fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Sachs Beast 1000, la bestia que vino del frío, mucha potencia, poco peso…

Nada define mejor a esta moto que su propia denominación, y es que la Sachs Beast 1000 es una auténtica bestia, una fiera radical tanto por su diseño como por su relación peso potencia.

Es imposible no sorprenderse con esta naked diseñada por el estudio de diseño alemán Target Design -sí, los creadores de la Suzuki GSX1100S Katana. Cada rincón es un descubrimiento, y eso que tiene un diseño minimalista extremo.

Y es que el chasis casi no se aprecia. Es un monoviga central de aluminio, del que cuelga un motor V2 que es parte resistente del mismo.

PUBLICIDAD Content_1
Foto de la Sachs Beast 1000
Su diseño es minimalista a tope.

Y el subchasis está formado por un par de delgados tubos atornillados a la viga central, que soporta un minúsculo asiento-colín, con el piloto trasero incluido. Minimalista a tope.

El motor V2 a 60º es de la marca sueca Folan -4T, refrigerado por aire-aceite, 8V, DOHC, que nace de unir dos cilindros Husaberg-. Tiene una cilindrada de 948 c.c. capaz de entregar entre 100 y 150 CV para un peso de solamente 145 kg declarados… Una bestia…

La Sachs Beast 1000 es una naked superdeportiva minimalista, muy ligera y muy potente

Montaba dos radiadores de refrigeración, uno principal en la quilla y uno secundario bajo el depósito, justo por delante del anclaje superior del monoamortiguador posterior.

PUBLICIDAD Content_2

Y el escape estaba ubicado en la parte izquierda, a media altura, cuatro colectores retorcidos -dos por cilindro- que se unían en un único silencioso de pequeño diámetro y alargado acabado en metal pulido.

Foto de la Sachs Beast 1000
La instrumentación analógica digital se reduce a lo mínimo.

En suspensiones va muy bien servida porque equipa una horquilla invertida Paioli -con unas tremendas pletinas cuádruples- y detrás un monoamortiguador Bitubo con depósito separado.

El basculante tiene su justa medida, porque no está muy sobredimensionado. Más bien todo lo contrario, ya que el par de brazos de fundición de aluminio son realmente delgados.

PUBLICIDAD Content_3

Para frenar emplea un par de discos delanteros mordidos por unas curiosas pinzas de freno PVM de ¡8 pistones! Y la parte ciclo se completa con un par de llantas de aleación de 17”.

El responsable de su diseño es el gabinete de Target Design, los creadores de la Katana

La carrocería es inexistente. Lo único que se ve es un minúsculo soporte de faro -un doble elipsoidal apilado- con un par de “paramanos” muy estilizados que lo flanquean.

PUBLICIDAD Mobile_Pos7

El depósito de combustible y el colín conforman la “carrocería” de la Sachs Beast 1000, así de minimalista y ligera es esta bestia.

PUBLICIDAD Content_4
Foto de la Sachs Beast 1000
El motor ultraligero proviene de la unión de dos cilindros de Husaberg.

La instrumentación -anclada en la parte delantera del depósito- se reduce a una esfera analógica central para el cuentavueltas, con una pantalla LCD alargado bajo éste para el resto de las informaciones.

Si esta moto te ha parecido excitante, aunque notas a faltar iluminación full led o el ya habitual equipo de electrónica de seguridad, solo decirte que esta Beast es un prototipo mostrado en el salón de Intermot del año… ¡2000! Sí, una bestia sorprendente que nunca llegó a fabricarse.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8
Foto de la Sachs Beast 1000
Hoy en día aún sería una moto muy atractiva.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

1 comentario en «Sachs Beast 1000, la bestia que vino del frío, mucha potencia, poco peso…»

Deja un comentario