Prueba Royal Enfield Meteor 350. Para todos los públicos
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba Royal Enfield Meteor 350. Para todos los públicos

Publicado

el

Royal Enfield Meteor 350
Fotos: Miguel Méndez/Royal Enfield

Esta clasificación define a la perfección el radio de acción que alcanza laRoyal Enfield Meteor 350. Como en los viejos códigos de regulación audiovisuales, la nueva Royal se desprende de los rombos para acercarse tanto a noveles como a veteranos, hombres y mujeres, los que llegan del coche y los que vuelven a la moto, los que buscan una herramienta para desplazarse y los que quieren presumir de montura el fin de semana…

Todo es posible a lomos de la recién llegada.

Gran virtud esa de satisfacer a todos por igual. A todos los que sepan a qué modelo se aproximan, naturalmente. Vaya por delante que la Royal Enfield Meteor 350 es una moto sincera, no esconde nada y lo ofrece todo de forma clara, de manera que todos se acercan a ella sobre aviso.

Sencilla, humilde pero al mismo tiempo aparente, esta cruiser urbana  se ofrece como la solución idónea para recorrer las calles con estilo y sin necesidad de tirar la casa por la ventana. No hay más que pensar que la fuente de inspiración de este modelo figura en los anales de la marca, concretamente en la otrora popular Meteor Minor de la década de los 50, una bicilíndrica de 500 cc que ya por aquel entonces proclamaba su facilidad de uso.

La Meteor 350 es una digna heredera del concepto representado por aquella medio litro. Es también la heredera de otros modelos de referencia no tan antiguos y más cercanos a la memoria por estas latitudes, modelos como la Yamaha SR 250 o la Suzuki GN 250. Estás dos señoritas también montaban monocilíndricos refrigerados por aires y supusieron la base de apredizaje en las dos ruedas para muchos de los incipientes moteros de finales de los 80 y principios de los 90.

Eran máquinas duras, resistentes, económicas, de sencillo manejo y con un atractivo innegable, igual que la Meteor 350.

Hoy en día encontramos muchas motocicletas que comparten esas características, aunque la mayoría se concentran en la cilindrada del octavo de litro. Royal Enfield quiere volver a ese espíritu universal de la dos ruedas con su nuevo ejemplar y en consecuencia nos plantea una motocicleta que recoge aquella idea y la pone al día con todos los elementos propios del siglo XXI.

Universal

El estilo escogido sigue las pautas de las dos japonesas antes mencionadas, aunque en esta ocasión el empaque es mayor. La Metor 350 permite que los conductores más menudos no se sientan intimidades y al mismo tiempo deja que las tallas mayores no se encuentren incómodas. Una gran virtud.

Como buena cruiser urbana es larga y baja, con un diseño de líneas muy equilibrado y formas suaves y redondeadas además de simples. Casi, casi un concepto minimalista. Un faro redondo dotado de bombilla halógena y un cerco perimetral de leds como iluminación diurna, complementado con un redondo piloto trasero de similar concepción e intermitentes con carcasa cromada, forman el equipo de luces.

El sencillo guardabarros delantero se equilibra perfectamente con su envolvente homónimo trasero, aportando un toque clásico.Royal Enfield Meteor 350

El cuadro de instrumentos se compone de dos simples esferas, una dedicada en exclusiva al navegador y la otra con una zona central ocupada por una pantalla LCD, rodeada de un cuentavueltas clásico y los testigos luminosos de rigor.

El manillar de tubo se remata con unas piñas que montan algunos pulsadores a modo de guiño vintage, los de arranque y selección de luces, para dar más sabor al estilo de la Meteor. En el otro extremo, la Royal nos obsequia con un puerto de carga USB. Y por cierto, destaca su limpieza de cables, reducidos a su mínima expresión.

Royal Enfield Meteor 350

En el centro del conjunto, el motor participa igualmente de esas líneas limpias, sencillas y bien definidas en tanto que el depósito de 15 litros se cororna con un tapón cromado con bisagra y luce en sus laterales el logo de Royal Enfield. En el caso de las versiones – ahora las comentaremos – Stellar y Supernova con una versión clásica cromada y en el de la Fireball, una calca más sencilla.

Por último, las pequeñas tapas laterales lucen el nombre del modelo y el asiento, dividido en dos secciones, cuenta con unas discretas y prácticas asas para el pasajero.

Royal Enfield Meteor 350

Oferta escalonada

En relación a lo comentado sobre las versiones, la marca india nos ofrece una buena opción de variantes. En esencia son tres variantes de la Royal Enfield Meteor 350, la más sencilla Fireball se caracteriza por sus colores rojo o amarillo, el cerco a juego en las llantas y su escape negro; la siguiente en categoría sería la Stellar, disponible en negro, granate y azul. En este caso el acabado del escape y el manillar es cromado y además cuenta con un respaldo para el acompañante. Por último, la versión Supernova se distingue por su teminación bitono, azul y negro o marrón y negro, además de añadir al respaldo de la Stellar un parabrisas de mediano tamaño.

La primera impresión al ver la Meteor 350 ha sido de sorpresa, se percibe mucho más grande que lo que insinuaba en las fotos. Grande pero no excesiva, lo suficiente para aparentar mucho más que una 350 y no lo bastante como para preocupar a los conductores menos expertos o los de talla reducida.

Royal Enfield Meteor 350

Más sorpresas. Al subirnos a ella, llegamos fácilmente con ambos pies al suelo, es muy cómoda y la postura resulta natural y descansada; estriberas ligeramente adelantadas y bajas y manillar no demasiado ancho que se acerca lo justo. Perfecta en este sentido.

Una vez en marcha, corroboramos esa impresión inicial y al finalizar la prueba, más de cuatro horas seguidas rodando a un ritmo más que alegre, nos bajamos tan frescos. Un diez. Asimismo su peso de 191 kilos no supone inconveniente alguno gracias a un centro de gravedad muy bajo.

Royal Enfield Meteor 350

A esto, por supuesto, contribuye en gran medida el comportamiento de su mecánica. Un motor finísimo, dulce y suave con un cambio de mantequilla y un palpitar prácticamente libre de vibraciones. Esto es posible gracias al empleo de un eje de equilibrado que filtra los poco más de 20 CV de la Meteor hasta el punto de que en algunos momentos dudabas de que el motor siguiese en marcha.

Con unos buenos bajos, es ideal para callejear apenas a punta de gas, beneficiada además por la estrechez del conjunto.

Un detalle importante es que la palanca de cambio es del tipo punta/tacón. No es un inconveniente pero si estás acostumbrado a la más habitual simple leva, te llevará un par de minutos hacerte con el juego necesario para insertar las marchas. Además este sistema tiene la ventaja de que no roza el empeine del calzado, evitando manchas y desgaste.

Royal Enfield Meteor 350

Mejor de lo esperado

Nuestro recorrido durante la presentación en la sierra de Madrid nos llevó rápidamente a terrenos abiertos donde el motor de la Royal Enfield Meteor 350 seguía rindiendo con toda suavidad. Pero 20 CV tienen un límite y en zonas de autovía llevamos la mecánica a su extremo, llegando a notar pequeños cortes de encendido, cuando apenas habíamos superado los 120 km/h de marcador. Queda claro que este tipo de recorridos cuanto más breves, mejor.

Cuando llegamos a las típicas carreteras de montaña, la historia cambió radicalmente. En ese contexto la Meteor 350 se destapa con un bastidor muy solvente y unas suspensiones que a pesar de que priman la comodidad, aguantaron bien el tipo bajo unas condiciones de uso que no serán las habituales en la mayoría de casos. En las subidas el motor exige constantes cambios de marcha para mantener un ritmo vivo, pero en  bajadas sin cuartel, si la dejas correr el bastidor aguanta bastante bien el tipo (recuerda que ha sido diseñado por el especialista Harris Performance, firma propiedad de Royal Enfield).

Royal Enfield Meteor 350

Incluso las sencillas suspensiones trabajan con eficacia. Evidentemente aparecieron algunos movimientos de torsión y tanto la horquilla como los amortiguadores se tragaron algún sapo, pero sorprendentemente nada grave que te hiciese cortar el ritmo.

Los que sí sufrieron ese ritmo anormal fueron los frenos, sobre todo el delantero en algún que otro momento acusó algo de fatiga. Pero insisto, el ritmo anormal de la prueba puede considerarse toda una garantía del buen funcionamiento bajo circunstancias normales.

La conclusión final es que Royal Enfield Meteor 350 ha acertado de pleno con este producto. Ideal para un uso cotidiano, por su afabilidad y bajo coste, además gustará a la mayoría por su atractivo y clásico diseño.

Royal Enfield Meteor 350

Y si crees que la Meteor 350 podría ofrecerte algo más no tienes más que echar un vistazo a su catálogo de accesorios con 37 referencias disponibles por el momento, todas con homologación europea. Desde maletas hasta asientos, pasando por retrovisores, respaldos, pantallas…

¡Ah!, sí, los precios. Pues no te asustarás, seguro, porque la versión Fireball comienza en los 4.095 euros, le sigue la Stellar con 4.245 euros y remata la Supernova, la más cara, con 4.345 euros. La Meteor resulta dulce y suave hasta en su importe.

Lo que más no ha gustado y lo que menos…

Solo+

Un diseño amable y suave se suma a una mecánica muy dulce y una confortable ergonomía. Su precio contenido y unos bajos consumos son otro importante factor a tener en cuenta.

Solo-

Sólo 20 CV se quedan algo cortos en carretera y la frenada muestra signos de fatiga si se abusa de ella.

Royal Enfield Meteor 350

Ficha técnica Royal Enfield Meteor 350

Motor tipo:                            Monocilíndrico, 4T refrigerado por aire SOHC 2V

Diámetro x carrera:             72 x 85,8 mm

Cilindrada:                           349 c.c.

Potencia máxima:                 20,2 CV a 6.100 rpm

Par motor máximo:              27 Nm a 4.000 rpm

Emisiones de CO2:               67,25 g/km

Alimentación:                       Inyección electrónica

Cambio:                                 5 velocidades

Embrague:                            Multidisco en aceite

Transmisión secundaria:     Cadena de retenes

Tipo chasis:                           Doble cuna en tubo de acero

Geometría de dirección:      N.d.

Basculante:                           Doble brazo en tubo de acero

Suspensión delantera:         Horquilla telescópica de 41 mm con recorrido de 130 mm

Suspensión posterior:          Doble amortiguador con precarga en 6 posiciones

Freno delantero:                   Disco de 300 mm con pinza de dos pistones, ABS de doble canal

Freno trasero:                       Disco de 270 mm con pinza de un pistón, ABS de doble canal

Neumáticos:                          100/90 x 19” y 140/70 x 17”

Distancia ejes:                       1.400 mm

Altura asiento:                      765 mm

Peso -llenos-:                         191 kg

Depósito:                               15 l

Consumo medio:                  2,79 l/100 km

Autonomía teórica:              530 km

Garantía oficial:                   3 años

Importador:                          Royal Enfield España – Motorien, SLU.

Contacto:                               motorien@motorien.es, 96 153 93 30

Web:                                      www.royalenfield.com/es

Galería

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2065

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos