Suzuki B-King: aquel extraño dragster con motor de Hayabusa
Connect with us
Publicidad

Motos

Suzuki B-King: aquel extraño dragster con motor de Hayabusa

Publicado

el

Suzuki B-King

Philip Island, febrero de 2007: Al finalizar el segundo día en Phillip Island, donde habíamos estado probando la nueva GSX-R 1000 2008, Suzuki nos montó a todos los periodistas allí presentes en un autocar para dar una vuelta al circuito.

No entendimos mucho el sentido de esta iniciativa, ya que llevábamos dos días dando vueltas al trazado australiano, hasta a los pocos instantes de haber accedido a la pista nos adelantaron dos enormes naked, montadas por pilotos de fábrica.

Como el autocar iba despacio a las dos motos les dio tiempo de adelantarnos un par de veces mientras dábamos la vuelta al trazado.

Lo que más nos sorprendió a todos fueron sus enormes escapes, saliendo bajo el colín, a modo de los Alpes.

Lo que supimos entonces es que acabábamos de ver dos prototipos de la B-King, una gran y futurista naked, que montaba el motor de la Hayabusa 1300, con su tetracilíndrico de 1.340 c.c. tal cual y sus 185 CV.

Eran otras épocas, y entonces Suzuki era capaz de producir motos tan personales e imaginativas como la propia Hayabusa o su versión desnuda, la B-King. De hecho, en 2001 la marca de Hamamatsu mostró un prototipo de naked con el motor de las Hayabusa turboalimentado y una burrada de CV, que no se atrevió a fabricar en serie.

En su lugar, fabricó la B-King, que con su extraño aspecto y concepto no fue una moto de masas precisamente. Con sus dos enormes escapes y su relativo pequeño frontal la estética de la supernaked japonesa parecía sacada de una película de Batman.

Esos inmensos escapes…

Muchos usuarios recurrían a marcas auxiliares, especialmente Yoshimura, para sustituir a los enormes (y feos, digámoslo de una vez) escapes de serie. De hecho, la propia Suzuki ofertó sus últimas unidades, ofreciéndola directamente con los Yoshimura en lugar de los de serie, con lo que te podías ahorrar unos cuantos kilos de peso, y especialmente, mejorar la estética.

Las últimas unidades se entregaron con escapes Yoshimura

Dinámicamente, la B-King era voluminosa y pesada, y a nivel deportivo no podría compararse a otras grandes naked, ni siquiera a la BMW K1200R, más ágil que la Suzuki. Tampoco era la idea de la gente de Suzuki crear una naked deportiva y ágil.

Como ha sucedido con otras motos -e incluso con otras grandes y pintorescas naked, como la Yamaha MT-01– la B-King está más valorada actualmente que cuando vio la luz.

Su buena estabilidad, excelentes acabados, más que aceptable confort (incluso para el pasajero) y su inconmensurable motor, hacen de ella una buena moto para viajar y, especialmente, ser objeto de muchas miradas.

1 Comentario

1 Comentario

  1. George

    24/12/2019 at 12:47 am

    Que fácil es escribir artículos sobre motos que no se han probado ni se sabe bien como son… ¿Los escapes originales pesados? ¿Sabéis que en realidad son embellecedores de plástico y que dentro lleva una petaca de TITANIO con dos boquillas? Como eso casi todo, pero en realidad con lo que más me he reído es con lo de que es cómoda para el acompañante, un día os llevo de paquete en una rutita de 300-400km… A ver si se os ocurre volver a escribir eso 🤣🤣🤣

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2048

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos