoma un sistema de escape dos en uno rematado con un megáfono Supermario que encaja a la perfección con las líneas de la Quattrocento. Al igual que el depósito de combustible, modificado de una Ducati 160 Sport con alojamiento para bomba de gasolina y aforador de gasolina y coronado con un tapón Monza. Pintado acertada­mente por Artenruta.

Otros detalles como el guardabarros delantero modificado de una Yamaha TZR 80, los semimanillares Tomaselli, el colín RAD 02 F3 tapizado, el piloto trasero Montesa e intermitentes led, o el reloj TT, el faro y la araña de propia creación con porta­números delantero de aluminio, reafirman el estilo personal de esta preparación que, sin duda, ha sabido obtener todo el potencial de una moto de serie económica.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2053

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos