PUBLICIDAD

Prueba Voge 650DSX: Vuelve el ‘mono’

No, tranquilos, no se trata de una nueva entrega del Planeta de los simios. Por suerte es la actualización del viejo concepto de las trail monocilíndricas que tan populares fueron a finales del pasado siglo. La nueva Voge 650DSX se perfila como una viajera competente sobre cualquier tipo de terreno, demostrando que el mono es el punto de partida de la evolución.

De la misma manera que en el universo cinematográfico se pasó del clásico de Franklin J. Schaffner protagonizado por Charlton Heston y Roddy McDowall a la revisitación del clásico de la mano de Tim Burton o las precuelas encabezadas por El origen del planeta de los simios de Rupert Wyatt; el mundo de las dos ruedas ve como de aquellas clásicas Suzuki DR 650, Kawasaki Tengai, Yamaha XT 600, Honda Dominator o algo más tarde, la BMW F 650, pasamos ahora a esta Voge DSX 650.

Voge 650DSX

Es un viaje en el tiempo que trata de retomar ese concepto de moto sencilla y ligera, versátil y económica, una auténtica “utilitaria” capaz de navegar en todo tipo de aguas, sin llegar a especializarse, pero al mismo tiempo sin defraudar en ningún terreno.

En esta vuelta al concepto monocilíndrico Voge ha querido jugar la misma baza que con su trail bicilíndrica de 500 c.c. y presenta dos versiones prácticamente similares, salvo por el pequeño pero importante detalle de las ruedas.

De este modo podemos escoger entre una Voge 650DS con llantas de aleación y neumáticos Metzeler Tourance, de corte claramente rutero o bien optar por un perfil más orientado al off-road – caso de la DSX – que emplea llantas de radios y calza unas cubiertas de taco algo más pronunciado. En este caso unas Pirelli Scorpion Rally STR.

Una idea, dos destinos

Por lo demás, nada cambia en ambos modelos, clones que están destinados de forma muy clara hacia un uso más off o más on según su pisada y que por precio apenas se distancian en unos pocos cientos de euros, en virtud de sus mínimas variaciones de equipamiento. Así, la 650DS tiene un precio de promoción de lanzamiento (-300 euros y seguro de daños propios Renew) de 5.795 euros, en tanto que la 650DSX sube un pelín la apuesta hasta los 6.295 euros, gozando de la misma oferta de promoción, hasta el 31 de octubre.

Ya hemos mencionado que la vocación de esta monocilíndrica de nuevo cuño es ocupar un espacio hasta ahora prácticamente inédito, el de las trail ligeras, económicas y de fácil manejo.

Voge 650DSX

Con toda certeza, esa es la razón por la que Voge no ha querido trufar a este modelo con sofisticadas soluciones o aderezos, que por concepto sólo iban a encarecer el producto sin aportar una diferencia significativa de uso para la mayoría de potenciales usuarios.

Así pues, la 650DSX (nos centraremos en esta versión ya que fue la que probamos en su presentación) dispone de un más que correcto equipamiento. No falta, por ejemplo, una toma USB para recargar dispositivos electrónicos, levas de freno y embrague regulables, caballete central y lateral, una práctica parrilla trasera, manillar cónico o un completo juego de luces led.

Pero además, cuenta con un parabrisas regulable – manualmente – en tres posiciones, algo estrecho pero que desvía lo suficiente el aire. Y por lo que a la información respecta, una generosa pantalla TFT a color y dotada de sensor de luz (invierte el fondo de blanco a negro según la iluminación exterior) ofrece los datos habituales, añadiendo la presión de los neumáticos y la conexión bluetooth que permite mostrar las llamadas entrantes.

Voge 650DSX

No acaba aquí la dotación de serie de la nueva Voge que para cuidar al máximo la integridad del modelo ha tenido a bien dotarla de unas defensas laterales de tubo, protectores para el radiador y una plancha metálica inferior que cubre el cárter y los colectores.

No está mal para una moto, sencillita.

Gran moto

La Voge 650DSX es un modelo que, sin llegar a intimidar por su aspecto y volumen, sí que impone algo de respeto debido a su tamaño, algo más alta en conjunto y más larga entre ejes que su prima, la 500DSX. Una prevención que se ve justificada cuando tratamos de mover la moto en parado y tomamos conciencia de sus 219 kg.

Otra de las impresiones que nos sorprende aparece al sentarnos sobre ella. De entrada y visualmente, ya observamos como el asiento del piloto queda encajonado entre el depósito de gasolina y el elevado asiento del pasajero. Una apreciación que se confirma de inmediato al subirnos.

Voge 650DSX

La ergonomía, sin ser incómoda, es realmente curiosa para tratarse de una trail, el asiento aparentemente queda bajo (820 mm), las estriberas altas y el manillar alto y ancho dan lugar a una postura, cuando menos, peculiar. Existe una opción de asiento a 850 mm que naturalizará la postura, sobre todo a los pilotos de tallas más crecidas.

El motor cobra vida de forma inmediata sin demasiadas trepidaciones, una tónica que se mantendrá a lo largo de toda la curva de potencia y que será una de sus virtudes, una suavidad notable para tratarse de una arquitectura monocilíndrica.

Para la ocasión, Voge escogió como escenario las carreteras y caminos que forman y rodean el complejo Masia Pelarda, en la provincia de Teruel. Unas instalaciones que son un auténtico paraíso para los amantes del off-road. Aunque paradójicamente iniciamos la jornada con un recorrido por asfalto, dejando para más tarde las pistas de tierra.

Puro músculo

El recorrido transitaba por todo tipo de asfaltos, desde trazados de firme inmaculado hasta las carreteras más infectas y retorcidas que puedas imaginarte, con baches, gravilla, agujeros… un auténtico menú completo para probar las capacidades de la 650DSX.

Y lo primero que se dejó notar es la elasticidad del motor. No está demás recordar que esta mecánica es una evolución del monocilíndrico de 650 c.c. que movía la BMW F650 GS al inicio del milenio. Partiendo de esa base Loncin (la casa madre de Voge) ha actualizado y mejorado el bloque hasta superar las exigencias de la normativa Euro 5 y de paso conseguir un motor tan efectivo como agradable.

Voge 650DSX

Limitado a 47,5 CV para quedar al alcance de los poseedores del permiso A2, este propulsor ofrece unos bajos y medios muy sólidos y amigables con muy pocas vibraciones. Eso te permite una conducción bastante relajada aunque el ritmo que se mantenga se muy alto. Llegar a una curva y limitarte a frenar, entrar y salir acelerando, sin preocuparte demasiado de la marcha engranada, es un factor a tener muy en cuenta. Máxime, cuando el enorme par disponible (60 Nm a sólo 5.500 rpm) te permite enroscar el gas sin que aparezcan traqueteos o vacíos de potencia inoportunos. La Voge puede presumir de músculo y por eso se limita a una caja de cambios de 5 velocidades.

En su régimen máximo no busques demasiado, se mantiene sin problemas, pero no ofrece apenas nada. No está en su naturaleza, ni falta que le hace.

Y todo eso acompañado por un agradable sonido grave y bastante contenido por un enorme silencioso que discurre por su costado izquierdo, en posición elevada.

En cuanto a su parte ciclo, ayuda bastante a moverse con soltura entre curvas, cuanto más rápido mejor.

Voge 650DSX

El bastidor de tubo ofrece la rigidez necesaria pero con un buen margen de flexibilidad, en tanto que las suspensiones KYB sobre las que se apoya tienden a mostrar un tarado más bien firme. La dureza con que se han ajustado busca un compromiso entre asfalto y tierra, teniendo en cuenta que no son regulables (amortiguador sólo en precarga) y el resultado es bastante acertado. Quizás algo suelta de extensión en el tren trasero para rodar en campo, pero en cualquier caso ofreciendo un buen equilibrio.

Seguridad todoterreno

Y por lo que a frenada se refiere, podría decirse que la Voge va sobrada. El doble disco delantero es muy efectivo y potente, en tanto que el apoyo del disco trasero es bastante modulable. Eso en asfalto. En tierra más de lo mismo, incluso no haría falta tanta potencia delante, mientras que la posibilidad de desconectar el ABS trasero, ayuda a la conducción off-road para timonear con la rueda trasera.

Si sobre el asfalto la 650 se muestra confortable con el paso de los kilómetros a pesar de su singular ergonomía, en tierra es igualmente manejable y cómoda. Permite la conducción de pie sin problemas, con un manillar que queda a una altura perfecta y sólo se podría pedir una mejor sujeción en la zona de las rodillas, para ejercer un mejor control con las piernas.

Voge 650DSX

Los neumáticos se comportan bastante bien en asfalto con un buen agarre lateral a ritmos elevados y en tierra el grueso y ligero taco de los Pirelli aporta ese nivel justo de confianza para moverse con cierta soltura.

Lo que se dice una trail al estilo tradicional.

Una trail que permite rodar a buen ritmo por asfalto, moverse con soltura en tierra y plantarse largos viajes con una dotación opcional de maletas y baúl de aluminio de gran capacidad – casi 100 litros – con un precio de tarifa de 1.300 euros que se ofrecen en promoción por 825 euros.

¿Y dónde nos coloca todo esto a la Voge 650DSX? Pues la verdad es que este modelo se mueve en un terreno bastante despejado hoy en día. De hecho podría decirse que inaugura una nueva era para las modernas trail monocilíndricas, un concepto que en su día tuvo muchos adeptos y que presenta muchas ventajas frente a la apabullante oferta de trail-touring de gran cilindrada y sofisticación extrema que hoy impera.

Sencillez, economía, facilidad… son armas que pueden hacer inclinar la balanza del lado de esta interesante Voge. El “mono” ha vuelto para quedarse.

Lo que más nos ha gustado y lo que menos…

Solo+

La respuesta del motor, rebosante de par es una delicia y a pesar de su curiosa ergonomía resulta cómoda en campo y carretera. Su precio es toda una tentación.

Solo-

Quizás su única pega notable sea el peso, 219 kilos a cierta altura pueden dificultar algunas maniobras.

Ficha técnica

Motor tipo:                            1 cilindro, 4T DOHC, LC 8V

Diámetro x carrera:             100 x 83 mm

Cilindrada:                           652 c.c.

Potencia máxima:                 47,5 CV a 6.750 rpm

Par motor máximo:              60 Nm a 5.500 rpm

Alimentación:                       Inyección electrónica

Emisiones de CO2:               96 g/km

Cambio:                                 5 velocidades

Embrague:                            Hidráulico, multidisco en aceite

Transmisión secundaria:     Cadena de retenes

Tipo chasis:                                       Multitubular en acero

Geometría de dirección:      27º lanzamiento

Basculante:                           Doble brazo de fundición de aluminio

Suspensión delantera:          Horquilla invertida KYB de 41 mm con 179,5 mm de recorrido

Suspensión posterior:          Monoamortiguador KYB sobre bieletas, 58 mm de                               recorrido

Freno delantero:                   2 discos de 298 mm con pinzas de 2 pistones y ABS Bosch

Freno trasero:                       Disco de 240 mm con pinza de simple pistón y ABS Bosch

Neumáticos:                          110/80-19 y 150/70-17

Distancia ejes:                       1.485 mm

Altura asiento:                      820 mm

Peso -llenos-:                         219 kg

Depósito:                               18 l

Consumo medio:                  4,2 l/100 km

Autonomía teórica:              428 km

Garantía oficial:                   3 años

Importador:                          Onetron Motos

Contacto:                               voge@motorien.es

Web:                                      vogespain.es

Galería fotos:

Deja un comentario