Victory Empulse TT: Para salir zumbando…
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Victory Empulse TT: Para salir zumbando…

Publicado

el

El gigante norteamericano tiene bajo su manto a tres marcas de motos: Victory, Indian y Brammo, la conocida marca de motos eléctricas. Con la llegada de Indian, las custom decoradas con la cabeza del indio han comenzado a tomar notoriedad y han dejado ofuscada a la gama custom de Victory. No tiene sentido tener dos marcas de motos custom bajo un mismo techo… Por ello, en Polaris están cambiando el estilo de Victory y han comenzado a trabajar para crear una marca deportiva que tenga en su gama motos naked, muscle bikes, deportivas y custom.

Por ejemplo, el nuevo motor que ha desarrollado Indian para la carrera del Pikes Peak será el corazón de una nueva moto roadster naked que será una de las novedades de Victory para 2016. Un segundo ejemplo es esta Victory Empulse TT, que hoy presenta la marca directamente en Estados Unidos, una naked eléctrica, antes bajo el logo de Brammo, que ejemplifica perfectamente este cambio de carácter de Victory.

Estéticamente esta Empulse TT es idéntica a la Brammo Empulse salvo por la decoración, los nuevos logos y poca cosa más. Es la misma moto con las mismas prestaciones. O sea que comparte su mismo chasis doble viga de aluminio –fabricado por Accossato–, del que forma parte resistente el pack de baterías de litio, la horquilla invertida Marzocchi de 43 mm, el basculante en tubo de acero redondo con el monoamortiguador Sachs anclado por sistema Cantilever, las llantas de aleación de 17” Marche­sini o los tres discos de freno Brembo con pinzas delanteras Brembo de anclaje radial y cuatro pis­tones.

Los componentes son también los mismos de la Brammo Empulse, o sea que tapas plásticas, faro, asiento, manetas y demás, así como la instru­mentación mixta analógica digital, son los mismos. Evidentemente, el logo ahora es el de Victory y se ha añadido el apellido TT en los laterales del chasis. Los neumáticos son unos buenos Conti­nental ContiSportAttack II en medidas 120/70 y 160/60 –poca sección para lo que se estila hoy en día. El pack de baterías de iones de litio es de 9,3 kW/h y trabaja con un voltaje de 103,6 v. Está formado por 252 celdas individuales, separadas en siete módulos. Se recarga –la moto incorpora el cargador– en un enchufe convencional de 220 v al 100 % en menos de 4 horas. Una curiosidad: el conector eléctrico se enchufa donde debería ir la boca de llenado del depósito de gasolina…

Para moverse, la Empulse TT utiliza un motor eléctrico AC de imán permanente fabricado por la empresa norteamericana Parker-Hannifin, con ima­nes de samario-cobalto y refrigeración líquida. Pro­duce 54 CV a 8.200 vueltas, con un par constante desde las 4.500 rpm. Está situado anclado en el chasis, justo a la altura del eje del basculante, en el lado izquierdo. La controladora electrónica que utiliza es una Sevcon Gen 4, que se encarga de suavizar y homogeneizar la entrega de potencia del motor a nuestra solicitud del puño de gas. Es una de las claves de un funcionamiento suave y directo entre el puño de gas y la rueda trasera. Pero este motor eléctrico no transmite su potencia directa­mente a la rueda trasera, como suele ser habitual en las motos eléctricas, sino que, curiosamente, utiliza una caja de cambios de seis velocidades, como si fuese una moto convencional.
 

Continuad leyendo el artículo en la próxima página.

 

¿Cómo va?
 

La Empulse TT se ve y se siente como una moto convencional de gasolina. Su tamaño es correcto y la posición de conducción es bastante tranquila, con espacio de sobra para pilotos altos, y que no obliga a llevar las rodillas demasiado flexionadas. Para arrancar solo es necesario dar a la llave de contacto y pulsar el botón de selección de modo entre Normal y Sport. Una vez seleccionado, ya podemos dar gas y salir. Bien, pero primero de­beremos insertar una velocidad, curioso en una eléctrica, algo que se hace sin necesidad de em­brague –recuerda, es una caja independiente y no hay un motor en marcha girando–. El punto muerto se encuentra entre segunda y tercera, inusual, y para arrancar insertas la tercera. Con esta marcha es suficiente para moverse por ciudad, como si fuese un scooter, abriendo y cerrando gas sin ne­cesidad de cambiar a cuarta o a segunda. Pero si quieres salir muy rápido de un semáforo, mejor pon primera… Por carretera la cosa cambia.

Al seleccionar el modo, también selecciona­mos la cantidad de freno regenerativo, mayor en el modo Sport y que permite casi olvidarnos de los frenos circulando por ciudad, porque al cor­tar gas el motor eléctrico retiene con fuerza. Esta retención extra genera electricidad que recarga la batería –el motor se invierte en esta fase, pasando a ser un generador de electricidad–, alargando la autonomía. Circulando por carretera, este freno regenerativo en modo Sport ofrece mucho freno motor, como en las motos de gasolina, efecto que se incrementa al bajar marchas –recuerda, la Em­pulse TT tiene marchas–. Resulta curioso salir de una curva zumbando, nunca mejor dicho, y subir marchas como en una moto de gasolina. Es adic­tivo. Y muy efectivo.

La caja de cambios de seis velocidades IET, In­tegrated Electric Transmission, ha sido desarrolla­da por la empresa italiana SMRE y funciona a la perfección. Es la única parte que requiere mante­nimiento, con cambios periódicos de aceite cada 5.000 km.

La Empulse TT acelera como un demonio, sensa­ción que se acentúa con la caja de cambios. Con solo 54 CV transmite mucha alegría y las sensa­ciones son muy buenas, y es que la gran cantidad de par motor disponible en todo momento asegura que la Empulse TT siempre salga catapultada ha­cia delante. Se mueve ágil en chicanes y, gracias a sus suspensiones, se nota firme, pero sin llegar a ser seca. Se ha hecho un buen trabajo en ambos ejes.

Calidad
 

A la hora de frenar, es de agradecer la monta de unas pinzas delanteras Brembo de anclaje radial. Ya no es solamente por su abolengo sino porque frenan muy bien, son potentes y dosificables. Mu­chas marcas de motos eléctricas siguen montan­do componentes que provienen de las BTT. Esta Empulse TT emplea componentes 100 % de moto. Bien por Victory.

La instrumentación de la Empulse es mixta analó­gica-digital, muy escueta, clara y precisa, con una pantalla LCD monocroma correcta, que muestra los datos más importantes, además de nivel de carga de baterías o velocidad insertada.

La verdad es que la Empulse TT se lleva como una moto convencional de gasolina, es rápida, ágil, con respuesta directa al puño de gas, y si no fuera por su zumbido, pasaría por una naked normal.

Su único punto a mejorar, como en toda moto eléctrica, es la autonomía. A velocidades legales y en modo Sport, Victory declara una autonomía de 100 kilómetros, nada mal, pero muy lejos aún del estándar de una moto de gasolina. En modo Nor­mal se alarga hasta los 160 km, lo que es casi un 50 % más, pero aun y así no es suficiente.

De momento, esta Empulse TT solo se vende en Estados Unidos –a Europa llegará si hay de­manda– a un precio de casi 20.000 dólares, muy elevado, que en Europa se convertirían en unos 18.000 euros. Hombre, es una moto eléctrica, ecológica, divertida, silenciosa y que funciona muy bien, pero el precio sigue siendo muy alto.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos