PUBLICIDAD Billboard

RSD Scout, algo bestia de Roland Sands

La RSD Scout es una moto que reivindica lo básico, lo salvaje. Se ha buscado intencionadamente este aspecto de moto hecha en el garaje de casa, a medio terminar, con cables sujetos con bridas, metales con aspecto envejecido, piezas que parecen tomadas de otras motos… Fijaros en el detalle de que el recuperador es una botella de plástico,

Sands y su gente partieron de una Victory Scout totalmente nueva: “No es ninguna tontería decir que la locura es una parte esencial de muchos de nuestros proyectos. Después de todo, ¿quién querría destrozar una moto completamente nueva y reconstruirla desde cero? Somos unos de los pocos que pueden hacerlo sin perder la sonrisa”.

Para la RSD Scout se ha utilizado la experiencia recogida en la Project 156 que disputó (con caída incluída…) la Pikes Peak, utilizando las mimas geometrías, acortando la distancia entre ejes y usando la suspensión trasera de la Ducati Panigale, como en la Project, con un amortiguador Öhlins que actúa en un basculante tubular hecho a mano. Los cortos colectores se han forrado de cinta anticalórica. Sin duda deben emitir un gran estruendo…

PUBLICIDAD Content_1

La RSD Scout tiene la belleza de las cosas básicas y sencillas, pero bien hechas. Una ruda belleza.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario