PUBLICIDAD

Vehículos sin seguro: circulando entre zombis

Según un informe elaborado por la Fundación Línea Directa, estamos rodeados por un mar de vehículos sin seguro.

Cerca de 2,65 millones de vehículos en España son zombis –o sea, carecen de seguro-, lo que representa un 7,7% del total.

Esta oleada digna de del más descarnado episodio de The Walking Dead, supone que cada año se ponen 13.000 multas por carecer de cobertura de una compañía aseguradora, algo que se da con más frecuencia en comunidades costeras como Canarias, Baleares y Cataluña.

Parece que a los zombis les gusta la brisa del mar.

Y la ley deja muy claro cuál es del destino que aguarda a todos esos vehículos sin seguros. Nuestra jurisprudencia obliga a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo del que se es titular, independientemente del uso que le dé.

De no cumplir, las consecuencias pueden llegar a multas de 601 a 3.005 euros, según el daño si se circula o no, el tiempo sin asegurar y la reiteración. Y ojo, no están excluidos los coches abandonados ni en lugares privados.

A esto habría que sumar, en su caso, la sanción por no tener la ITV en vigor (hasta 500 euros). Además, en el caso de provocar un accidente y no tener una póliza en vigor, el responsable debe asumir el coste de todos los daños materiales y personales que haya causado, y los costes derivados del servicio de la grúa y del depósito del vehículo.

brutal accidente moto milagro

Solos ante el peligro

Pero ¿qué ocurre si tenemos la desgracia de toparnos con un zombi? Pues la mala noticia es que, aparte del susto, nos encontraremos con un panorama de casi completa indefensión dada la complejidad de las reclamaciones y la lentitud para resolverlas. Es decir, que el zombi nos come…

Por otra parte, las hordas de zombis que campan por nuestras calles y carreteras son de toda suerte de pelaje, si bien la mayoría son automóviles (1,8 millones), también podemos tropezar con camiones y furgonetas (400.000), vehículos de dos ruedas (300.000), incluso remolques y tractores (50.000).

Entre las causas que han favorecido este apocalíptico panorama de invasión zombi, la aseguradora apunta al desconocimiento de algunos propietarios de que están obligados a hacerlo, aunque no lo pongan en circulación.

También influye el que no se tramite la baja ante la Dirección General de Tráfico (DGT) cuando se desprenden del vehículo y el estado de envejecimiento de nuestro parque móvil – a más años menos cobertura- y la actual situación económica desfavorable.

En definitiva, los vehículos sin seguro son un peligro real que nos rodea, así que mucha precaución al conducir, no sea que un zombi se abalance sobre ti y te de un susto terrorífico.

Deja un comentario