PUBLICIDAD

Tener un accidente en moto voladora no es difícil, como imaginábamos (vídeo)

Hace algún tiempo os hablamos de la moto voladora de Hoversurf, de cuyo modelo Scorpion-3 la policía de Dubai encargó 40 unidades.

Desde el año pasado diversos agentes de la policía de este rico emirato están practicando con sus nuevos drones de patrulla, algo que no es tan fácil como conducir un coche o una moto, por potentes que éstos sean (en el cuerpo dubaití disponen de Bugatti, McLaren, etc, mientras que en el vecino emirato de Abu Dhabi lo hacen sobre de Ducati Panigale V4 R, entre otros).

En el siguiente vídeo puede verse claramente una prueba de ello: un agente se eleva con una Hovesurf (algo precipitadamente) y después de que parece que consigue estabilizarla, inicia el descenso.

En este punto pierde totalmente el control, y cerca del suelo levanta demasiado la parte delantera de la moto voladora, impactando sus hélices traseras en el suelo y haciendo que la moto vuelque y lance al piloto por el suelo, por suerte sin aparentes daños físicos para él.

Hay que señalar que la Scorpion-3, a diferencia de otras motos voladoras, carece de aro de protección en sus hélices, por lo que éstas se nos antojan como peligrosas. El policía tuvo mucha suerte de no salir herido.

Tampoco la Hoversurf salió muy malparada, y es que cada unidad cuesta unos 150.000 €.

El vídeo demuestra que tener un accidente en moto voladora no es muy difícil y que habrá que reglamentar muy bien este tipo de vehículos.

Aquí tenéis el vídeo, desde dos cámaras distintas.

Deja un comentario