Sobre la movilización motera
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Sobre la movilización motera

Publicado

el

Hace apenas cuatro años, el 13 de noviembre de 2010, 50.000 motocicletas invadieron Madrid en la quinta y última manifestación nacional motera. A pesar del hito que a día de hoy esto nos pueda parecer, esta no fue la más multitudinaria de las manifestaciones moteras celebradas en la capital, puesto que en 2008 se habían llegado a congregar 60.000 motos en los aledaños del Santiago Bernabeu. La de 2010, sin embargo, fue una manifestación especialmente significativa porque por primera y única vez estuvo convocada por todas las grandes asociaciones de moteros del país. La plataforma Unidad Motera logró, por fin, aglutinar bajo un mismo paraguas a los motoclubs y entidades simpatizantes de Lucha Motera y a la Asociación Mutua Motera que tantas controversias, en las que ahora no vamos a ahondar, había generado dentro del colectivo.

Cómo hemos dicho, la de 2010 fue la quinta edición de la Manifestación Nacional Motera, cinco años de efervescencia que nos llevaron a convertirnos en el colectivo de usuarios más y mejor comprometidos con la seguridad vial. No solo de manifestaciones vivía el enorme tejido asociativo del mundo de la moto de aquel entonces, sino que las campañas para donar sangre, las acciones de sensibilización y concienciación y las presiones sobre la clase política para que las motos entráramos dentro de la agenda se convirtieron en una constante. De hecho, y fruto de esas presiones, en 2008 las motos entraron por primera y única vez en el discurso de investidura de un presidente del Gobierno, el que daba inicio a la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del país.

A partir de 2010, sin embargo, los efectos de la crisis empezaron a llegar sin compasión a todos los hogares del país, y la efervescencia de la lucha motera empezó a desvanecerse. Ya no hubo más manifestaciones nacionales, la asociación Lucha Motera, impulsora de las concentraciones, se deshinchó, y los moteros de a pie volvimos a sufrir en silencio los abusos sancionadores y la pasividad administrativa a la hora de mantener en condiciones la red viaria.

Incluso nuestro más incansable luchador, y a pesar de todo controvertido, Juan Carlos Toribio, se pasó una temporada apagado, víctima del acoso y derribo al que fue sometido por sus superiores en la Guardia Civil.

Hoy, Toribio ha vuelto a la carga. Vuelve a hacernos llegar con asiduidad informes sobre los incumplimientos que las administraciones hacen de las normativas que ellas mismas aprueban.

Pero, más importante que eso, hoy los motoristas han demostrado de nuevo que mantienen la capacidad de movilización. Sin nadie detrás, sin el eco de los medios de comunicación y por un tema comercial que nos afecta todavía no sabemos exactamente cómo al bolsillo, los motoristas han vuelto a salir a la calle en múltiples concentraciones por todos los rincones del país. El motivo, que la mitad de las carreras de MotoGP de este año serán de pago si las queremos ver en directo.

Hace falta, pues, una nueva Lucha Motera, AMM o llámese como se quiera, capaz de aglutinar de nuevo al colectivo, de concentrar toda esa energía y canalizarla con el objetivo de garantizar la seguridad de todos los que, por ocio o por necesidad, han elegido la moto como su medio de transporte.

Los moteros somos los usuarios más vulnerables, y también los más comprometidos, de la vía, y tenemos que volver a actuar coordinadamente para que se nos vea como tal y para evitar las criminalizaciones a las que, por desgracia, estamos tan acostumbrados.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos