Suzuki Van Van 200: La multiusos
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Suzuki Van Van 200: La multiusos

Publicado

el

Pequeña, extraña, diferente, peculiar, rara, extravagante, exagerada,… incluso fea. De todo le han llamado a la Van Van de Suzuki mientras la he estado probando. Sin embargo, yo, que inicialmente me declaraba detractor de un tipo de moto como esta, he terminado por entenderla de alguna manera. El uso diario ha hecho que crea que tiene un hueco en el parking de cualquiera que busque un modo de desplazarse que resulte sencillo, sin complicaciones de ningún tipo y con el ir de un lado a otro sintiendo en todo momento una fuerte sensación de libertad.

Si bien este tipo de motos nace de la necesidad de moverse en sitios de costa en los que hay que atravesar tramos de arena, y para lo que el sobredi­mensionado tamaño de la rueda posterior de esta Van Van resulta de lo más útil, en realidad su funcionalidad ha traspasado esa frontera para convertirse en una útil herramienta de diario con la que moverse en la ciudad y, sobre todo, en urbanizaciones y pueblos en los que el tráfico no es tan denso y se pisa de vez en cuando alguna pista de tierra.

Pequeña pero cómoda
 

Al subirte sobre ella, la Van Van se muestra muy, pero que muy amable. El mullido y generoso asiento es muy cómodo, además de accesible para cualquier estatura –está a tan solo 770 mm del suelo y es muy estrecho–. Si eres muy alto, notarás las rodillas un poco forzadas; pero si eres de estura media como yo, entonces el cuer­po cuadrará perfectamente entre el asiento y las estri­beras.

El manillar también colabora en que nos sintamos cómodos. Primero por la posición de los brazos y el tronco, poco flexionados los primeros y bastante erguido el segundo, y después porque al ser un manillar ancho, tal vez demasiado para circular entre el tupido tráfico urbano, nos ofrece un extraordinario control sobre el guiado de la rueda.

Todo en la Van Van está pensado para hacer de ella una moto ágil, fácil de controlar y muy manejable. El manillar es uno de esos elementos, pero también el estrecho y bajo asiento, así como el poco peso que esgrime en orden de marcha, tan solo 128 kg. Así que a los pocos kilómetros de empezar a conducirla, sientes que es una moto con la que te entiendes a las mil maravillas. Me recuerda en ese sentido a las SR 250 de Yamaha de los años 80 y 90; motos muy básicas con las que podías hasta ir al baño con ellas de lo manejables que resulta­ban.

Motor muy básico
 

La mecánica que le da vida es lo más sencillo que te puedas encontrar en el panorama actual. Se trata de un motor de un solo cilindro, con 199 c.c., que emplea un solo árbol de levas para mover el par de válvulas que hay en la culata. Es un motor muy silencioso; tanto, que en marcha puedes escuchar la mecánica de su interior en movimiento; válvulas, cadena de distribución, etc. Eso sí, vibra un poco demasiado.

El generoso acolchado del asiento evitará que las vibra­ciones las notemos en nuestras posaderas, que ya es mucho, pero en manos y pies estarán presentes a bajo y alto régimen. A velocidades de crucero de 100-110 km/h (alcanza una máxima de 120 km/h de marcador), la frecuencia es tan alta, que no resulta tan molesto. Además, si aflojamos un poco las manos y no apoyamos con fuerza los pies en las estriberas, el trayecto se hace más que soportable, aunque no niego que es uno de los pocos defectos que le he encontrado a esta mecánica.

Sí, vale, son solo 15 CV de potencia los que ofrece, pero creo que están muy bien para las pretensiones de una moto como la Van Van. La versión de 125 c.c. sí la note algo escasa de potencia, pero esta 200 me parece muy aceptable en este aspecto. Además, al no haber querido forzar una cifra de potencia máxima más alta, creo que convierte esta mecánica en indestructible, más aún al disponer de un pequeño radiador de aceite para tratar de mantener la temperatura interna de la mecánica en días de mucho calor o en tiradas largas por vías rápidas. Por cierto, acertada la decisión de dotar al cambio con cinco relaciones en lugar de seis, así el funcionamiento resulta todavía más amable y suave.

Cumplidora
 

Al tratarse de una moto no muy potente, en frenos y suspensiones se limitan a equipar lo mínimo imprescin­dible. Incluso el tren posterior se atreve con un freno de tambor, que creía ya obsoleto en cualquier moto de más de 125 c.c., pero es que no resulta poco; una medida solamente criticable desde el punto de vista del manteni­miento, puesto que hay que estar tensándolo cada equis kilómetros. Delante tampoco es que sea un alarde de tecnología, pues el disco que monta es muy pequeño, pero viene acompañado por una pinza de doble pistón que se porta bastante bien. 

En cuanto a las suspensiones, un poco de lo mismo. En ningún caso tiene posibilidad de reglajes, pero al ritmo que se circula con ella tampoco lo he echado de me­nos. El comportamiento es correcto y sobre todo muy cómodo. He hecho algún tramo por pistas de tierra, con algunos trechos con piedras, y la moto se encuentra muy a gusto en ese ámbito. El hecho de montar un neumático de 180 mm detrás, con un perfil de 144 mm, hace que las irregularidades se absorban perfectamente y queden muy disimuladas, con ayuda también de la amortiguación y el acolchado del asiento.

Para lograr este descomunal perfil, la llanta tiene que ser pequeña, y en el caso de la Van Van, esta es de 14 pulgadas. Por el contrario, la rueda delantera es grande, de 18 pulgadas concretamente, lo que favorece ese guiado fácil del tren delantero.

En conjunto, la Suzuki Van Van 200 se muestra como hemos dicho al principio: una moto sencilla, sin filigra­nas tecnológicas pero muy versátil y extremadamente manejable. Se trata de un excelente opción para aquellos usuarios que buscan movilidad en áreas urbanas poco ha­bitadas, como pueblos o urbanizaciones. En ese ámbito, dudo que cualquier otra moto pueda sentirse más a gus­to que esta pequeña Suzuki. Una auténtica multiusos con la que podremos hacer incluso pistas de tierra.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos