Todos con Checa y Lascorz en el Mundial de SBK en Cheste
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Todos con Checa y Lascorz en el Mundial de SBK en Cheste

Publicado

el

El circuito Ricardo Tormo de Cheste acogerá la tercera prueba del Mundial de Superbike, y tras lo visto en Australia y Portugal, resulta difícil hablar de un claro favorito.

Hasta el momento, Haslam (Suzuki), Carlos Checa (Ducati) y Max Biaggi (Aprilia) se han adjudicado las cuatro primeras careras de la temporada. Ahora llega un circuito en el que las Ducati se han mostrado siempre muy competitivas, ganando 11 de las 20 carreras que se han disputado hasta ahora.

 

Esperando a Haga

La temporada de Haga está siendo hasta el momento más que discreta. El piloto japonés perdió el año pasado una buenísima oportunidad de ganar por fin el Mundial, ya que una caída en Brno lo apartó definitivamente de la lucha por el título.

Curiosamente, su temporada 2009 se caracterizó por empezar muy fuerte y acabar muy flojo cuando en el resto de su carrera deportiva más bien sucedía lo contrario, es decir, lo que le ha ocurrido hasta ahora: empezar mal y acabar mejor.

En Australia hizo un tercero y un quinto después de que Xaus lo arrollara en el warm up. En Portugal acabó octavo en las dos carreras. Eso sí, en cuanto se bajó de la moto tras la segunda carrera le dijo a su mecánicos: “En Valencia estaré en el podio”. Minutos más tarde declaraba, después de disculparse ante su equipo y sus patrocinadores por sus pobres resultados: “A partir de entonces quiero estar en el podio en todas las carreras”.

Peor le fueron las cosas a Michele Fabrizio, pues acabó en la undécima posición en las dos carreras, después de haber brillado en Australia. El piloto romano –que se ha teñido el pelo de rubio– será en Cheste, donde el año pasado terminó en el podio, otro de los pilotos a tener muy en cuenta.

Así, las Ducati oficiales llegan a Valencia muy retrasadas en la general y la moto mejor clasificada de la marca de Borgo Panigale es la de Carlos Checa.

 

Checa puede ganar

En Phillip Island demostró que es capaz de ganar con una Ducati que, a pesar de no estar al nivel de las oficiales, está resultando realmente competitiva. En Portugal, el problema de Checa no fueron las motos de Haga y Fabrizio, sino la Aprilia de Biaggi, la Yamaha de Crutchlow y la Suzuki de Haslam.

A pesar de ello, el de Cheste es un circuito en el que las Ducati siempre funcionan, y además, Carlos demostró ser muy rápido en los entrenamientos de pretemporada. “Ganar es una cuestión de equilibrio”, explica Checa. “Es imprescindible tener buena química con el equipo, en el box, con la moto. En Valencia entrenamos en invierno y fuimos rápidos. Es un circuito que nos puede ir muy bien porque no hay rectas largas. Voy con muchísimas ganas. Hemos empezado la temporada muy bien y creo que en Valencia podemos estar delante. Por el estilo de circuito, la moto que tenemos y en el estado de forma en el que me encuentro, pienso que puedo hacer un buen papel. Quiero hacerlo muy bien delante de mi gente”.

Así las cosas, ¿Carlos –que forma parte de un club formado por Chili, Biaggi y Bayliss, pilotos capaces de ganar carreras con más de 37 años– en Valencia irá a por todas por última vez en su carrera deportiva? Pues va a ser que no, porque Carlos declaró recientemente que quiere seguir en activo también el próximo año.

De entre los veteranos, al margen de Carlos, sin ninguna duda, quien más en forma está es Max Biaggi. En Portimão solucionó los problemas que tenía de vibraciones en la rueda trasera y ganó las dos carreras de forma magistral, repitiendo la gesta de Corser en Valencia en el año 2000. El siempre exigente piloto romano considera que su moto tiene que mejorar el comportamiento en la salida de las curvas, pero pese a todo, sabe que en Cheste puede hacerlo muy bien. “Valencia es un circuito muy tortuoso donde la recta es corta. Será difícil para todos y, a pesar de que no es el mejor circuito para nosotros, llegaremos preparados”. ¡Palabra de Max!

 

Haslam y los Brit

Haslam está disputando su segundo Mundial de Superbike al completo y llega líder del campeonato con 16 puntos de ventaja con respecto a Max Biaggi. El año pasado formó parte del Team Stiggy Motors y con una Honda CBR privada demostró (sumando cuatro podios) que se merecía la Suzuki de la que ahora está disfrutando en el Team Alstare.

Haslam ha tenido una carrera deportiva un tanto irregular. Siempre a la sombra de su padre, Ron, que fue un buen piloto de 500 de los años ochenta, sorprendió en su país adjudicándose Nacionales de cross y de scooters. Encumbrado por la prensa inglesa, con sólo 17 años debutó en el Mundial de 500 con una Honda bicilíndrica. Después hizo una temporada de 250, pero donde verdaderamente se formó fue en el British, una buena escuela de pilotos de Superbike. No llegó a ganarlo nunca, pero ha quedado segundo en tres ocasiones. Haslam lleva una vida ordenada. Se prepara físicamente a conciencia con la ayuda de su novia, Oli, que también le controla su dieta. Le gusta el motocross, el golf, el billar y las cartas, y una vez por semana se reúne con sus amigos para hacer una timba.

Su llegada al Team Alstare ha sido una bendición para Francis Batta, ya que las Suzuki llevaban dos años sin luchar abiertamente por el campeonato.

Haslam ha demostrado una técnica de pilotaje muy depurada y es muy consistente y regular. No ha cometido errores y por el momento se le ve muy fuerte y convencido de sus posibilidades. Así que Leon es el mejor de los siete pilotos británicos que este año están en el Mundial.

No obstante, al margen del piloto de Derby, Crutchlow desde Coventry, Rea desde Irlanda y Camier desde Kent son parte de la nueva generación de pilotos elegidos para jubilar a una buena parte de la parrilla. Eso sí, Crutchlow y Rea se odian.

Cal cometió un error en la primera carrera de Portugal porque Rea lo achuchaba. Él mismo reconoció que fue un error estúpido. Para la afición española, a pesar de ser el vigente campeón del mundo de Supersport, Cal es un desconocido que puede dejar de serlo el próximo domingo. Tiene 24 años, vive en Yellowstone pero se quiere mudar con su novia a Francia o Italia. Su padre fue mecánico de Rolls Royce y también piloto del Nacional británico, pero según Cal, cuyo nombre se lo puso su padre en honor a un piloto americano de dirt-track que se mató en Nueva Zelanda, nunca lo forzaron a hacer carreras, sino que el eligió este camino. Es muy agresivo, tiene un enorme talento y, por el momento siempre ha sido más rápido que su compañero Toseland. Ya se ha subido al podio en Portimão, donde además logró la superpole. Un tipo a seguir de cerca.

Jonathan Rea es más popular. Tiene una amplia experiencia de tres años en el British Superbike a pesar de contar con sólo 23 años. A los dos años, su padre, que también era piloto, lo sentó en una moto y desde entonces no se ha bajado. En un principio quería ser piloto de motocross, pero luego se pasó a la velocidad. Siempre lleva el nº 65 en honor a su padre, que competía con el seis o con el cinco, y dice que sólo lo cambiará por el nº 1. Biaggi lo considera un piloto de futuro y antes de empezar la temporada lo colocó como uno de los favoritos. El año pasado ganó dos carreras y estuvo ocho veces en el podio. De momento no ha tenido mucha suerte, pero es sexto del Mundial y en Valencia quiere sacarse la espina que se clavó en Portimão cuando el motor de su moto se rompió mientras rodaba con los primeros.

Por su parte, Camier tiene 23 años y es el piloto que ha ganado el British con mayor número de victorias; un total de 18 en 26 carreras a los mandos de una Yamaha. El año pasado, Aprilia lo reclamó para sustituir a Nakano en las dos últimas pruebas de la temporada y este año es compañero de equipo de Biaggi. Lo cierto es que, sin experiencia con la Aprilia y descubriendo muchos circuitos, Camier ha mostrado buenas maneras.

Este último, junto a Haslam, Rea, Crutchlow, Toseland, Sykes y Byrne, forma parte de la legión de pilotos que este año llega desde las islas británicas.

 

SSP: Lascorz, contra las Honda

Tras lo visto en las dos primeras carreras del campeonato y ante la ausencia de las Yamaha oficiales, en Valencia –y también en el resto de la temporada– vamos a ver una lucha feroz entre la Kawasaki de Lascorz, a la que se unirán las de Fujiwara y Foret ocasionalmente, contra toda una legión de Honda CBR 600. Todo ello con la incursión de alguna de las Triumph, que necesitan un circuito que se adapte a su motor tricilíndrico para poder aspirar al podio.

Crutchlow ganó el año pasado con su Yamaha oficial en Valencia, pero este año está claro que o bien una de las Honda (Sofuoglu, Laverty o el emergente Pirro) o la Kawasaki de Lascorz son las claras favoritas a vencer en Cheste. Hasta el momento, seis Honda, tres Yamaha y una Suzuki se han adjudicado la carrera de Supersport en este circuito.

Lascorz llega con ganas de venganza después de que Sofuoglu, que es líder de la general con un solo punto de ventaja con respecto al de Kawasaki, le ganara en la última vuelta de la carrera de Portimão. Y querrá borrar de su memoria el pinchazo que el año pasado lo apartó de la victoria que sí consiguió, con Honda, en 2008. Nos espera una carrera en grupo y ojalá que Salom pueda colarse entre los cinco primeros.

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos