PUBLICIDAD

‘Vete a casa…’ le decían

Cuando todos lo invitaban a marcharse a casa con su pequeña moto, este chico en manga corta, sin indumentaria adecuada ni casco les deja con la boca abierta. 

El humo del escape de esta pequeña moto sorprende a su competidor ante la atenta mirada de incredulidad del siguiente participante en la fila que niega con la cabeza no pudiéndose creer lo que está viendo. 

Nunca menosprecies a alguien por la apariencia. Este chico es una buena muestra de ello.  

Deja un comentario