PUBLICIDAD

Prueba Ural Ranger con sidecar, algo diferente

Las Ural con sidecar nacieron con la segunda guerra mundial  y han heredado concepto, mecánica robustez y polivalencia. A día de hoy en tiempos de paz, son motocicletas diferentes para compartir sensaciones, ver la vida pasar desde otro punto de vista y disfrutar de una experiencia muy recomendable. Así es la Ural Ranger.

Los orígenes de las motos con sidecar se remontan a los años cuarenta, fueron una herramienta muy útil en las dos grandes guerras y se popularizó cuando acabo la Segunda Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

En España tuvieron su protagonismo antes de que apareciera en los años 50 el fenómeno del Seat 600 que en cierto moto popularizó la automoción en este país. La moto con sidecar fue una alternativa al automóvil puesto que era más económica y permitía viajar a tres (o más…) miembros de una misma familia.

En otros países más ricos culturalmente a nivel de automoción como puede ser Francia, los sidecaristas tienen a día de hoy su propio espacio.

PUBLICIDAD

En nuestro país hay quien sigue apostando por este tipo de vehículos que te permiten ver la vida desde otro punto de vista. Viajar en moto con sidecar es una gratificante experiencia que combina la sensación de conducir una motocicleta aferrado a un manillar con el azote del viento en la cara, con la posibilidad de disfrutar la experiencia con el pasajero que viaja cómodamente a tu lado.

PUBLICIDAD

Comentar, sonreír, gesticular, en definitiva, compartir vivencias de una forma más directa y amable que desde el asiento del pasajero de una motocicleta convencional. Además este segundo pasajero – sin olvidarnos de la posibilidad de subir un tercero en el asiento – viaja cómodamente.

Un nivel de confort, además de una sorprendente capacidad de carga, que invitan a buscar nuevas sensaciones.

PUBLICIDAD

Resulta curioso como siendo la Ural una auténtica clásica que se ha mantenido al día, conviva con la estética de las muchas neoclásicas que hay en el mercado hasta el punto que nos pueda parecer una moto de moda cuando en realidad no ha dejado de fabricarse desde los años cuarenta.

No es la Ural Ranger una moto con sidecar para vivir con prisa, sino más bien para vivir relajadamente y disfrutar de una sorprendente polivalencia. Sirve tanto para viajar o hacer excursiones por carreteras de todo tipo y si es posible evitar la autopista (¡que aburrimiento!), como para meterse por pistas y caminos, senderos o vadear ríos, algo que la marca tiene muy presente en todas sus campañas de marketing y publicidad.

PUBLICIDAD

Además tiene la ventaja de que se puede conectar una tracción delante y detrás que te permitirá salir de situaciones complicadas si así lo requieren. Es decir, una auténtica todo terreno con la que hacer buenas excursiones en compañía y la posibilidad de llevar en el maletero un suculento picnic…¿no te parece sugerente?.

PUBLICIDAD

Ural

La historia de las motocicletas Ural no deja de ser curiosa. Los rusos se lo copiaron a los alemanes en la Segunda Guerra Mundial y luego la ganaron. No se sabe a ciencia cierta si es a causa de las buenas maneras de las Ural, cuya fábrica se ubicó lejos de Moscú para evitar ser bombardeada.

Podemos pensar que ir de excursión con una Ural es una experiencia propia de gente de cierta edad. Pero yo me inclino a pensar que también puede ser interesante, además de divertido y original, para muchos motoristas a los que les gusta ver la vida pasar con cierta filosofía.

PUBLICIDAD

La realidad de Ural a día de hoy es que lleva las riendas el que fue importador americano y decidió mejorarlas en todos los sentidos incorporando componentes actualizados y mejorando las antiguas máquinas soviéticas. De hecho, un 75% de sus componentes ya no son rusos y por poner un ejemplo, a simple vista se pueden ver componentes firmados por Domino o Brembo.

En el caso de la Ural Ranger conjunto esta formado por un robusto bastidor en doble cuna de acero y unas suspensiones que sinceramente me sorprendieron por su capacidad de absorción. La Ural se ríe de los malditos cojines berlineses que ha colocado el Ayuntamiento de Barcelona en algunos tramos para obligarte disminuir la velocidad. La Ural ni se entera al pasar por encima, mientras que en moto o ciclomotor y especialmente en bicicleta, se tiene la tendencia natural a evitarlos porque crean inseguridad.

PUBLICIDAD

La suspensión delantera es tipo Earles lo cual desde mi punto de vista es visualmente protagonista y estéticamente, parte fundamental en la imagen de la Ural Ranger. Dos amortiguadores de gas firmados por Sachs hacen bien su trabajo en todo tipo de terrenos. También los dos amortiguadores de la suspensión del sidecar con un robusto basculante giratorio son de Sachs y regulables.

Las ruedas con llantas de radios de 18” montan frenos de disco firmados por Brembo y a los de las ruedas de la moto, hay que añadir el del side.

Mecánica actualizada

El motor es sin duda gran protagonista de este aparato. Bicilíndrico de configuración bóxer y clara inspiración BMW, se ha puesto al día con un sistema de inyección electrónica y lógicamente se ha adaptado a la normativa vigente.

Las últimas actualizaciones incluyen un tratamiento de precisión para el sellado de los aros, aumento de las aletas de refrigeración de las culatas, reducción de la lumbrera de escape, optimización del sistema de admisión, inclusión de mariposas firmadas por Keihin en el sistema de inyección, nueva bomba de combustible y catalizadores actualizados.

Se esperan para la normativa Euro 5 pistones con más compresión, mejoras en la accesibilidad del caballete central y entre otras cosas, un escape ubicado entre la moto y el side de nuevo diseño.

El motor tiene un tacto rudo pero muy personal y a su vez agradable. El par motor es alucinante, tiene una buena respuesta a muy bajas vueltas. Vibra, se mueve, transmite sensaciones. El cambio de cuatro velocidades es ruidoso pero preciso y el embrague requiere cierto esfuerzo. Un propulsor con una marcada personalidad…!guerra a la vulgaridad!.

La transmisión final es por engranaje cónico y eje de transmisión con desdoblamiento a la rueda trasera y la opción de conectar la tracción a las dos ruedas. Otro detalle importante es que tiene marcha atrás que se acciona con el pie y esto sin duda facilita mucho las cosas a la hora de maniobrar, además de sorprender al personal.

Completa

La imagen de la Ural Ranger tiene un punto aventurero que me parece un reclamo en busca de nuevas sensaciones y la posibilidad de compartirlas.

De ello son testigos la enorme rueda de recambio, la parrilla porta equipajes, bidón de 10 litros o la pala plegable para ayudarnos a salir de posibles  situaciones complicadas. Luces auxiliares o algo más práctico como la funda para proteger el habitáculo del sidecar y mantenerlo limpio, se sirven originalmente y hacen de esta Ranger de Ural un vehículo además de diferente, completo y bien equipado.

¿Cómo va?, pues es toda una experiencia que comienza en pulsar el botón de arranque (también tiene palanca), engranar la primera, soltar el embrague…!empieza la aventura!.

Mi experiencia en motos con sidecar se limita básicamente a una Vespa con side que tuvo mi hermano con dos colegas hace muchos años, para poder pasarlo bien los tres juntos. Eran otros tiempos.

La conducción de una moto con side requiere cierta práctica pero no es complicada. No es este el momento de daros un curso de conducción, sino básicamente de transmitir las sensaciones de esta divertida Ural Ranger. Básicamente hay que tener presente sus medidas y que el side te domina, de manera que hay que hacer fuerza con los brazos para compensarlo en línea recta, teniendo en cuenta que tiene la tendencia a irse hacia un lado.

Las motos con sidecar son asimétricas. Lógicamente la conducción cambia si se circula con pasajero o no y en las curvas de izquierdas el side se puede levantar. Dicho esto no tiene mayor dificultad y si algunas ventajas como que no hay que mantener el equilibrio o que no hace falta poner el pie cuando te detienes.

Más particularidades

En la Ural Ranger uno se siente cómodo con los brazos extendidos y las piernas poco forzadas. Una posición muy natural y relajada. Tiene un radio de giro considerable y esto facilita la circulación por ciudad. El cambio es algo ruidoso, no tiene sincronizador y es recomendable bajarlo de vueltas para engranar las marchas. La palanca es una talonera con lo que siempre puedes cambiar hacia abajo tanto al subir, como al bajar marchas con el talón.

El tacto del motor es agradable, con un subir de vueltas muy relajado, el movimiento lateral propio de los motores tipo bóxer y el par motor es único. En carreteras generales o autopista, un escenario al que la Ural no invita, se puede mantener una velocidad media alrededor de los 100/110 km/h sin dificultad pero el nivel de vibraciones, especialmente sobre las 5.000 rpm. es notable.

Mejor buscar carreteras de montaña, disfrutar del paisaje o dejar la negra cinta de asfalto en busca de naturaleza en esta puro… Entre otras cosas hay que habituarse a utilizar el freno trasero pues es más efectivo y hay que tener en cuenta que tiene muchas inercias con lo que hay que tratar de hacer una conducción en la que conviene adelantarse tanto a la hora de frenar, como al momento de girar.  Pero os aseguro que resulta divertido y placentero.

Un puñado de sensaciones diferentes para ver la vida desde otro punto de vista. En off road su altura libre al suelo y la generosidad de las suspensiones, incluida la del side que es independiente, invitan a hacer buenas y largas excursiones, además del recurso de la tracción en las dos ruedas para situaciones complicadas. Aunque no es recomendable circular con la doble tracción puesto que es difícil de gobernar.

En definitiva, Ural al igual que otras marcas como Harley Davidson, Royal Enfield o Changjiang, ofrece una alternativa diferente, que no nueva, que merece una oportunidad también con el carnet A-2. La Range se sirve en diferentes opciones de colores y accesorios que permiten diferenciarla y completar un vehículo diferente, nacido en tiempos de guerra para disfrutar en paz.

Lo que más nos ha gustado y lo que menos…

Solo+

Originalidad. Par motor. Confort pasajero. Polivalencia. Posibilidad de compartir experiencias.

Solo-

Tres llaves diferentes, peso.

FICHA TÉCNICA

Motor tipo:                           2 cilindros bóxer refrigerado por aire

Diámetro x carrera:             78 x 78mm.

Cilindrada:                           745 c.c.

Potencia máxima:                41 cv a 5.500 rpm

Par motor máximo:             50 Nm a 5.300 rpm

Alimentación:                       Inyección electrónica

Emisiones de CO2:              89g/km

Cambio:                                4 velocidades y marcha atrás

Embrague:                            Doble disco en seco

Transmisión secundaria:     Cardán

Tipo chasis:                           Doble cuna tubo de acero

Geometría de dirección:      Nd.

Basculante:                           Doble brazo en aluminio

Suspensión delantera:         Horquilla tipo Earles con dos amortiguadores Sachs de gas

Suspensión posterior:          Dos amortiguadores Sachs de gas

Freno delantero:                  Disco flotante Brembo 295 mm pinza 4 pistones

Freno trasero:                      Disco 256 mm. pinza simple pistón

Neumáticos:                          4.00 x 19”

Largo total:                           2.080 mm.

Altura máxima:                    1.100 mm.

Anchura máxima:                1.700 mm.

Distancia ejes:                      Nd.

Altura asiento:                     790 mm.

Depósito:                               19 litros.

Consumo medio:                  7’4 litros

Autonomía teórica:              256 km

Garantía oficial:                   2 años

Importador:                          Angie & Deme Dreams

Contacto:                                659435281

Web:                                         https://www.angiedemedreams.com

3 comentarios en «Prueba Ural Ranger con sidecar, algo diferente»

  1. Muy buen articulo, si algun dia decidis hacer uno sobre sidecares modernos, todavia quedamos algunos en pie, que a pesar de la burocracia hemos conseguido homologarlos y circular a diario con la familia. Un saludo.

    Responder
  2. Interesante prueba. Dos observaciones: el side se levanta en curvas a la derecha, no a la izquierda. Y la transmisión no es a la rueda delantera y trasera, sino trasera y al side.

    Responder
  3. esta bien que le deis emoción, pero con 750cc, 40cv…. pero 50nm de par que lo catalogueis como enorme llevando un sidecar puesto, en fin…demasiado hype para lo que es.

    Responder

Deja un comentario