Victory Vision Tour ABS: Visión panorámica
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Victory Vision Tour ABS: Visión panorámica

Publicado

el

En Estados Unidos hay vida más allá de Harley-Davidson, y si bien la firma de Milwaukee es un mundo aparte en el país de las barras y estrellas, Victory quiere demostrar que puede tener su espacio, creando motos que si bien destilan un claro estilo norteamericano no se parecen, ni quieren parecerse, a las carismáticas máquinas de Harley. Las Victory se parecen… a las Victory, y en todo caso, más a las cruiser japonesas que sus compatriotas.

Pero en el caso de la gran Vision Tourer, la cruiser-touring del grupo Polaris tiene un diseño inspirado en los elegantes coches americanos de los 50 y 60. La estilizadas líneas, sin embargo, no sólo no ocultan, sino que potencian un volumen enorme: la Vision es una moto inmensa que pasa largamente de los dos metros y medio de longitud, con una anchura en proporción. La distancia entre ejes es de casi 1.800 mm, casi medio metro más que una deportiva… El peso en vacío ronda los 400 kg. Si sumamos gasolina y equipaje, estará sobre los 450, y si llevamos pasajero, deberemos lidiar con más de media tonelada; ¡habrá que estar muy cachas!

Pero por suerte, y comparada con otras motos similares, la Vision Tour no ha sido pensada para que la lleven exclusivamente grizzlies norteamericanos. El asiento del conductor está situado a tan sólo 673 mm del suelo y se estrecha en la zona de las rodillas, con lo que cualquiera llegará al suelo con ambos pies, y eso facilitará las maniobras y también transmitirá seguridad. Por otro lado, la Victory gira bien, y si utilizamos los desniveles para moverla hacia atrás, las maniobras no son tan complicadas como puede parecer de entrada.

Línea clásica; mecánica moderna
El V50° de 1.713 cc, por su origen cruiser-custom, está refrigerado por aire con vistosas aletas de refrigeración y los pertinentes cromados, pero este motor es de diseño moderno y cuenta con árboles de levas en culata, consiguiendo un buen rendimiento de 90 CV a 4.900 rpm y, lo mejor, un par de 14,3 kgm a sólo 2.950 vueltas. Cuenta con seis velocidades, las dos últimas muy largas. De hecho, creemos que es excesivo tener dos marchas overdrive y que se podría aprovechar mejor el motor con una 5ª más cerrada, dejando sólo la sexta como superdirecta. El buen equilibrado permite también la casi total ausencia de vibraciones, con lo que este motor es realmente agradable. La transmisión por correa reduce el mantenimiento al mínimo.

En la Vision Tour, el ABS es de serie y viene acompañado por un sistema de frenada integral, muy cómodo en este tipo de motos. Los dos discos delanteros y el trasero son de 300 mm, suficientes para detener este crucero con ruedas, pero sin estridencias.

El equipamiento es todo lo completo que se espera de una gran tourer, aunque el abuso de plásticos en los acabados le resta algo de calidad general. No falta la cúpula elevable eléctricamente, los puños térmicos o el equipo de música operable desde el puño izquierdo. El ordenador de a bordo también es de serie, y delante hay un par de guanteras muy útiles. La clásica instrumentación, con cuatro esferas analógicas, y una pantalla digital que incluye todo lo deseable, como un indicador de marcha engranada, consumos, autonomía e información del equipo de música. La esfera de la derecha es un voltímetro.

En cuanto al confort, tanto conductor como pasajero disponen de respaldo, obviamente mayor para el segundo, que además cuenta con dos asas, mientras que el conductor tiene un par de anchas plataformas para los pies.

Las maletas y el cofre permiten un buen nivel de carga, especialmente el gran cofre trasero. Las maletas laterales no tienen la forma interior que suponen las líneas exteriores, sino que por dentro son rectangulares. Aun así, el espacio útil es bueno, aunque algo sacrificado a favor de la estética exterior.

El enorme faro delantero, de excelente rendimiento engloba una doble óptica Multiconvex para la luz de cruce y una elipsoidal para la de carretera o las largas.

Un trasatlántico razonable
Con lo bajo del asiento y lo lejana de la pipa de dirección, el manillar debe hacer un largo viaje desde ésta hasta nuestras manos. La postura adoptada me recordaba a la de la Honda DN-01, con lo que se conduce con el eje delantero bien alejado de los puños del manillar, sabiendo que la rueda está por ahí delante. A pesar de que queda bastante elevado, la gran anchura del manillar permite manejar fácilmente la dirección, pero montado sobre la Vision Tour me quedaba claro que la ergonomía está diseñada para gente que mida más de mi 1,70. Tanto el pedal del cambio como el del freno trasero quedaban alejados de mis pies y me obligaban a jugar con las puntas. Fuera de eso, en marcha la moto americana es agradable; el asiento es muy cómodo, la pantalla protege bien, especialmente elevada al máximo, y las vibraciones prácticamente ni se notan, máxime viajando en 5ª ó 6ª, pues el motor se moverá poco por encima de las 2.500 rpm a cruceros de autopista.

La Victory Vision se maneja mejor de lo que aparenta y pesa, como ya apreciamos también en la Hammer S. Si bien está claro que no permite florituras, sí que se mueve con cierta soltura, incluso en carreteras tan estrechas y reviradas como por las que nos movimos, con algunos garrotes en subida realmente complicados. Cualquier acción o presión sobre al manillar se traduce en una inmediata inclinación, y es fácil guiar la Vision hacia la trazada escogida. Se pueden mantener ritmos ágiles en carreteras de curvas, lógicamente sabiendo que llevamos entre manos un aparato que supera los 400 kg y que tiene muchas inercias, especialmente a la hora de frenar. Y es que si podemos afirmar que los frenos no son insuficientes, también diremos que no van sobrados de potencia, menos si nos animamos excesivamente.

Con un precio de 23.900 euros la Vision Tour se sitúa en medio de las grandes tourer. Sólo la Kawasaki Voyager 1700 es más barata (20.999 euros), y, por otro lado, la Victory es unos 5.000 euros más barata que su rival directa norteamericana, la H-D Ultra Classic (a 28.400 euros). Ninguna de las motos de este segmento es un hit parade de ventas, dados sus precios y exclusividad, pero la Vision Tour es una cómoda y eficaz viajera que quiere y puede abrirse camino en nuestro mercado.

Solo+
Confort
Equipamiento
Par motor
Espacio para equipaje
Manejabilidad razonable

Solo-
Peso elevado
Gran volumen

Cómo va en
Ciudad
La Vision Tour es… enorme. Es larguísima y anchísima, y con gasolina pasa largamente de los 400 kg. Lo mejor es su bajo y bien diseñado asiento, que permite llegar con facilidad al suelo.

Carretera
La agilidad en marcha es mejor de lo esperado en un aparato semejante. Las suspensiones trabajan bien, y el excelente par motor facilita una conducción relajada.

Autopista
Iremos como reyes, cómodamente sentados (también el pasajero, claro), sin vibraciones, bien protegidos del aire y escuchando música por los altavoces del equipo de música.

 

Ficha técnica

Motor

Tipo de motor

2 cil. en V a 50° 4T aire/aceite SOHC 8V

Cilindrada

1.731 cc

Diám. X carrera

101 x 108 mm x 2

Compresión

9,4:1

Potencia máx.

90 CV a 4.900 rpm

Par máximo

14,3 kgm a 2.950 rpm

Alimentación

Inyección electrónica con cuerpos de 45 mm

Encendido

Electrónico digital CDI

Arranque

Motor eléctrico

Embrague

Multidisco en baño de aceite

Cambio

De 6 relaciones

Transmisión

Por correa dentada

Parte ciclo

Tipo chasis

Doble cuna en tubo de acero

Basculante

Doble brazo en aluminio

Geometrías

29° y 137 mm de avance

Susp. Delantera

Horquilla telescópica con barras de 46/130 mm, sin regulación

Susp. Trasera

Amortiguador de 120 mm con sistema de bieletas, precarga neumática ajustable

Freno delantero

2 discos de 300 mm, con pinzas de 3 pistones paralelos, ABS de serie

Freno trasero

1 disco de 300 mm, pinza de 2 pistones opuestos

Neumáticos

130/70 x 18 y 180/60 x 16

Pesos y dimensiones

Peso en seco

395 kg

Largo x alto x ancho

2.665 x n.d x n.d. mm

Distancia entre ejes

1.670 mm

Altura asiento

673 mm

Cap. Depósito

22,7 l

Consumo medio

7,8 l/100 km

Autonomía

291 km

Guía del comprador

Precio

23.900 euros

Garantía

2 años

Importador

Polaris Sales Spain

Tel.

902 16 06 06

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos