VanderHeide, exclusividad en fibra de carbono
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

VanderHeide, exclusividad en fibra de carbono

Publicado

el

Llega desde Holanda (con ese nombre, de dónde si no) y es producto de la imaginación de dos hermanos, un ingeniero y un licenciado en administración y dirección de empresas, Rolj y Sjors Van der Heide, hijos de un motero, que un buen día decidieron construir una moto exclusiva.

Se hicieron con una Aprilia RSV4 y la desmontaron completamente. Se quedaron con el motor, por eso de atenerse a la legislación sobre emisiones, y a su alrededor construyeron la moto de sus sueños.

Han tenido como base de su trabajo la fibra de carbono. Ese es el material con el que está hecha casi toda la moto. Aparte de eso, la peculiaridad más llamativa es que chasis, carenado y depósito de combustible forman una única pieza, que según los constructores mejora la aerodinámica. Un monocasco muy especial.

Otro elemento que llama la atención es la posición del radiador, elemento que habitualmente se sitúa en la parte delantera para que el flujo de aire enfríe al máximo el líquido refrigerante. Sin embargo, los hermanos Van der Heide han preferido situarlo…¡¡¡debajo del colín!!! Según ellos, el aire llega en línea recta tras pasar por el motor. También tiene un ventilador.

Pero, probablemente, lo más impresionante es la suspensión. El muelle del amortiguador trasero ‘parte’ la moto en dos subiendo por el depósito y, con una serie de mecanismos, acaba unido al sistema de horquilla de la suspensión delantera, por lo que ese amortiguador Öhlins TTX36 es, en realidad, el elemento clave de las dos suspensiones. Según la teoría de los hermanos Van der Heide, este posicionamiento, en línea y en direcciones opuestas de ambas suspensiones, compensa las fuerzas de la parte delantera y la trasera de la moto y reduce el estrés del chasis.

En fibra de carbono están fabricados el chasis monocasco, el basculante y la horquilla delantera. El depósito tiene una capacidad de 24 litros.

La moto se fabrica en dos configuraciones: de calle (175 kilos, 201 CV) y de carreras (165 kilos, 230 CV). Las ruedas, de fibra de carbono, con de 17 pulgadas y los neumáticos, unos Pirelli Diablo Supercorsa de 120 delante y 190 detrás. Los escapes, unos HP Corse Pro Series Hydroform, mientras que el tablier es LCD, en color y antirreflejos.

La fabricación de la moto es bajo pedido y su coste es de 150.000 euros, debiendo pagar la mitad por adelantado. Un lujoso capricho para pocos bolsillos.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos