PUBLICIDAD

¡Se parte por la mitad!

Parece una recomendación bastante estúpida, pero si te propones hacer un salto con tu moto vieja asegúrate que esta no se vaya a partir por la mitad, porque sino te pasará como al tipo del vídeo de hoy.

Podían pasarle mil cosas: que no le diera suficiente gas, que fallara en la recepción y fuera al suelo, o que terminara de morros contra la tierra… pero lo que le pasa a su moto sí que no nos lo esperábamos. 

Deja un comentario