Xispa X 250 R: Más que un buen precio
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Xispa X 250 R: Más que un buen precio

Publicado

el

La idea no es nueva, y Xispa no es la primera empresa que aprovecha el bajo coste de fabricación en China para abaratar el precio de sus productos. De hecho, son muchas las marcas, y además con mucho prestigio, que se sirven de tal circunstancia. Ello puede resultar relativamente reciente entre los constructores de motocicletas, pero es muy habitual entre los de otros artículos.

En el caso de la Xispa, lo que permite reducir su coste es la elaboración de la mayor parte de los moldes utilizados para fundir las piezas. Como es lógico, algunos de estos componentes también son producidos en China, pero tanto las motos como los propulsores son ensamblados en España, por lo que las X 250 R lucen orgullosas un “made in Spain” en los gráficos de su placa de faro.

De momento no hay nada que indique que los motores de 2T no puedan superar las homologaciones europeas que regulan la emisión de gases contaminantes. La mayor parte de fabricantes supera la Euro 3 sin problemas con los propulsores 2T, y existen indicios que indican que éstos también podrán superar la Euro 4. Ante tal situación, Xispa apuesta por equipar su X 250 R con un motor 2T, y es que de momento el rendimiento de este tipo de propulsor es igual o superior al de los 4T, con un coste de producción mucho más bajo.

Así, el motor es el clásico monocilíndrico 2T refrigerado por líquido de 249 cc. El chasis es perimetral en acero al Cr-Mo, con tubos de sección ovalada que difieren de los que habíamos visto en el primer prototipo presentado en Andorra. Este nuevo perfil permite un ahorro de 1 kg respecto al del prototipo inicial. En cuanto a las suspensiones, la horquilla es convencional fabricada por Xispa, con barras de acero de 40 mm de diámetro y con regulación de los hidráulicos de compresión y extensión, mientras que en el amortiguador trasero encontramos otra de las diferencias importantes en relación con la primera versión de la X 250 R. En la actual, el monoamortiguador es un Paioli y va anclado directamente al basculante (por medio de bieletas en la versión inicial).

Los frenos combinan elementos AJP en las bombas, y en las pinzas, con discos NG. La pinza del delantero es de cuatro pistones y actúa sobre un disco flotante de 185 mm, mientras que la del trasero, de dos pistones, lo hace sobre uno de 150 mm. La bomba del freno delantero es la del depósito de líquido grande del fabricante español. Los bujes de las ruedas son del mismo constructor, mientras que las llantas son Xispa. La X 250 R incorpora numerosos detalles de calidad. Entre ellos destaca el manillar de diámetro variable, los puños Hebo, el mando del acelerador Domino, los estribos de aluminio y el desconectador de corriente, situado junto al mando del embrague, que hace la doble función de botón de paro y de antirrobo. A esta lista podemos incluir los diferentes protectores (silenciador y horquilla) y el puente de la horquilla, que son de fibra de carbono de la marca Delay.

La versión homologada equipa neumáticos Michelin, mientras que en la más económica de competición serán Dunlop. También cabe subrayar que a los futuros compradores se les suministrará una funda de dos piezas para cubrir la moto. El fabricante anuncia un peso del conjunto de 68 kg en seco. El catálogo de Xispa incluirá tres diferentes cilindradas: 125, 280 y la 250, que ahora probamos para vosotros.

Primeras zonas, primeras sensaciones

Lo primero que percibimos al subirnos en ella es una excelente posición de conducción. Es muy cómoda la forma y la anchura del manillar y también la posición de los estribos respecto al primero. El resto de los mandos están muy bien situados, a excepción del pedal de arranque, que sobresale un poco por el lado derecho del manillar en su posición de reposo.

El motor arranca a la primera tanto en frío como en caliente, y lo cierto es que tan importante maniobra está perfectamente resuelta. El sonido emitido por el silenciador es bastante reducido y no resulta para nada molesto. El funcionamiento del propulsor nos ha sorprendido gratamente. Su respuesta es suave y progresiva y permite una buena dosificación de la potencia.

Lo que nos ha gustado mucho es el funcionamiento estable del propulsor. Por más tiempo que hemos estado con el motor en marcha, su funcionamiento ha sido impecable. Uno de los elementos más importantes en una moto de trial es el embrague, y la verdad es que el de la Xispa funciona muy bien. No hemos observado que arrastre ni en frío ni en caliente, ni tampoco ha mostrado síntomas de fatiga cuando hemos abusado de él. El tacto nos parece muy bueno, pues dispone de la rapidez necesaria cuando se le requiere, pero a su vez no es para nada difícil de controlar.

Buen compromiso

La moto no se muestra nerviosa en absoluto, y da mucha confianza al encarar varios obstáculos seguidos. Esta última sensación la causa en gran medida la horquilla, con barras de 40 mm. Se nota un tanto pesada en los cambios en parado, pero a cambio aporta el aplomo necesario a la rueda delantera para que la máquina se perciba muy noble de reacciones. El funcionamiento de la horquilla es suave y su tacto, sensible, con un rebote bastante rápido. El único punto flojo en la horquilla lo hemos apreciado cuando, al ir de una piedra a otra con la rueda delantera en el aire, notábamos un pequeño tope mecánico en extensión.

Sorpresa agradable la que nos ha causado la suspensión trasera. El tacto del amortiguador Paioli nos ha encandilado, y es que su comportamiento es totalmente progresivo en la absorción de los impactos en la rueda trasera, hasta el punto de que los hace pasar desapercibidos. Su capacidad de rebote es excelente, y en los escalones ayuda mucho a subir, pues es de los que te lanza hacia arriba. Si lo comparamos con otras motos sin bieletas, es el que muestra un comportamiento más progresivo y ello se debe posiblemente a su posición más vertical y centrada que en otras con este sistema.

Tal vez el punto más fuerte de la Xispa sea su precio, pero éste aún nos lo parece más tras haber comprobado su excelente nivel de funcionamiento, muy parejo al de sus competidoras. Posiblemente éste es un hecho que no guste a todo el mundo en la especialidad, pero está claro que para la mayoría de los aficionados el ahorro de más de 1.000 euros es una noticia estupenda.

Su precio: 4.150 € (3.750 € versión no homologada)

Lo mejor: Excelente relación entre precio y funcionamiento
Lo peor: Pedal de arranque muy abierto

  • Si quieres leer toda la información, pide el número 97 de la revista Solo Moto Off Road llamando al teléfono 93 297 39 05 o enviando un mail a: suscripcion@alesport.com.
Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos