Valentino vuelve a casa. Será compañero de Lorenzo en 2013
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Valentino vuelve a casa. Será compañero de Lorenzo en 2013

Publicado

el

Nada más llegar a Laguna Seca, Valentino se plantó directamente delante de los medios de comunicación tratando de ganar algo de tiempo. Durante el fin de semana del GP no se cansó de repetir que necesitaría tres semanas para decidir sobre su futuro, aunque la sensación es que éste es el tiempo que necesita para encontrar las palabras exactas para explicar al mundo entero la decisión que ya ha tomado dentro de su corazón: a final de temporada dejará Ducati para regresar a Yamaha.

Como quiera que todavía no ha firmado su contrato con Yamaha, en Audi consideran que todavía tienen margen para tratar de hacer el milagro: retenerle en sus filas. La realidad es que su posición en este sentido es delicadísima… y desesperada: a día de hoy las opciones de que Valentino termine en Yamaha son de un 80 %, quedando para Ducati sólo el 20 % restante, puede que incluso menos.

Lo desconcertante de esta historia es que en Laguna Seca el equipo Ducati dio la sensación de estar bajo un shock, como si fuesen incapaces de reaccionar y de comprender lo que está sucediendo. Los representantes de los pilotos que estuvieron llamando a su puerta pidiendo información sobre si hay algún sitio libre o no para 2013 -después del anuncio de la renovación de Hayden estamos hablando ya sólo de una moto- recibieron por respuesta que nada se moverá hasta que Rossi no comunique a la fábrica qué es lo que va a hacer. Un discurso impuesto desde Alemania, aunque la gente de toda la vida de Ducati tiene asumido que la empresa de retener a Valentino está cerca de lo irrealizable.

El sábado por la mañana llegaba a Laguna Seca Gabriele del Torchio, el administrador delegado de Ducati, para presentarle a Valentino la última evolución del plan que la marca tiene para el futuro; un movimiento desesperado… y probablemente inútil. Del Torchio se reunió por la tarde con el que todavía es su piloto y le expuso hasta dónde es capaz de llegar la marca por retenerle, tras otro frustrante entrenamiento oficial que había dejado a Rossi en el décimo puesto, o lo que es lo mismo, por sexta vez en diez carreras fuera de las tres primeras líneas de una parrilla de MotoGP que cuenta sólo con doce motos de fábrica.

Una empresa inútil porque Rossi, entre otras cosas, no cree que el Departamento de Carreras encabezado por Filippo Preziosi -con Claudio Domenicali siempre muy presente-pueda resolver los problemas de la moto en un tiempo razonable. Este tiempo no va más allá de este invierno. Rossi mantiene que este grupo ha contado con dos años para hacer algo, y no lo han hecho. O por lo menos esto no se ha visto reflejado en la pista. Valentino está convencido de haber hablado en vano, de no haber sido escuchado, de haber predicado en el desierto… Y ahora es tarde para remediar esto.

Rossi no miente cuando dice que la decisión de dejar Ducati para ir a Yamaha es dura. Hay muchísima gente del equipo de desarrollo a la que aprecia, pero no confía en su cúpula, en aquellos que al final toman las decisiones. Así que si nada raro de última hora pasa, algo poco previsible en estos momentos, Rossi regresará al equipo oficial Yamaha y será de nuevo el compañero de Jorge Lorenzo.

Las conversaciones entre ambas partes comenzaron hace ya un par de meses. Más o menos a la vez que Casey Stoner anunciaba su retirada en el fin de semana de Le Mans. En este sentido Lin Jarvis ha sido hábil: guardó el secreto incluso a la mayor parte del equipo, haciendo creer a Ben Spies, Andrea Dovizioso y Cal Crutchlow que la elección del compañero de Lorenzo estaba entre ellos tres. Una estrategia para ganar tiempo y no crear tensiones durante las negociaciones con Rossi. Ben Spies entendió lo que estaba haciendo Jarvis durante el fin de semana de Mugello, y se puso muy nervioso. Cuando se recuperó, unos días antes del inicio del GP de Laguna Seca, anunció su intención de dejar Yamaha. Fue como decir: no sois vosotros los que me dejáis a pie, soy yo el que se va por la puerta.

Andrea Dovizioso, que lleva más tiempo en el paddock del Mundial y consecuentemente es más avispado que Spies en estos temas, lo comprendió todo mucho antes, dando a su representante la orden de moverse en otras direcciones: una Honda satélite o incluso una Ducati, sin perder de vista quedarse donde está.

Según me han explicado, las negociaciones de Valentino con Yamaha han estado lejos de las emociones que ambas partes vivieron en su anterior experiencia en el mismo sentido en 2003. Éstas han estado a cargo de un restringido número de intermediarios. El tema acabó sobre la mesa de Takaaki Kimura, considerado el #2 de Yamaha en Japón. De hecho, por encima sólo tiene a otra persona: al presidente de Yamaha Motor… Y Kimura ya ha dado el visto bueno al proyecto. 

El regreso de Rossi a Yamaha no se parecerá en nada a cuando llegó como el salvador de la patria. Y por otro lado, será muy difícil que pueda desembarcar otra vez en la fábrica con todo su equipo –unas 15 personas dejaron Yamaha para seguirle a Ducati-. Precisamente éste es el fleco que estaba pendiente y que, según nuestras fuentes, los representantes de Rossi negociaron en Laguna Seca. Su cuerpo técnico directo, el llamado grupo de los australianos, será probablemente el único que haga el viaje de vuelta.

¿Y por qué Rossi quiere volver? No es desde luego por el dinero, ya que sus emolumentos ni mucho menos se acercarán a los de su anterior etapa. Rossi podría ganar mucho más dinero quedándose donde está, y asegurarse una jubilación dorada -el grupo Volkswagen le puede garantizar el futuro en las carreras siempre a un nivel altísimo.

Valentino vuelve a Yamaha porque tiene un deseo desesperado de volver a ser protagonista en un corto plazo. Cumplirá 34 años el próximo febrero, y no puede permitirse desperdiciar tiempo para tratar de enderezar un proyecto -el de Ducati- que se encuentra en un momento muy complicado. En su lugar quiere medirse con el nuevo #1, con Jorge Lorenzo. Se puede pensar lo que se quiera, pero hace falta valor para tomar una decisión así. 
 

Artículo publicado en la revista Solo Moto nº1886

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2051

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos