Connect with us
Publicidad

Scooters

Suzuki Address 110: El Address está de vuelta

Publicado

el

0007_apertura_sadd110_38.jpg

El que en su momento fue uno de los cinco fabricantes con mejores ventas de nuestro país ha visto que marcas como Kymco o Sym, especializadas en la fabricación de scooters, le han superado en el ranking al disponer de un catálogo más variado y competitivo. Los pequeños ruedas altas de 125 cc se han convertido en uno de los principales representantes del mercado de las dos ruedas actual. Con el Sixteen la marca no tuvo suerte, pero con el nuevo low cost Address 110 –fabricado en Indonesia–, que recupera uno de los nombres más conocidos de Suzuki, y su precio de 1.990 euros, van a presentar batalla.

Se trata de un scooter muy económico en cuanto a mantenimiento y precio, con un equipamiento de serie sencillo pero con lo necesario y, técnicamente, perfectamente dotado para desempeñar un magnífico papel en el ámbito urbano.

0012_sadd110_03.jpg

En general, el diseño del nuevo Address 110 cumple con el estereotipo de scooter ruedas altas de esta categoría: esbelta y liviana silueta, plataforma central plana y unas cotas muy controlables. Estéticamente su carrocería es más afilada y posee un picudo escudo frontal que da cobijo a los intermitentes y las luces de posición. El faro, como de costumbre, está situado en el manillar e integra una óptica con parábola Multiconvex de tamaño estándar y una lámpara halógena. Tras el escudo se han dispuesto un par de pequeñas guanteras abiertas de buena capacidad, además de un pequeño gancho fijo portabolsas y una piña de contacto con bloqueo magnético de seguridad que también se encarga de la apertura del asiento. Este último nos garantiza la capacidad necesaria para guardar un casco integral (20,6 litros).

0011_sadd110_27.jpg

En cuanto a equipamiento de serie, el Address llega con lo imprescindible: estriberas forradas de goma para el pasajero, dos caballetes (el lateral con desconectador), un cuadro de instrumentos muy básico pero de fácil comprobación, además de algunos elementos muy comunes pero igualmente prácticos, como el arranque secundario por patada o, sobre todo, el trabador de maneta del freno trasero, que cumple las funciones de freno de estacionamiento.

En cuanto al motor, es un sencillo monocilíndrico de ciclo 4T –aire, 2V, SOHC, IE–, muy robusto y básico, pero no de 125 sino de 110 cc. Puede que para muchos esta cilindrada pueda significar un hándicap frente al cubicaje superior de la mayoría de sus competidores, pero debemos tener en cuenta que en un uso urbano, principal cometido para el que ha sido creado el Address, esos 15 cc de diferencia son poco significativos. Lo primero que hay que tener presente es que, en lo que respecta a potencia, ninguno de sus rivales tiene un motor que alcance los 15 CV; el máximo permitido para poder beneficiarse de la convalidación. Como requiere la categoría, son mecánicas muy sencillas, la mayoría, refrigeradas por aire e, incluso, algunas todavía alimentadas por carburador. Por ello es normal que la media de potencia en todos ellos se encuentre entre los 9 y 10 CV, lo que da lugar a una fuerte competitividad en este aspecto y hace que nuestro invitado, pese a su menor cilindrada, pueda plantarles batalla.

0014_uk110nel5_front_inner_.jpg

Una vez en marcha, nos gustó mucho su aceleración, en especial al primer golpe de gas, donde el motor responde de inmediato, y su transmisión, muy directa, hace que arranquemos desde parado de forma muy rápida. Entre los 50 y 80 km/h disfrutaremos de su mejor faceta. En este tramo, el motor se comporta de forma suave y sin flaquezas, al recuperar velocidad de forma fluida y progresiva y, a partir de ahí, perder un poco de fuelle hasta superar por poco los 90 km/h, donde se encuentra su velocidad máxima. Puede que la punta no sea su principal arma y que sus prestaciones no sorprendan a nadie, pero hay que entender que esta no es su intención principal; poco consumo y bajo mantenimiento son su meta.

Ágil y estable

Si somos de los que vamos todo el día enchufados y acelerando sin contemplaciones, el pequeño Suzuki puede llegar a gastar una media cercana a los 3 litros, mientras que si somos un poco más cuidadosos, salimos de los semáforos con suavidad y dejamos que el sistema de transmisión haga su trabajo, no costará demasiado bajar esa media hasta los 2,3 litros a los 100 km. Lo malo es que, como sucede en prácticamente la mayoría de sus rivales, la capacidad del depósito no es demasiado amplia: el Address puede cargar un total de 5,2 litros de gasolina, de los que podremos extraer unos 226 kilómetros de autonomía, que tampoco está tan mal.

Pero a pesar de todo, no se puede tachar al Suzuki Address de ser un scooter lento, sobre todo cuando nos fijamos en su comportamiento en ciudad, donde se siente especialmente a gusto. Su gran baza en este ambiente es su extraordinaria ligereza, tiene un peso en orden de marcha de solo 97 kilos. El Address es extremadamente manejable y fácil de conducir gracias a su poco peso y a las llantas de 14 pulgadas con unos estrechos neumáticos de 80/90 delante y 90/90 detrás. Por si fuera poco, el radio de giro es realmente cerrado; en atascos es el rey. Además, gracias a sus llantas, disfruta de una estabilidad realmente buena; en curva, pese a la estrechez de los neumáticos, nos hace sentir confiados y seguros, mientras que en recta, el chasis demostró una rigidez aceptable.

0010_sadd110_07.jpg

En cuanto a las suspensiones, nos hallamos ante una horquilla convencional y un único amortiguador detrás sin posibilidad de reglaje; ambos son bastante sencillos y, aunque cumplen su cometido sin demasiadas quejas, no son de lo mejor que hemos probado. Su tarado es bastante blando y no retienen demasiado, algo que no molesta en absoluto al circular sobre asfalto impecable, pero un poco más criticable y molesto sobre zonas bacheadas y asfalto rizado.

En cuanto a frenada, el disco delantero y el tambor trasero cumplen. No olvidemos que es un low cost.

Por lo ajustado de su precio, realmente el Address, de Suzuki –recordemos– vale la pena.

Seguir leyendo
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scooters

Prueba Peugeot Belville 125: De buen barrio

Publicado

el

Prueba Peugeot Belville 125

La alianza entre Peugeot y SYM está dando frutos tan buenos como el Tweet 125, que se ha vendido muy bien en todas sus versiones. Ante tan buen precedente, el fabricante galo no ha dudado en llevar esta joint venture un poco más allá y lanzar el nuevo Peugeot Belville 125 que está destinado a completar la gama por la parte alta.

Presentado en París, en directo, el Belville 125 no parece ser mucho mayor que un Tweet, aunque es más corpulento y su diseño está más trabajado y mejor acabado.

Es cómodo y espacioso gracias a la plataforma plana, pero también es muy práctico, ya que cuenta con muchos elementos de carga (cofre, guantera, gancho o un top case exclusivo en la versión Allure), para facilitarnos las cosas.

Igualmente, contaremos con un tablier sencillo –y algo confuso a la hora de comprobar–, intermitentes de emergencia, la apertura eléctrica desde el asiento y toma de corriente USB; no está nada mal.

Una de sus novedades más importantes es el nuevo motor SmartMotion, que integra tecnologías ya conocidas como la LFE de baja fricción y grandes novedades como el sistema ACG –que desactiva el volante magnético durante las fases de aceleración y deceleración cuando la batería está lo suficientemente cargada– y el radiador lateral.

Es muy fino, no es muy explosivo acelerando (tienen 11 CV), pero tiene unas arrancadas consistentes que nos permiten salir rápido desde los semáforos y estirar hasta los 80 km/h sin ningún problema.

Es muy ágil y fácil de conducir, se balancea con solo pensarlo y su capacidad de giro es muy buena; de ahí su magnífica movilidad urbana. Las suspensiones están bien compensadas, tienen un comportamiento consistente, aunque no resultan bruscas sobre asfalto bacheado o adoquines, lo que es una muy buena noticia para ciudades con mal asfalto como es el caso de París.

En cuanto a frenos, todo muy bien, disponemos de buena potencia en ambos trenes y el ABS se dispara –únicamente en la rueda delantera– cuando es necesario. No nos gustó mucho el tacto del freno trasero de nuestra unidad; poco recorrido y la maneta quedaba un poco lejos.

El Belville 125 está disponible desde ya en los concesionarios de la marca, lo está en dos versiones; Allure y la deportiva RS, ambas, a 2.999 euros.

Ficha Técnica

Motor tipo 1 cilindro 4T LC SOHC 2V
Diámetro x carrera 52,4 x 57,8 mm
Cilindrada 125 c.c.
Potencia máxima 11 CV a 7.400 rpm
Par motor máxima 10,4 Nm a 6.500 rpm
Relación compresión N.d.
Suspensión delantera Horquillas telehidráulica, barras de 30 mm
Suspensión posterior Amortiguador de 75 mm ajustable en precarga
Freno delantero Disco de 260 mm, pinza de 2 pistones,
ABS
Freno trasero Disco de 220 mm, pinza de 1 pistón
Neumáticos 110/70 x 16” y 140/80 x 14”
Distancia ejes 1.350 mm
Altura asiento 790 mm
Peso en orden de marcha 127 kg
Depósito gasolina 7,5 litros
Precio 2.999 euros

 

Seguir leyendo

Scooters

Prueba Daelim S3: Crucero de ciudad

Publicado

el

Prueba del Daelim S3

El Daelim S3 no es una versión totalmente nueva de este buen GT urbano de la marca coreana, sino que se trata de la versión para el obligado cumplimento de la Euro 4.

El S3 podría entrar en la categoría de los lujosos, ya que muestra un buen nivel de acabados y equipamiento, como, por ejemplo, la llave de proximidad y del práctico conmutador que conecta el encendido, bloquea la dirección y abre la guantera de llenado del depósito.

Claro y visible el tablier, que tiene hasta cuentarrevoluciones. El cofre dispone de luz de cortesía (leds) y tiene capacidad para un casco integral y algo más. Los reposapiés del pasajero son abatibles y el apoyo lumbar para el pasajero se puede alternar con la parrilla trasera en función de las necesidades.

 

El S3 es un 125 voluminoso y hay que tener eso en cuenta a la hora de moverse entre el tráfico urbano. Los anchos retrovisores a veces juegan una mala pasada, pero a favor del Daelim hay que decir que gira mucho en parado a pesar de su tamaño. Se llega bien al suelo con ambos pies y la plataforma plana es cómoda y permite llevar objetos, si tenemos el cofre ocupado.

El motor de 4V ha pasado por el rasero de la Euro 4. Así, y como sucede en la mayoría de los scooters “restringidos”, el S3 es perezoso a baja velocidad y sufre un poco en las pronunciadas rampas, especialmente si se lleva pasajero; también es posible que su variador use (como parece) un desarrollo más bien largo, lo que favorece una velocidad de crucero más que respetable –es capaz de moverse a 100-110 km/h en vías rápidas.

A muy baja velocidad y especialmente con pasajero, la dirección se vuelve demasiado ligera, pero a velocidades más elevadas el aplomo es bueno. Debido a su peso, el consumo es un poco alto, de 4,1 l/100 km. Aunque esta versión tiene frenada integral, por 200 € más puede adquirirse con ABS.

FICHA TÉCNICA

Motor tipo 1 cilindro 4T LC DOHC 4V
Diámetro x carrera N.d.
Cilindrada 124,1 c.c
Potencia máxima 14,0 CV a 9.250 rpm
Par motor máxima N.d.
Relación compresión N.d.
Suspensión delantera Horquilla telehidráulica, sin reglajes
Suspensión posterior Doble amortiguador hidráulico, precarga ajustable en 3 posiciones
Freno delantero Disco y frenada combinada
Freno trasero Disco y frenada combinada
Neumáticos 120/70 x 14” y 140/60 x 13
Distancia ejes N.d.
Altura asiento 762 mm
Peso en orden de marcha 159 kg
Depósito gasolina 12,7 litros
Precio 3.195 euros (3.395 euros con ABS)

 

Seguir leyendo

Scooters

Prueba del BMW C Evolution 2017: Se llama futuro

Publicado

el

BMW C Evolution 2017

No, no estamos ante un scooter eléctrico totalmente nuevo –el BMW C Evolution 2017 ya va siendo habitual en muchas de nuestras ciudades–, pero sí, estamos ante un BMW mejorado, hasta el punto de que ya pocas pegas podremos encontrarle, pocas excusas para no preferirlo a uno de combustión, y sí, en cambio, muchos argumentos para elegirlo.

Lo que le faltaba…

Era un tema importante que mejorar: su autonomía. Para conseguir solventar este punto se recurrió a los técnicos de la gama de automóviles, creadores de los eléctricos i3 e i8. De la sección de automóviles también se utilizó la electrónica. Así, el nuevo C-Evolution monta tres unidades de batería de ion-litio, de 12 células cada una, con lo que BMW anuncia una autonomía de 160 km, y eso sí que ya es un buen kilometraje para un scooter. Faltaba que lo pudiésemos comprobar.

Hagamos un breve repaso al BMW C Evolution 2017. Su motor eléctrico, con transmisión por correa, entrega 48 CV eléctricos y un par de 7,3 kgm desde 0 rpm. Esto quiere decir que es utilizable con el permiso A2, pero también es limitable a 11 kW (15 CV) para ser utilizado por poseedores del A1.

Con el abundante par motor (7,3 kgm), desde 0 revoluciones, es fácil imaginar que nos pondríamos el BMW por sombrero nada más abrir gas, así que se recurre a la electrónica con el TCA (Torque Control Assistant, o control de asistencia de par) y hay que decir que las arrancadas con el C Evolution son totalmente dosificables. Ya que hablamos de arrancar, echamos de menos una llave de proximidad y un cierre centralizado, ya que al cofre (bajo el asiento del pasajero) se abre con una cerradura lateral y no desde el contacto.

Otro detalle que podrá ser mejor es que no se han usado unos faros con tecnología led, ya que con ellos se ahorraría batería. Sí que son de leds las luces de día y el resto de los pilotos. Más detalles: dispone de puños térmicos de serie, algo que se agradecerá en invierno, y otra útil curiosidad: tiene un botón de marcha atrás o reversa en el puño izquierdo. Manteniéndolo pulsado y dando al gas el scooter retrocede. En el cofre bajo el asiento del pasajero cabe un casco integral.

Prestaciones de deportiva

El BMW C Evolution 2017 dispone de cuatro modos de conducción que detallamos aparte. Resumiendo, el Dynamic, Road y Sail entregan toda la potencia disponible, y el Eco Pro aproximadamente la mitad. El otro punto de estos modos es la capacidad de retención y de recarga: el Eco Pro y Dynamic retienen y cargan al máximo nivel; el modo Road, aproximadamente la mitad de ambas cosas, y el Sail ni retiene ni recarga, aunque tiene su lógica, como veremos.

Me sigue impresionando lo que empuja el BMW a cualquier régimen. Si abres sin contemplaciones desde 0, e incluso desde cierta velocidad, la sensación es que te están empujando cinco elefantes por el trasero, en una aceleración constante hasta alcanzar los 129 km/h a los que se ha limitado.

Para conseguir una autonomía máxima, es cuestión de jugar con los modos: si hacemos ciudad, especialmente en hora punta, con continuos arrancar-parar, nos conviene usar el Eco Pro, ya que consumiremos poca energía circulando y recargaremos el máximo al reducir. Pero si circulamos en rondas o vías rápidas con tráfico fluido, el modo que se debe utilizar es el Sail, ya que no tiene ningún tipo de retención (va a rueda libre y en vías rápidas prácticamente no retendremos) y, jugando con acelerar un poco y luego dejar que corra solo, el consumo de batería será muy bajo.

Hablando de consumo y de recarga, en la instrumentación TFT a color hay sendas barras digitales que muestran en todo momento el consumo y recuperación de energía instantáneos, así como la autonomía restante (que cambia en función del modo utilizado) y la carga de batería que nos queda.

Como una moto

Con su gran tamaño y peso (275 kg), el BMW C Evolution 2017 no es un scooter espacialmente ágil en maniobras a baja velocidad, pero el buen tacto del acelerador y el hecho de que sus retrovisores se replieguen con facilidad ayuda a sortear el tráfico urbano. A alta velocidad en vías rápidas la estabilidad es impecable y los frenos responden bien si los usamos conjuntadamente.

¿Y la autonomía, es real? Jugando con los diferentes modos, según el tráfico y la vía, hicimos 90 km, con un 50 % de batería y quedando 92 km de autonomía, lo que nos da una autonomía teórica de 182 km. Sí, es real, y parece que incluso demasiado honesta…

Ficha Técnica

Motor tipo Eléctrico sincrónico, con imanes de
superficie, LC
Potencia máxima 48 CV a 4.650 rpm
Par motor máxima 72 Nm (7.3 kgm)
Batería De ion-litio, 133 V. Tres módulos de 12 células cada uno
Carga de la batería 4,30 h al 100 %, 220 V/12 A (cargador de 3 kW)
Encendido Electrónico digital CDI
Transmisión secundaria Por correa dentada y engranaje
Tipo chasis Carcasa de la batería portante en aluminio y subchasis en acero
Geometría de dirección 65,9° y 95 mm
Basculante Monobrazo en aluminio
Suspensión delantera Horquilla invertida de 40/120 mm
Suspensión posterio Amortiguador horizontal de 115 mm, ajustable en precarga
Freno delantero 2 discos de 270 mm, pinzas de 2 pistones, ABS Motorrad
Freno trasero Disco de 270 mm, pinza de 2 pistones, ABS Motorrad
Neumáticos 120/70 x 15” y 160/60 x 15”
Largo total 2.190 mm
Altura máxima 1.225 mm
Anchura máxima 947 mm
Distancia ejes 1.610 mm
Altura asiento 765 mm
Peso en orden de marcha 275 kg
Precio 14.250 euros
Garantía oficial 2 años
Importador BMW Motorrad España, S.A.
Teléfono 902 026 100
Web www.bmw-motorrad.es

Galería

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad Solomoto Weekend 2018
Publicidad
Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.026

Suscripción en papel: https://www.quierounarevista.com/solomoto Descargar la revista o suscripción digital en: zinio · kioscoymas

Los + leídos

Copyright © 2018 Solomoto.es. · Aviso legal · Grupo Alesport