PUBLICIDAD

Viñales “El pirador” (El fugitivo)

Estamos ya en la primera página del libro de aventuras del mundial Moto GP 2017. Nadie se atreve a hacer pronósticos. Yo sí.

¿Por qué? Porque es un juego en primer lugar. Yo no pierdo el alma a favor de ningún diablo por errar en el pronóstico. En mi caso tengo muchos antecedentes, técnicos, históricos y emocionales de Viñales, Pedrosa, Lorenzo, Rossi y, por supuesto, Marquez.

A priori los 5 que soñaran a partir de hoy con ser campeones del mundo 2017.

Los antecedentes, el ADN de todos ellos, son determinantes en un 75% en mi opinión, y las carambolas y el azar en un 25%. Yo hoy os hablare del ADN.

El ADN necesita una moto. Vamos a partir del supuesto de que la mejor moto en este inicio del mundial 2017 es la Yamaha.

Vamos a suponer que la Honda con el motor Big Bang no es tan eficiente como la Yamaha, pero inicia el mundial en mejores condiciones que en 2016 respecto a la marca del diapasón.

Vamos a suponer que la Ducati será sorpresiva en algunas carreras.

Tenemos el contenido de estas líneas, agitémoslo bien en una coctelera y podremos servir 3 daiquiris de similar consistencia.

Es decir una más que presumible igualdad mecánica y electrónica a lo largo de 18 GGPP.

¿Hablamos de ADN?.

Y voy a hacerlo sobre el de Viñales que sin duda, de los 24 pilotos del Campeonato del Mundo no consagrados, es el que más se merecía el fichaje de Yamaha y también el afecto multitudinario de los aficionados como aspirante al título mundial.

¿Puede ser Viñales campeón en 2017?

Si logra ganar 5 carreras “pirándose” desde el principio y controla su posición en las restantes 13 carreras, rotundamente sí.

Viñales ha sustituido, de momento, a Jorge Lorenzo como sprinter de oro, como fugitivo, como un soberbio “pirador”.

Pero tengo ciertas y razonables dudas sobre  ver a Viñales resolviendo duelos de codos, rodillas y desplazamientos frente a Marc Márquez y, por supuesto, a Valentino Rossi.

Si Maverick aprende a estar con ellos entre codazos y rodillazos durante la mitad del Campeonato del Mundo, es decir 9 carreras, podría terminar el año ganando algún GP en estas condiciones.

En cualquier caso mi métrica me aconseja no pensar en el titulo para Viñales este año.

Deja un comentario