Solo Ruta: El valle del Douro
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Solo Ruta: El valle del Douro

Publicado

el

Si el año pasado tuve el placer de visitar y recorrer en moto la región del Alentejo, en esta ocasión la Oficina de Turismo de Portugal me proponía una atractiva ruta por Oporto y el norte del país. Como en mi anterior viaje, las motos las ponía Hertz, que dispone de una amplia gama de motocicletas para alquilar por todo Portugal.
 
Tras un rápido y cómodo vuelo Barcelona-Oporto, nos encontrábamos en el aeropuerto Francisco Sá Carneiro de Oporto acompañados de Mónica, la guía de este viaje, que nos llevó hasta el hotel, donde nos reunimos con el resto de los periodistas invitados, dos suecos, un alemán y un holandés.
 
Tras las presentaciones de rigor iniciamos un interesante tour por la ciudad de Oporto. Visitamos la Casa da Música, un espectacular edificio construido por el arquitecto holandés Rem Koolhaas cuyo interior alberga dos auditorios y varias salas dedicadas a la música y a la cultura. Este moderno icono de Oporto se sitúa justo enfrente de la plaza Mouzinho de Alburquerque, más conocida como plaza Boavista.
 
Para la comida nos desplazamos a la Fundación Serralves. En su interior se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo, rodeado de unos bellos jardines por los que dimos un agradable paseo.
 
Por la tarde tocaba conocer a dos protagonistas que se nos sumarían durante todo el viaje. El río Douro (Duero) y el vino de Oporto. Desde el margen sur del Douro, en Vila Nova de Gaia, donde se encuentran multitud de bodegas de vino, hay una vista preciosa del casco antiguo de la ciudad, con su bello colorido y con la silueta de la Torre de los Clérigos como punto de referencia.
 
Visitamos la bodega Cálem y cruzamos el centro histórico de la ciudad, declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.
 
De esta forma acababa una buena primera toma de contacto con la ciudad de Oporto, y esperábamos con ilusión el día siguiente, cuando empezábamos el tour en moto.
 
Nos acercamos a la oficina de Hertz en Oporto, donde nos esperaban seis BMW R 1200 GS LC totalmente equipadas para la ruta. Así no habría peleas por elegir moto; como mucho por el color…
 
Ricardo Lopes, de Hertz, nos acompañaría con la furgoneta y Hugo Ramos, director de la revista Rev, sería nuestro road lider, que acompañado por Mónica en el asiento de atrás abriría la ruta.
 
Nuestra primera parada fue en Guimaraes, recientemente declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su centro histórico, con sus estrechas calles de la ciudad medieval, está muy bien preservado, al igual que su imponente castillo y el pazo de los duques de Braganza.
 
Continuamos la ruta por sinuosas carreteras que nos llevarían hasta el santuario de Bom Jesus do Monte, en los alrededores de Braga. En este santuario de estilo barroco se halla la iglesia de Bom Jesus con sus largas escaleras.
 
Tras hacer multitud de fotos volvimos a las motos y nos dirigimos hacía Amares. La carretera serpenteaba paralela al río Douro y la atravesaba varias veces por puentes que nos obligaban a ralentizar la marcha para apreciar el paisaje.
 
Disfrutando de las vistas y de la carretera llegábamos a Amares, donde nos detuvimos para fotografiar un monasterio que resultó ser, para asombro general, la pousada donde cenaríamos y dormiríamos esa noche.
 

De Amarante a Viana

Tras una reconfortable estancia partimos hacia Amarante, una pequeña localidad de coloridas casas dividida por el río Tamega. Su puente y su iglesia bien merecen una visita, y al ser domingo coincidimos con un pequeño mercadillo de dulces artesanos típicos de la región.
 
Para ser plenamente conscientes del bello entorno natural que nos rodeaba, subimos hasta el mirador de San Leonardo de Galafura, desde donde se puede contemplar una fantástica panorámica del valle del Douro, en el que nos volveríamos a adentrar para continuar nuestra ruta y explorar sus secretos y placeres.
 
La ruta nos llevaría a Quinta Nova de Nossa Senhora do Carmo, donde comimos y tuvimos la oportunidad de producir nuestro propio vino. La cultura del vino siempre está presente en esta región, como pudimos constatar a lo largo del viaje, pues fuimos testigos de explicaciones sobre la elaboración y producción del vino en varias bodegas, y aprendimos algo nuevo en cada una.
 
Al día siguiente partimos hacia Provesende, donde visitamos una antigua panadería y nos invitaron a degustar un desayuno típico.
 
La ruta se fue animando a medida que nos acercábamos a la población de Vila Real, en parte por el sinuoso trazado de montaña, que invitaba a darle al puño derecho de la BMWen parte por rendirle nuestro peculiar homenaje al circuito urbano que albergó el TT de Vila Real.
 
Volvimos por vía rápida hacia Oporto, donde con mucho pesar no tuvimos más remedio que devolver las motos.
 
El último día, aprovechando que nuestro vuelo partía tarde, visitamos la población costera de Viana do Castelo y nos acercamos hasta la basílica de Santa Luzia, que corona el monte homónimo.
 
De esta manera finaliza nuestro viaje por el norte de Portugal, un destino muy recomendable para disfrutarlo en moto.
Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos