Sym Symphony 125 SR: New look
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Sym Symphony 125 SR: New look

Publicado

el

En muy poco tiempo ya han sido tres las versiones del Sym Symphony importadas por Motos Bordoy a nuestro país. El primer modelo llegó como un scooter de rueda alta y de pequeño tamaño pero muy capaz al mismo tiempo, con un precio muy asequible (ya no se encuentra a la venta). Pocos meses más tarde, llegó a las tiendas el Symphony 125 DD, cuyo único cambio respecto a su antecesor era la incorporación de un segundo disco de freno en detrimento del tambor anterior. Ahora, cuando apenas ha pasado un año desde el lanzamiento del DD, los directivos taiwaneses nos sorprenden con un nuevo integrante para su familia caracterizado con las llantas de 16 pulgadas. Se trata del nuevo Symphony 125 SR que, como veremos a continuación, sí que presenta importantes diferencias incluso con respecto a modelos de dos discos.

¿Symphony o Jet-4?
Al menos en lo que a diseño se refiere, el nuevo SR está a medio camino entre un Symphony, que ocupa hoy en día la posición de modelo base, su compañero de gama, y el también nuevo Jet-4 125. Del primero adopta prácticamente toda su estructura; nos referimos a componentes como el chasis y la parte ciclo en general y, del segundo, la línea de diseño y en especial algunas piezas adaptadas como el escudo frontal.

Con todo, el nuevo SR esgrime una estética un poco más atrevida y de corte más deportivo que sus hermanos. A través de ella, los diseñadores taiwaneses realizan una fuerte apuesta por una línea más afilada e impactante visualmente, destinada a una público básicamente masculino y con una media de edad menos elevada que en sus predecesores.

Del scooter capta toda la atención un escudo frontal que, como ya hemos dicho, recuerda mucho al del Jet-4, en gran parte debido a la gran óptica Multiconvex (con bombilla halógena) que tiene la misma forma y más que decentes prestaciones. Al quedar el manillar desprovisto del faro, la situación se ha aprovechado para montar, además de los intermitentes anteriores, una pequeña cúpula que, aunque es cierto que en cuanto a protección no tiene mucho que aportar, estéticamente está en plena sintonía con el resto de fibras que le dan forma y los objetivos hacia los que debe ir este modelo.

En general, se han cuidado mucho los detalles, solventando bastante bien la unión entre fibras y rematado en algunas piezas como las llantas, las botellas de las horquillas o la parrilla portabultos (es de nuevo diseño y más robusta que las de sus hermanos) al pintarlas de un sobrio color negro. En este mismo sentido, las costuras del asiento se han acabado con un hilo de color rojo que, además de realzar sus formas, acentúan la sensación de deportividad.

Con todo ello no sólo se logra una imagen de mayor calidad, sino que también se le otorga una apariencia más sobria. Esto se aprecia de igual forma en el cuadro de mandos que, al contrario que en las otras versiones, tiene un aspecto más serio y menos confuso -tienen menos colorines- que no distrae tanto la atención.

Con todo lo necesario
Respecto al equipamiento de serie todo son buenas palabras para el Symphony SR. Frente a sus iguales, posee un listado de opciones tan variado que llegará a sacar los colores a más de un rueda alta, incluso, de primera categoría.

Si hay un punto en que el Symphony SR (y todos sus iguales) son verdaderamente únicos es en su excelente capacidad de carga. Y no sólo por disponer de elementos como la plataforma plana (muchos las tienen, aunque no siempre con su amplitud), ni siquiera por disfrutar de una capaz guantera con cerradura tras el escudo o un gancho portabolsas (éste es un poco pequeño), sino por el espacio que ofrece: un sorprendente habitáculo bajo el asiento. Y es que a pesar de las reducidas cotas del scooter y de apoyarse sobre unas llantas de 16 pulgadas, con el consecuente coste en espacio que ello conlleva, sus creadores se han estrujado las neuronas y se las han arreglado para encontrar el espacio suficiente para dotarlo de un cofre en el que podremos guardar prácticamente todo tipo de cascos, incluido un casco integral pequeño.

Por si fuera poco, para ponernos las cosas aún más fáciles, podremos elegir entre dos métodos de apertura distintos: el más frecuente desde el contacto o, eléctricamente, a través de un botón que hay en la piña de conmutadores izquierda. Además, si es mediante este último, resulta especialmente cómodo, ya que no será necesario parar el motor para acceder a lo que tengamos guardado en su interior.

Como colofón, a este tan completo equipamiento se le tienen que sumar los dos caballetes (el lateral es un poco corto y bastante inestable cuando está colocado) disponibles, unas estriberas escamoteables de aluminio y el práctico desconectador de batería/encendido que casi todos los scooters de Sym hoy en día equipan bajo el asiento.

Ágil y fácil
El Symphony es un scooter pensado y diseñado para la ciudad; por ello, su equipamiento técnico, que engloba la parte ciclo y mecánica, ha sido seleccionado para que se adapte plenamente al medio urbano.

En la cabeza encontraremos los elementos más característicos: las llantas de 16 pulgadas montadas en ambos ejes que, gracias a ellas y los neumáticos de 90/80 y 110/70, demuestra una estabilidad excelente en cualquier circunstancia, aunque a la hora de superar baches o circular sobre terreno muy irregular es donde se impone con claridad ante scooters con llantas más bajas.

Junto a ellas se han montado unas suspensiones de calidad estándar, con un comportamiento un tanto blando y cómodo, especialmente en el caso de los dos amortiguadores posteriores (sin reglaje) que, con pasajero, se comprimen bastante y cuyo funcionamiento se basa casi exclusivamente en el muelle.

El punto fuerte de la parte ciclo es el apartado de frenada, y es que, aunque el SR pesa unos escasos 109 kilos, Sym lo ha equipado con dos discos de freno de 226 mm (lobulados en esta versión) con pinzas de dos pistones delante y un pistón atrás, que resultan excepcionalmente eficaces. Únicamente se le podría exigir un mejor comportamiento de la leva del freno anterior, ya que tiene un recorrido bastante largo y el tacto un poco esponjoso.

En conjunto, la parte ciclo hace que el Symphony SR se comporte de forma ideal por ciudad. Gracias a cualidades como la agilidad de movimientos o la facilidad de conducción, debida en gran parte a su ligero peso, se mostrará como un scooter apto para todos los públicos, fácil y agradable de conducir.

Económico
El motor es pura roca, el monocilíndrico 4T SOHC 4V refrigerado por aire forzado y con recubrimiento cerámico del cilindro ha sido diseñado para resistirlo prácticamente todo y poseer una longevidad superior a la media. En lo que se refiere a prestaciones, sus mejores bazas son una muy buena aceleración desde parado (a pesar de disfrutar de un desarrollo un poco más largo que el de la versión DD) y unas recuperaciones muy dignas para sus 12 CV a 7.500 rpm. Funciona con bastante suavidad, vibra un poco al máximo, pero, en general, a pesar de su simplicidad, se comporta de forma bastante destacable.

Como su compañero de gama, el Symphony DD, gasta un poco. A los 100 kilómetros, un poco más de 4 litros de gasolina, lo que, unido a un depósito de tan sólo 4,8 litros, le proporciona una discreta autonomía teórica de solamente 117 km…

Sea como sea, el Symphony SR no basa sus argumentos única y exclusivamente en su estética deportiva; su filosofía es la de un scooter cien por cien económico, con un mantenimiento que se puede ajustar a la mayoría de bolsillos. Lo mejor de todo es que tampoco deberemos desembolsar una cantidad exagerada de dinero para hacernos con sus servicios, ya que su precio, sin promociones, es de 1.899 euros. De todos modos, no podemos dormirnos en los laureles, ya que actualmente se encuentra a un precio de lanzamiento de 1.799 euros y, por si fuera poco, seguro gratis. ¿No es para pensárselo?

Ficha técnica del Sym Symphony 125 SR

MOTOR

Motor tipo

1 cil. aire SOHC 4V

Cilindrada

124,6 c.c.

Diám. x carrera

N.d.

Rel. compresión

10,5:1

Alimentación

Carburador

Arranque

Motor eléctrico y pedal

Encendido

Electrónico digital CDI

Embrague

Automático centrífugo en seco

Cambio

Variador automático

Transmisión

Por correa trapezoidal

PARTE CICLO

Tipo chasis

Simple cuna desdoblada en tubo de acero redondo

Geometrías

N.d.

Basculante

Grupo motopropulsor oscilante

Susp. delantera

Horquilla telehidráulica de 30 mm

Susp. trasera

2 amortiguadores sin regulación

Freno delantero

1 disco de 226 mm y pinza de doble pistón paralelo

Freno trasero

Disco de 226 mm y pinza de doble pistón

Tipo frenada

Convencional

Neumáticos

90/80 x 16 y 110/70 x 16

Largo total

1.986 mm

Altura máxima

1.137 mm

Ancho total

690 mm

Distancia ejes

1.355 mm

Altura asiento

800 mm

Peso declarado

109 kg

GUÍA DEL COMPRADOR

Precio

1.899 euros

Garantia

2 años

Importador

Motos Bordoy S.A.

Tel.

902 125 100

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos