Royal Enfield Bullet Electra EFI: Té de la India
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Royal Enfield Bullet Electra EFI: Té de la India

Publicado

el

Para este entorno de confusión y estrés os proponemos una receta cocinada a fuego lento, o mejor, hervida a modo de infusión… Esta bella y personal Royal Enfield Electra, una moto que te devuelve las sensaciones de marcha, de disfrutar de un paseo en moto y hasta el placer de sacarle brillo un domingo mientras tus vecinos te miran con curiosidad y cierta admiración. Vaya, una Royal Enfield, toda una institución… Una marca que comenzó su actividad en Reino Unido en 1831 construyendo bicicletas y trasladó su producción a la India -antigua colonia británica- el siglo pasado.

Sí, todo esto es lo que pensaba mientras oía el profundo petardear del monocilíndrico de 500 cc de la Electra, con un tono y ritmo que recordaba -ya me disculparán- al de un tractor Pasquali. Algo así como un poto-poto-poto lento, agradable y viril. El responsable de ese sonido es un monocilíndrico de carrera larga -nada que ver con cotas de motores actuales-, evidentemente, refrigerado por aire y con una baja compresión que le otorga una gran dulzura y una gran longevidad mecánica, así como una potencia justita…

La unidad probada utilizaba inyección (a partir del año próximo, todas la equiparán) y un pedal de cambio con talonera. Cambio que, por cierto, es suave, lo mismo que el embrague. Otra nota folklórica la pone la palanca de arranque, situada en el lado derecho de la moto. Y es que el tema del arranque eléctrico es una modernidad de hace poco. La versión con la que contamos incluía dos asientos con muelles, del tipo bicicleta, en lugar del más tradicional asiento corrido. La banderola con el logo de la marca, pintado a mano -todos los logos y filetes de las Enfield se pintan a pincel-, sobre el guardabarros le daba un adorable aspecto, todavía más retro si cabe.

El chasis de acero tubular es el mismo que se fabricaba hace 50 años, de probada robustez -durante te la Segunda Guerra Mundial se lanzaban Enfield en paracaídas desde aviones, sin problemas- y la instrumentación es de lo más simple, con un velocímetro a la vieja usanza: un simple odómetro, ni parciales ni puñetas.

Unos testigos de luces, punto muerto, intermitentes, reserva y chequeo del motor conforman toda la información de la Bullet Electra. La versión actual también equipan un disco delantero en lugar de tambor, y es que ante todo, seguridad… Hay mucha gente que no quiere caer en los populares y populistas scooter, tremendamente prácticos… y poco más. Muchos personajes singulares, como diseñadores, estilistas o arquitectos, por poner algunos ejemplos, buscan siempre ese algo diferente, con personalidad, que se distinga y los distinga entre la masa.

Sin duda, la Bullet Electra tiene poco de convencional y no pasa en absoluto desapercibida, pero ¿puede ejercer las funciones de moto ciudadana y cotidiana? Descúbrelo en el número 1.696 de Solo Moto.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos