PUBLICIDAD

Un pique que termina en ridículo

Lamentablemente los enfados entre los conductores está a la orden del día. ¿Quién no se ha enfadado alguna vez con un vehículo que ha cometido una infracción? Normalmente este tipo de piques terminan pasados los 5 segundos y al minuto ya está todo olvidado, pero no siempre se cumple esta norma.

Y si no vean cómo reacciona el motorista de este vídeo cuando el coche blanco invade su carril. Su enfado es monumental y parece ir «in crescendo», cada vez lo está más y más hasta que, preso de ira, decide dar una patada al vehículo en marcha

El resultado evidentemente no es el esperado, seguro que para la próxima vez se contiene más los nervios. ¡Gas y cabeza!

Deja un comentario