Prueba del nuevo SYM Joymax Z+ 125. Opción estratégica
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba SYM Joymax Z+125. Opción estratégica

Publicado

el

SYM Joymax Z+125

Si algo caracteriza a SYM es la amplitud de su oferta en un segmento tan importante como el del octavo de litro, una verdadera legión de modelos presentes en todas las categorías, deportivos, rueda alta, económicos y por supuesto en los GT. Dentro de ese nicho la marca taiwanesa es capaz de crear subcategorías para acercarse a todo tipo de público, siempre tiene una respuesta para cada demanda específica. De este modo tras la presentación del nuevo Cruisym Alpha 125, un lujoso GT deportivo llega el turno de un modelo más elegante y sencillo, el Joymax Z+125.

No hay mercado más competido que el de los scooters de 125 cc. Reyes absolutos en las calles de cualquier ciudad, son la solución a la mayor parte de necesidades de movilidad de nuestro actual ritmo de vida. Son la prueba palpable de que cuando se coordinan ideas inteligentes con los recursos idóneos el resultado no es otro que una estrategia ganadora. Y SYM ha tomado ese camino con su Joymax Z+125.

 SYM Joymax Z+125

La habilidad de SYM consiste en colocar el producto ideal en el lugar adecuado y con este nuevo Joymax Z+ busca satisfacer a un abanico de posibles clientes lo más amplio posible. Para ello cultiva el difícil arte del compromiso, busca un equilibrio entre precio y equipamiento que satisfaga a una gran parte del público. Conscientes de que el uso habitual y eminentemente práctico del scooter no requiere de una gran dotación de elementos accesorios, SYM ha simplificado su oferta en este Z+ para ofrecer un GT ligero y eficaz que o se anda por las ramas. Directo al grano

Esta política aplicada al Joymax Z+ no significa que la calidad haya sufrido una merma, sencillamente se ha simplificado su oferta. Carece de algunos dispositivos o gadgets que redondean el equipamiento de – sin ir más lejos – su hermano Cruisym Alpha. Hablamos de un cuadro de instrumentos de corte clásico en lugar de las modernas pantallas digitales, unos intermitentes con lámparas convencionales o de un cofre sin luz de cortesía, por ejemplo. Nada imprescindible.

Al día

En este año, marcado por la entrada en vigor de la normativa Euro 5 en el sector de la motocicleta, todas las marcas aprovechan para actualizar en mayor o menor medida muchos de sus modelos. El SYM Joymax Z+125 no entraría exactamente en ese juego ya que la marca ha creído oportuno renovar una gran parte de componentes, no se limita a una simple puesta al día.

El resultado es una mecánica que sigue gozando de todas las ventajas tradicionales de los modelos de la casa taiwanesa, es decir, tratamiento cerámico en sus componentes internos, inyección electrónica Keihin o una suave transmisión CVT que minimiza las vibraciones a cualquier régimen de giro.

Por supuesto hablamos de un motor de 125 cc que entrega unos efectivos – como comprobaremos más adelante – 14,2 CV y que mueve con soltura una culata de cuatro válvulas.

 SYM Joymax Z+125

A nivel ciclo y como ya hemos apuntado, compartiendo la estructura principal con su hermano de armas, el Cruisym Alpha, repite algunos elementos. Además del bastidor en tubo de acero, las suspensiones constan de una horquilla telescópica de eje retrasado acompañada en la parte trasera por una pareja de amortiguadores, regulables en 4 puntos de precarga. Simple pero efectivo.

En cuanto a la frenada, un elemento que a la postre se desveló como brillante en su actuación, se compone de sendos discos, delantero y trasero, mordido el principal por una pinza de cuatro pistones. En ambos casos su acción es asistida por un sistema antibloqueo firmado por Bosch.

Y por lo que respecta a la pisada, el Joymax Z+ consigue un paso firme y seguro gracias al concurso de una combinación de llantas de 14” delante y 13” detrás que calzan neumáticos de 120/70 y 140/60 respectivamente.

 SYM Joymax Z+125

El planteamiento de SYM resulta atractivo ya de entrada con su característico frontal. Este elemento perfila una mirada inquisitiva, subrayada por unas líneas daylight que enmarcan las ópticas iluminadas por partida doble tanto en cortas como en largas.

Por cierto, tanto el faro como el piloto trasero son full led, en tanto que los intermitentes optan por las clásicas bombillas de toda la vida. Sobre el faro, en el extremo del escudo, la pantalla ofrece una buena protección incluso en su posición más baja, aunque para elevar su altura (cuenta con dos posiciones) necesitaremos herramientas.

No es complicado, sólo aflojar un par de tornillos, pero sería más práctico un sistema más directo y manual, sin necesidad de llegar a un sistema electrónico más caro y complejo.

 SYM Joymax Z+125

El cuadro ofrece una completa información y es de clara lectura, sin complicaciones, mientras que la posición a los mandos es natural y cómoda, a pesar de carecer de plataforma plana lo que limita la movilidad de las piernas.

Las levas de freno no son regulables pero ofrecen una distancia razonable para todas las tallas de mano y permiten un tacto muy preciso. Un detalle interesante es la inclusión de una toma USB 3.0 en la guantera instalada en el costado izquierdo del escudo, perfecto para una carga rápida del móvil.

En cuanto al asiento, ofrece dos niveles bien diferenciados y con un mullido agradable. Además se observan unas elegantes costuras a juego con el logo del modelo bordado. Instalados sobre él, llegamos con facilidad al suelo con ambos pies a pesar de la anchura del conjunto. Bien.

¿Quién da más?

Y la gran baza del Z+ es sin duda lo que se oculta bajo este asiento, un enorme cofre con capacidad para dos cascos integrales sin problemas. Sólo faltaría una mínima luz para que fuese perfecto.

Iniciamos la prueba por las calles de Bilbao donde el Joymax Z+ se mueve con soltura, sin vibraciones ni tirones, incluso a muy baja velocidad, con un buen radio de giro y un grado de confort sin tacha. Arrancando desde cero igualmente ofrece una buena aceleración, no es explosiva pero sí muy progresiva. Salimos en busca de las carreteras de la costa y vamos combinando algún tramo de autovía con recorridos de montaña con bastantes curvas. En ese escenario la SYM no desentona.

A pesar de tratarse de sólo un 125, aguanta bastante bien el tipo en vías rápidas, se mantiene estable y con aplomo y sólo aparecen algunos movimientos en curvas muy rápidas donde el bastidor deja claro que no se ha diseñado para esos menesteres.

Aún así el ritmo puede ser alegre – llegamos a ver casi los 120 km/h de marcador – aunque en esas circunstancias el motor ya trabaja en zona roja. A pesar de eso, no parece sufrir en exceso, lo que no debería ser excusa para abusar de esos regímenes de giro.

En carreteras de montaña y sobre asfaltos de todo tipo el Joymax Z+ 125 sorprende por su eficacia, se aguanta muy bien y sobre todo frena de fábula. Durante el recorrido pudimos divertirnos a pesar de que estamos hablando de un scooter, permitía frenar muy tarde para entrar en la curva hasta bien adentro y luego dejarla correr. Sólo la altura libre provoca algún roce, pero nada preocupante. Los neumáticos Maxxis Pro también acompañan en estos menesteres y ayudan a la eficacia del scooter en estos terrenos.

 SYM Joymax Z+125

Las suspensiones trabajan a la par y ofrecen un buen equilibrio entre solidez y comodidad y aguantan bien una conducción enérgica sin perder confort en recorridos más tranquilos y urbanos.

Queda claro tras esta presentación que la firma asiática sabe jugar sus cartas con habilidad. Ha creado un compañero de aventuras ideal para su Cruisym Alpha, mientras este apuesta por un estilo más deportivo y dinámico, el SYM Joymax Z+125 se decanta por una apariencia más pausada sobre la misma base.

Una estrategia inteligente que permite alcanzar a un público tan variopinto como deseoso de productos sencillos y eficaces.

 SYM Joymax Z+125

Ficha técnica SYM Joymax Z+125

Motor tipo                               Monocilíndrico 4T LC SOHC 4V

Diámetro x carrera                53 x 56,6 mm

Cilindrada                               124,9 c.c.

Potencia máxima                    14,2 kW (10,5 CV) a 9.000 rpm

Par motor máxima                 11,8 Nm a 6.750 rpm

Alimentación                           Inyección electrónica

Arranque                                 Motor eléctrico

Encendido                               Electrónico

Cambio                                    Variador automático CVT

Embrague                                Centrífugo en seco

Transmisión secundaria        Por correa trapezoidal

Tipo chasis                              Estructura de tubo de acero

Basculante                               Grupo motopropulsor oscilante

Suspensión delantera             Horquilla telescópica

Suspensión posterior              Doble amortiguador regulable

Freno delantero                      Disco 260 mm con pinza 4 pistones, ABS Bosch 9.1

Freno trasero                          Disco 240 mm, ABS Bosch 9.1

Neumáticos                              120/70 x 14” y 140/60 x 13”

Largo total                              2.190 mm

Altura máxima                       1.422 mm

Anchura máxima                    750 mm

Distancia ejes                          1.550 mm

Altura asiento                         750 mm

Peso en orden de marcha       171 kg

Depósito gasolina                    12 litros

Precio                                       3.999 euros

Garantía oficial                       5 años

Importador                             Motos Bordoy S.A.

Teléfono                                   93 588 11 33

Website                                    sym.com.es

Galería SYM Joymax Z+125

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2063

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos