Connect with us
Publicidad

Scooters

SYM Symphony ST 125: Incrementando el nivel

Publicado

el

 La llegada del nuevo Symphony 125 ST significa un importante aumento cualitativo de la famosa fami­lia taiwanesa. Esta versión supone una apuesta importantísima de Motos Bordoy, su importador oficial, en el importante segmento de ruedas altas de 125 cc. Como complemento a la ya bien nutrida gama, Sym ofrece un scooter de mayor calidad, más trabajado estéticamente y con un equipamiento superior. A la par, técnicamente también da un paso hacia delante con un nuevo motor más moderno, más potente y con mejores prestaciones y una parte ciclo acorde con estas nuevas especificaciones. Nos encontramos ante un ruedas al­tas de clase media bien resuelto y competitivo.

La presentación oficial para la prensa española del Symphony ST se llevó a cabo en Barcelona y, aunque las condiciones meteorológicas no acompañaron dema­siado por culpa de la lluvia, el ruedas altas de Sym dejó muy buenas sensaciones entre los allí presentes. Lo primero a destacar fue la calidad y el diseño de la carro­cería en comparación con sus predecesores. Resulta un poco mayor, lo recubren unas fibras que resultan más envolventes y mejor definidas, sobre todo en la zona del escudo frontal que en esta ocasión incor­pora reconocibles luces de posición de leds (el faro Multiconvex/halógeno se encuentra en el manillar) y unos protectores laterales denominados Winker Bumpers para defender esta zona de posibles im­pactos y rayaduras.

La parte posterior mantiene las formas afiladas, sinuosas y agradables de todo el scooter; esta está rematada por un amplio piloto posterior que, como era de esperar, confía en los dio­dos led para incrementar su visibilidad. Como de costumbre, la parte central se caracteriza por la espaciosa plataforma plana, lo que mantiene la consabida habitabilidad para el conductor e incrementa las posibilidades de carga del scooter. El asiento, de mayor tamaño, también gana en ergonomía y re­sulta más cómodo que el de sus prede­cesores, además de ganar espacio para favorecer la conducción a dúo. Todo ello da como resultado un scooter más cómodo y espacioso, en el que, indiferentemente de nuestra talla, podremos sentirnos a gusto y, al mismo tiempo, mantener una postura que nos permitirá tenerlo todo bajo control en cualquier momento.

Por supuesto, reforzando la mejora apreciada en el apartado estético, observaremos un equipamiento de serie sabiamente seleccionado, sobre todo en lo referente al apartado de carga, donde encontrare­mos un cofre para un casco integral (se abre eléc­tricamente desde el contacto), una guantera muy capaz con toma de corriente USB, gancho articula­do, además, claro está, de la ya antes mencionada plataforma plana. También en este modelo, aunque se mantienen los dos caballetes a la hora de esta­cionar, se mejora la funcionalidad del lateral con la incorporación de un desconectador de encendido, lo que lo hace mucho más seguro.

La nota de color en este apartado la pone el cua­dro de mandos, aparentemente parece que sea ana­lógico, pero cuando nos acercamos, nos daremos cuenta de que en realidad se trata de un instrumental completamente digital y que posee una originalidad jamás vista. Y es que, a través de un solo botón, po­dremos variar la función de la esfera principal entre velocímetro y cuentavueltas, que da prioridad a la información que nosotros deseemos de forma muy sencilla. En cuanto a su equipamiento, dispone de lo habitual; destaca el testigo de reserva, nivel de gasolina, carga de batería, reloj horario, etc. Su com­probación es buena, pero como la pantalla digital está en negativo, su fondo negro a veces resulta algo confuso cuando la luz ambiente es un tanto justa.

En la línea
 

En marcha, el Symphony ST no decepciona, a pesar de la lluvia, el ruedas altas de Sym demostró muy claramente cuáles van ser sus principales bazas. Las llantas de 16” en ambos ejes con neumáticos de 110/70 firmados por CST le confieren el compromi­so ideal entre estabilidad y agilidad. Aunque es más grande y un poco más pesado que sus antecesores, el ST demostró una movilidad urbana espectacular, al ser muy ágil en las maniobras, rápido en los cam­bios de sentido y con un radio de giro muy cerrado para desplazarse fácilmente entre coches. Del mismo modo, su capacidad de frenada se ha potenciado con unos discos de freno lobulados de mayor diáme­tro de 260 y 240 mm, mordidos por pinzas de freno de dos pistones, con potencia y buen tacto.

En lo referente al motor, el nuevo monocilíndrico 4T SOHC 2V, refrigerado por aire y alimentado por car­burador, se diferencia del anterior por tener una ca­rrera un poco más larga –52,4 x 57,8 mm–, además del ya conocido y eficaz recubrimiento cerámico del cilindro. Su diseño interno, pensado principalmente para minimizar fricciones, reducir los niveles de ga­ses contaminantes y el máximo aprovechamiento de la termodinámico del conjunto, ha visto incrementa­das sensiblemente sus cifras de cilindrada, potencia y par (124,6 cc, 10 CV y 8,6 Nm, respectivamente) y mejorada su respuesta, así como la suavidad de funcionamiento y disminución en la rumorosidad.

En Motos Bordoy están realmente ilusionados y confiados en su nuevo producto; es tal su nivel de confianza que, en promoción, hasta ofrecen una extensión de garantía de hasta cinco años. Un argumento magnífico que, sumado a su precio de promocionado de 2.199 euros –500 euros menos–, convierten el Symphony ST 125 en el candidato per­fecto para una futura compra. 

Seguir leyendo
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scooters

Prueba Peugeot Belville 125: De buen barrio

Publicado

el

Prueba Peugeot Belville 125

La alianza entre Peugeot y SYM está dando frutos tan buenos como el Tweet 125, que se ha vendido muy bien en todas sus versiones. Ante tan buen precedente, el fabricante galo no ha dudado en llevar esta joint venture un poco más allá y lanzar el nuevo Peugeot Belville 125 que está destinado a completar la gama por la parte alta.

Presentado en París, en directo, el Belville 125 no parece ser mucho mayor que un Tweet, aunque es más corpulento y su diseño está más trabajado y mejor acabado.

Es cómodo y espacioso gracias a la plataforma plana, pero también es muy práctico, ya que cuenta con muchos elementos de carga (cofre, guantera, gancho o un top case exclusivo en la versión Allure), para facilitarnos las cosas.

Igualmente, contaremos con un tablier sencillo –y algo confuso a la hora de comprobar–, intermitentes de emergencia, la apertura eléctrica desde el asiento y toma de corriente USB; no está nada mal.

Una de sus novedades más importantes es el nuevo motor SmartMotion, que integra tecnologías ya conocidas como la LFE de baja fricción y grandes novedades como el sistema ACG –que desactiva el volante magnético durante las fases de aceleración y deceleración cuando la batería está lo suficientemente cargada– y el radiador lateral.

Es muy fino, no es muy explosivo acelerando (tienen 11 CV), pero tiene unas arrancadas consistentes que nos permiten salir rápido desde los semáforos y estirar hasta los 80 km/h sin ningún problema.

Es muy ágil y fácil de conducir, se balancea con solo pensarlo y su capacidad de giro es muy buena; de ahí su magnífica movilidad urbana. Las suspensiones están bien compensadas, tienen un comportamiento consistente, aunque no resultan bruscas sobre asfalto bacheado o adoquines, lo que es una muy buena noticia para ciudades con mal asfalto como es el caso de París.

En cuanto a frenos, todo muy bien, disponemos de buena potencia en ambos trenes y el ABS se dispara –únicamente en la rueda delantera– cuando es necesario. No nos gustó mucho el tacto del freno trasero de nuestra unidad; poco recorrido y la maneta quedaba un poco lejos.

El Belville 125 está disponible desde ya en los concesionarios de la marca, lo está en dos versiones; Allure y la deportiva RS, ambas, a 2.999 euros.

Ficha Técnica

Motor tipo 1 cilindro 4T LC SOHC 2V
Diámetro x carrera 52,4 x 57,8 mm
Cilindrada 125 c.c.
Potencia máxima 11 CV a 7.400 rpm
Par motor máxima 10,4 Nm a 6.500 rpm
Relación compresión N.d.
Suspensión delantera Horquillas telehidráulica, barras de 30 mm
Suspensión posterior Amortiguador de 75 mm ajustable en precarga
Freno delantero Disco de 260 mm, pinza de 2 pistones,
ABS
Freno trasero Disco de 220 mm, pinza de 1 pistón
Neumáticos 110/70 x 16” y 140/80 x 14”
Distancia ejes 1.350 mm
Altura asiento 790 mm
Peso en orden de marcha 127 kg
Depósito gasolina 7,5 litros
Precio 2.999 euros

 

Seguir leyendo

Scooters

Prueba Daelim S3: Crucero de ciudad

Publicado

el

Prueba del Daelim S3

El Daelim S3 no es una versión totalmente nueva de este buen GT urbano de la marca coreana, sino que se trata de la versión para el obligado cumplimento de la Euro 4.

El S3 podría entrar en la categoría de los lujosos, ya que muestra un buen nivel de acabados y equipamiento, como, por ejemplo, la llave de proximidad y del práctico conmutador que conecta el encendido, bloquea la dirección y abre la guantera de llenado del depósito.

Claro y visible el tablier, que tiene hasta cuentarrevoluciones. El cofre dispone de luz de cortesía (leds) y tiene capacidad para un casco integral y algo más. Los reposapiés del pasajero son abatibles y el apoyo lumbar para el pasajero se puede alternar con la parrilla trasera en función de las necesidades.

 

El S3 es un 125 voluminoso y hay que tener eso en cuenta a la hora de moverse entre el tráfico urbano. Los anchos retrovisores a veces juegan una mala pasada, pero a favor del Daelim hay que decir que gira mucho en parado a pesar de su tamaño. Se llega bien al suelo con ambos pies y la plataforma plana es cómoda y permite llevar objetos, si tenemos el cofre ocupado.

El motor de 4V ha pasado por el rasero de la Euro 4. Así, y como sucede en la mayoría de los scooters “restringidos”, el S3 es perezoso a baja velocidad y sufre un poco en las pronunciadas rampas, especialmente si se lleva pasajero; también es posible que su variador use (como parece) un desarrollo más bien largo, lo que favorece una velocidad de crucero más que respetable –es capaz de moverse a 100-110 km/h en vías rápidas.

A muy baja velocidad y especialmente con pasajero, la dirección se vuelve demasiado ligera, pero a velocidades más elevadas el aplomo es bueno. Debido a su peso, el consumo es un poco alto, de 4,1 l/100 km. Aunque esta versión tiene frenada integral, por 200 € más puede adquirirse con ABS.

FICHA TÉCNICA

Motor tipo 1 cilindro 4T LC DOHC 4V
Diámetro x carrera N.d.
Cilindrada 124,1 c.c
Potencia máxima 14,0 CV a 9.250 rpm
Par motor máxima N.d.
Relación compresión N.d.
Suspensión delantera Horquilla telehidráulica, sin reglajes
Suspensión posterior Doble amortiguador hidráulico, precarga ajustable en 3 posiciones
Freno delantero Disco y frenada combinada
Freno trasero Disco y frenada combinada
Neumáticos 120/70 x 14” y 140/60 x 13
Distancia ejes N.d.
Altura asiento 762 mm
Peso en orden de marcha 159 kg
Depósito gasolina 12,7 litros
Precio 3.195 euros (3.395 euros con ABS)

 

Seguir leyendo

Scooters

Prueba del BMW C Evolution 2017: Se llama futuro

Publicado

el

BMW C Evolution 2017

No, no estamos ante un scooter eléctrico totalmente nuevo –el BMW C Evolution 2017 ya va siendo habitual en muchas de nuestras ciudades–, pero sí, estamos ante un BMW mejorado, hasta el punto de que ya pocas pegas podremos encontrarle, pocas excusas para no preferirlo a uno de combustión, y sí, en cambio, muchos argumentos para elegirlo.

Lo que le faltaba…

Era un tema importante que mejorar: su autonomía. Para conseguir solventar este punto se recurrió a los técnicos de la gama de automóviles, creadores de los eléctricos i3 e i8. De la sección de automóviles también se utilizó la electrónica. Así, el nuevo C-Evolution monta tres unidades de batería de ion-litio, de 12 células cada una, con lo que BMW anuncia una autonomía de 160 km, y eso sí que ya es un buen kilometraje para un scooter. Faltaba que lo pudiésemos comprobar.

Hagamos un breve repaso al BMW C Evolution 2017. Su motor eléctrico, con transmisión por correa, entrega 48 CV eléctricos y un par de 7,3 kgm desde 0 rpm. Esto quiere decir que es utilizable con el permiso A2, pero también es limitable a 11 kW (15 CV) para ser utilizado por poseedores del A1.

Con el abundante par motor (7,3 kgm), desde 0 revoluciones, es fácil imaginar que nos pondríamos el BMW por sombrero nada más abrir gas, así que se recurre a la electrónica con el TCA (Torque Control Assistant, o control de asistencia de par) y hay que decir que las arrancadas con el C Evolution son totalmente dosificables. Ya que hablamos de arrancar, echamos de menos una llave de proximidad y un cierre centralizado, ya que al cofre (bajo el asiento del pasajero) se abre con una cerradura lateral y no desde el contacto.

Otro detalle que podrá ser mejor es que no se han usado unos faros con tecnología led, ya que con ellos se ahorraría batería. Sí que son de leds las luces de día y el resto de los pilotos. Más detalles: dispone de puños térmicos de serie, algo que se agradecerá en invierno, y otra útil curiosidad: tiene un botón de marcha atrás o reversa en el puño izquierdo. Manteniéndolo pulsado y dando al gas el scooter retrocede. En el cofre bajo el asiento del pasajero cabe un casco integral.

Prestaciones de deportiva

El BMW C Evolution 2017 dispone de cuatro modos de conducción que detallamos aparte. Resumiendo, el Dynamic, Road y Sail entregan toda la potencia disponible, y el Eco Pro aproximadamente la mitad. El otro punto de estos modos es la capacidad de retención y de recarga: el Eco Pro y Dynamic retienen y cargan al máximo nivel; el modo Road, aproximadamente la mitad de ambas cosas, y el Sail ni retiene ni recarga, aunque tiene su lógica, como veremos.

Me sigue impresionando lo que empuja el BMW a cualquier régimen. Si abres sin contemplaciones desde 0, e incluso desde cierta velocidad, la sensación es que te están empujando cinco elefantes por el trasero, en una aceleración constante hasta alcanzar los 129 km/h a los que se ha limitado.

Para conseguir una autonomía máxima, es cuestión de jugar con los modos: si hacemos ciudad, especialmente en hora punta, con continuos arrancar-parar, nos conviene usar el Eco Pro, ya que consumiremos poca energía circulando y recargaremos el máximo al reducir. Pero si circulamos en rondas o vías rápidas con tráfico fluido, el modo que se debe utilizar es el Sail, ya que no tiene ningún tipo de retención (va a rueda libre y en vías rápidas prácticamente no retendremos) y, jugando con acelerar un poco y luego dejar que corra solo, el consumo de batería será muy bajo.

Hablando de consumo y de recarga, en la instrumentación TFT a color hay sendas barras digitales que muestran en todo momento el consumo y recuperación de energía instantáneos, así como la autonomía restante (que cambia en función del modo utilizado) y la carga de batería que nos queda.

Como una moto

Con su gran tamaño y peso (275 kg), el BMW C Evolution 2017 no es un scooter espacialmente ágil en maniobras a baja velocidad, pero el buen tacto del acelerador y el hecho de que sus retrovisores se replieguen con facilidad ayuda a sortear el tráfico urbano. A alta velocidad en vías rápidas la estabilidad es impecable y los frenos responden bien si los usamos conjuntadamente.

¿Y la autonomía, es real? Jugando con los diferentes modos, según el tráfico y la vía, hicimos 90 km, con un 50 % de batería y quedando 92 km de autonomía, lo que nos da una autonomía teórica de 182 km. Sí, es real, y parece que incluso demasiado honesta…

Ficha Técnica

Motor tipo Eléctrico sincrónico, con imanes de
superficie, LC
Potencia máxima 48 CV a 4.650 rpm
Par motor máxima 72 Nm (7.3 kgm)
Batería De ion-litio, 133 V. Tres módulos de 12 células cada uno
Carga de la batería 4,30 h al 100 %, 220 V/12 A (cargador de 3 kW)
Encendido Electrónico digital CDI
Transmisión secundaria Por correa dentada y engranaje
Tipo chasis Carcasa de la batería portante en aluminio y subchasis en acero
Geometría de dirección 65,9° y 95 mm
Basculante Monobrazo en aluminio
Suspensión delantera Horquilla invertida de 40/120 mm
Suspensión posterio Amortiguador horizontal de 115 mm, ajustable en precarga
Freno delantero 2 discos de 270 mm, pinzas de 2 pistones, ABS Motorrad
Freno trasero Disco de 270 mm, pinza de 2 pistones, ABS Motorrad
Neumáticos 120/70 x 15” y 160/60 x 15”
Largo total 2.190 mm
Altura máxima 1.225 mm
Anchura máxima 947 mm
Distancia ejes 1.610 mm
Altura asiento 765 mm
Peso en orden de marcha 275 kg
Precio 14.250 euros
Garantía oficial 2 años
Importador BMW Motorrad España, S.A.
Teléfono 902 026 100
Web www.bmw-motorrad.es

Galería

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad Solomoto Weekend 2018
Publicidad
Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.026

Suscripción en papel: https://www.quierounarevista.com/solomoto Descargar la revista o suscripción digital en: zinio · kioscoymas

Los + leídos

Copyright © 2018 Solomoto.es. · Aviso legal · Grupo Alesport