Rossi se confiesa tras su vuelta a Yamaha. Entrevista completa
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Rossi se confiesa tras su vuelta a Yamaha. Entrevista completa

Publicado

el

  • Enrico Borghi

De su cara, del corazón y de su forma de hablar en los últimos dos años, a Valentino Rossi le había desaparecido la expresión y la sensación de felicidad, de que se estaba divirtiendo con lo que estaba haciendo. Cuando tras el entrenamiento realizado en Sepang Rossi preparaba las maletas para volver a Italia, la sonrisa había vuelto a su cara. Para los que le conocemos bien, nos recordó al Valentino que irradiaba felicidad de los viejos tiempos, y la frase “he vuelto a divertirme” fue una constante repetida a lo largo de las tres jornadas que pilotó la Yamaha M1. Es decir, su moto, como él mismo la ha definido.
Y aquí está, el nuevo Valentino Rossi. Treinta y cuatro años el 16 de febrero, 9 títulos mundiales y 105 victorias en GGPP en cuatro categorías diferentes, una derrota, la de Ducati, y unas ganas inmensas de volver a disfrutar de lo que más ama en este mundo: correr en moto.

Enrico Borghi: ¿La palabra divertimento puede ser la clave para volver a empezar?
Valentino Rossi:
Seguramente. Ésta es la clave para volver a empezar, porque en mi situación, con 17 años en el Mundial y 9 títulos -esto debería recordarlo… -, es fundamental ir a las carreras con ganas. Yo corro para divertirme, y quiero hacerlo llevando la moto. Es la cosa más importante para mí y es también la más bonita.

EB: Volver a subir a la Yamaha ha significado retomar un proyecto en cierto modo también tuyo. Trae a la mente la bonita aventura con Masao Furusawa, cuando todo cambió. Aquí también está tu trabajo. ¿Por eso ya desde el primer día has dicho: “Ésta es mi moto”?
VR:
Ha sido una combinación de cosas. Yo no cambié la Yamaha para convertirla en mi moto. Me encontré bien con ella desde el primer momento, cuando llegué en enero de 2004; porque es una moto que se adapta muy bien a mi estilo de pilotaje. Cuando elegimos el motor, justo aquí en Sepang (hace nueve años), éste funcionaba diferente a lo que había habido antes. Es más, la moto era más lenta, pero Yamaha eligió un camino y ha seguido siempre el mismo. Después, desde allí, continuamos a trabajar en ella, convirtiéndola en una moto más fácil y más, cómo se dice, “rider friendly”.

EB: Dijiste, antes de ir a Sepang, que antes de nada tenías que comprobar si eras todavía un piloto.
VR:
Había dicho alguna vez que quería saber si todavía era un top rider. Yo también tenía mis dudas.

EB: ¿Y lo eres todavía?
VR:
Sí.

EB: Pero según la filosofía de Jeremy Burgess, tú tienes que volver a ser un racer (N. del R.: Un piloto de carreras).
VR:
Sí, pero para verificar eso necesitamos esperar hasta la primera carrera.

EB: Y tú me imagino que quieres volver a ser competitivo, estar delante en cada carrera.
VR:
¡Por supuesto! La carrera, el cuerpo a cuerpo, siempre ha sido uno de mis puntos fuertes. Aunque sí, por desgracia, ahora esto es cada vez menos importante a causa del camino que ha tomado MotoGP.

EB: Lo dices porque la nueva generación de pilotos son más pilotos de ordenador que guerreros.
VR:
Ahora funciona así: no hay casi estrategia, sólo velocidad, ritmo y concentración. Las peleas con los otros pilotos a veces existen, pero ya no es tan importante como hace años, cuando las carreras también se ganaban con estrategias, aunque fueras un poco más lento que el otro. Antes había mas sitio para inventar. Ahora, si eres más lento que el otro, hay muchas probabilidades de que te gane.

EB: ¿Temes que esta nueva situación te perjudique a la hora de intentar volver a ser competitivo?
VR:
Digamos que es una ventaja que tenía en el pasado y que ahora se ha convertido en algo menos importante.

EB: Sin embargo, tú siempre te has caracterizado por imponer tu ritmo en el momento preciso y escaparte.
VR:
Es cierto, pero la gran diferencia respecto a hace algunos años es que ahora se puede apretar al 100 % en toda la carrera. Entre el mejor giro y el peor del piloto que gana hay sólo tres o cuatro décimas de diferencia.

EB: ¿Entonces antes no era así?
VR:
En las primeras vueltas era necesario estar atento porque los neumáticos tenían que coger temperatura, después se apretaba hasta que se acababa el neumático; y a partir de ese punto, se empezaba a marcar la diferencia. Al final podía llegar el que había sido mejor en conservar la goma. Ahora, con la gestión electrónica tan sofisticada y con los Bridgestone, se pilota de la misma forma de la tercera curva hasta el final.

EB: Sorprendes por mantener la pasión y por cómo la transmites a los que te rodean. ¿Esta pasión forma parte de tu activo para conseguir recuperar tu papel en MotoGP?
VR:
Soy un gran apasionado. Amo las motos de carreras y esto es fundamental para seguir adelante. Entre los pilotos hay diferencias en los motivos por los que se corre. Algunos corren porque tienen ese talento y quieren volverse ricos y famosos gracias a él; hay quien corre y quiere ganar porque quiere tener una recompensa en su vida; y hay quien, como en mi caso, corre porque es un apasionado de las motos. Podríamos decir que pilotar una MotoGP al límite puede ser la cosa que más me gusta por encima de todo lo demás. Esto es importante para tener una larga carrera.

EB: Y esto da la motivación.
VR:
Yo quiero correr, estoy motivado. No voy a las carreras, después de todo lo que he ganado, porque no me guste quedarme en casa. Yo tengo ganas de correr todavía y estoy muy motivado.

EB: ¿Tienes la sensación de haber perdido dos años?
VR:
En fin…

EB: ¿Te lamentas de la decisión que tomaste en su día?
VR:
No mucho, ya que creo que valía la pena intentarlo.

EB: Entonces, ¿fue una buena decisión dejar la Yamaha por la Ducati?
VR:
Sí, por lo que me habían prometido… Y porque haber ganado con la Ducati habría sido genial.

EB: Sobre el papel, el reto era bonito.
VR:
Por una parte no me frustra porque valía la pena probarlo; por otro lado digo que sí, que hemos perdido tanto tiempo porque no fuimos nunca capaces de mejorar.

EB: Esto último es lo que más ha costado entender: la incapacidad de progresar.
VR:
Ha sido muy frustrante porque si partes de un punto y después de dos años, aun y sin ganar, has mejorado, es una cosa; nosotros fuimos a peor.

EB: ¿Crees que estos dos años te han hecho más débil?
VR:
Yo creo que no.

EB: Entiendo esto como una buena noticia.
VR:
Está claro que al ser dos años más viejo ahora es un poco más difícil. Cuando ganaba carreras lo hacía contra pilotos que ya no están. Los pilotos mejoran, evolucionan, como sucede en la evolución de las especies. No me siento más lento de cuando ganaba diez carreras al año, el problema es que los otros van más fuertes porque pertenecen a una generación posterior. Es más, quizá han pasado dos generaciones, no sólo una.

EB: Podríamos decir que has sido testigo de la llegada y el crecimiento de otros pilotos fuertes.
VR:
De hecho hay una situación que me hace reír: esos a los que no gusto, o que no son mis fans, antes animaban a Capirossi, después a Biaggi, posteriormente han pasado a Gibernau, después a Stoner, y ahora a los top riders españoles… Así es fácil: ¡yo soy sólo uno!

EB: Pero todavía estás aquí y al parecer no tienes sólo un presente, sino también un poco de futuro competitivo.
VR:
Estoy muy contento de cómo ha ido en los primeros test. Estoy aliviado. Siento que he vuelto a nacer porque estoy ya allí, con los pilotos más fuertes del mundo: esos que están en el top de sus carreras. No estoy muy lejos.

EB: Imagino que a estas alturas ya los has estudiado.
VR:
Sí, así es. El único que todavía no he estudiado mucho es Márquez, el Márquez de MotoGP. No creo que tarde mucho en entender su forma de pilotar, ya que he visto cómo lo ha hecho en Moto2.

EB: Márquez es el piloto de esa segunda generación que has mencionado. Personalmente creo que se parece a ti; le encanta la pelea, el cuerpo a cuerpo.
VR:
Márquez es el único piloto que me recuerda verdaderamente a mí, y por eso, aunque sea mi adversario, soy fan suyo.

EB: ¿Su fan? Suena raro.
VR:
Sí, porque me veo a mí mismo reflejado en él, me recuerda mucho a mí cuando llegué el primer año a 500. Además ha sido el único piloto después de mí, y probablemente el único de la historia, que ha ganado tanto como yo hasta ahora.

EB: Él ha dicho que siempre has sido su ídolo por tu modo de pilotar. En los tres días en Sepang estaba muy interesado sobre los comentarios que hicieras sobre él…
VR:
Es un chico inteligente y tiene la actitud correcta en todo con todos, también con los que trabajan con él. Márquez es una preocupación y no sólo para mí. Lo será, y mucho, también para Lorenzo y Pedrosa, porque, de entre todos, él es el que tiene más posibilidades de mejorar.

EB: Si Márquez confirma las expectativas, quizás llevará a equivocarse a Lorenzo y Pedrosa… y tú podrías tomar ventaja.
VR:
Puede ser. Soy el único de los pilotos que tienen una de las mejores cuatro motos de cabeza, que no es español. Soy el
único que luchará contra el dominio español, y eso podría ser una ventaja. Es decir, si llego yo delante, quizá cada uno de ellos se sienta menos triste de como lo estaría si el que termina por delante fuera un compatriota. Quizá este discurso vale un poco menos para Lorenzo.

EB: Hay la rivalidad interna del Team Yamaha. Y los dos lo sabéis… Él ha mejorado mucho.
VR:
Lorenzo aprendió mucho de mí y lo hizo en el momento justo.

EB: Es decir, cuando tú estabas en cabeza y conocías la Yamaha a la perfección.
VR:
Sí, el estuvo en el equipo conmigo en los años perfectos: en 2008 y 2009. Ése era el momento en el que él tenía que dar el salto de calidad y yo estaba verdaderamente en lo más alto.

EB: De hecho, en 2008 y en 2009 el Mundial lo ganaste tú.
VR:
Estando muy cerca de mí aprendió no sólo a cómo pilotar la moto, sino también a enfocar el trabajo en equipo, y por cierto, tiene un gran equipo: Forcada tiene el coraje y la experiencia casi como Jeremy. Esto me fastidiaba un poco al principio porque sabía que le estaba dando una gran ventaja a un piloto con gran talento. Por eso probé a centrarme en lo mío y poner un muro y todo el resto… ¿Pero sabes cuál fue el problema? ¡Por desgracia hacer todo eso no ha servido para nada (risas)!

EB: Es normal que el veterano intente poner freno a la juventud. También cuando tú tenías 20 años alguien intentó hacértelo más difícil.
VR:
¡Y no ha servido para nada! (Ríe). Pero es así como funcionan estas cosas. De todas formas, nos podemos divertir.

EB: Es interesante el modo en cómo te has vuelto a acercar a Lorenzo.
VR:
Lorenzo ha sido muy elegante en estos años difíciles; como lo ha sido Pedrosa. Ambos me han demostrado su respeto sin interferir en estos dos años que… ¿puedo hacer una broma?

EB: Obviamente
VR:
¡En estos años en los que atacarme a mí era como disparar a uno que está cagando!

EB: Entendido…
VR:
Es justo esto lo que hicieron Stoner y un poco Dovizioso, entre otros.

EB: Pero no Lorenzo ni Pedrosa.
VR:
Tengo mucho aprecio a Lorenzo, como piloto, pero también como persona, porque siempre ha sido leal. Creo que él sí esperaba que fuera rápido con la Yamaha; él sabe cómo voy yo.

EB: De todas formas se necesita el coraje para ir a casa de Lorenzo ahora. Es decir, retarlo, con la misma moto, en su mejor momento.
VR:
Esto me lo ha dicho mucha gente. La verdad es que, tal y como estaba, no ha sido difícil elegir.

EB: Esto también es verdad.
VR:
He tenido la suerte de correr siempre con las motos justas de cada momento: con la Aprilia en 125cc y 250cc, con la Honda en 500cc y en MotoGP, y después con la Yamaha en MotoGP. Así que
yo sé qué tiene que hacer una moto para ser ganadora y qué tiene que hacer un equipo para ganar el título mundial. Quizá éste ha sido el problema en Ducati: que yo sé cómo se hace.

EB: A propósito, en estos dos años has sido un caballero pensando en lo que eres y dónde te has visto obligado a estar.
VR:
Me gustaría explicar esta historia sin crear polémicas.

EB: Nadie las quiere.
VR:
Los caminos a recorrer eran dos: o empezaba a gritar como un loco o decía lo que pensaba sin armar tanto jaleo. Ha sido esto último lo que he intentado hacer, aparte de dos o tres veces en las que perdí los estribos.

EB: Los fuertes permanecen tranquilos, ¿no se dice así?
VR:
Es lo más productivo. Pero al final, aun y estando tranquilo, no ha cambiado nada. Aunque lo hubiera hecho del otro modo, si hubiera armado un gran jaleo, tampoco habría cambiado nada. Digamos que, tratando de ser elegante, he ahorrado energías.

EB: ¿Tienes ganas de venganza?
VR:
No, porque yo corro por mí. Esta historia de correr para demostrar algo, para buscar una vendetta, es de hace años, de cuando fui a Yamaha por primera vez porque quería batir a la Honda. Fue también bonito correr así, pero ahora es distinto: yo, lo mío, ya lo he hecho. Seguramente ahora también quiero batir a la Honda, pero la situación es distinta.

EB: Habiendo subido a la moto campeona del mundo, ¿has encontrado que la MotoGP ha avanzado en estos dos años?
VR:
¡Ha avanzado mucho! Me he encontrado una moto más fácil de pilotar y con características impresionantes: el grip que tiene ahora cuando la moto está totalmente plegada permite hacer plegadas monstruosas; y la electrónica permite una salida de la curva increíble. Las motos de cabeza han hecho pasos enormes.

EB: Pero el espectáculo empeora.
VR:
Porque esta es un aspecto positivo por un lado pero al mismo tiempo es negativo: si encima de la moto es todo perfecto, entonces es más difícil estar cerca del que tienes delante.

EB: Volvemos a las curvas. La M1, en particular, se define como una moto muy eficaz a la hora de gestionar las curvas.
VR:
¡La M1 no es una moto, es una máquina de tumbar! A menudo tengo que cerrar los brazos porque si no, toco al suelo con los codos. En 2010 era ya muy buena en curva, pero no estaba al nivel en el que se encuentra hoy. Probablemente es la diferencia más grande con la Ducati.

EB: ¿Es verdad que con la Ducati las estriberas tocaban al suelo porque es demasiado baja?
VR:
El año pasado tocaban menos, pero todavía lo hacían… Pero el problema no era sólo ése: es que la Ducati no quiere inclinar. La M1 en cambio te da un gran gusto al tumbarla.

EB: El salto hacia delante de las motos de referencia, las japonesas, lleva a la conclusión de que en Ducati se han quedado atrás.
VR:
Sí. También porque el dualismo, la competencia, permiten crecer. Así como el dualismo Pedrosa-Lorenzo ha permitido a ambos crecer, lo mismo sucede con Yamaha y Honda. Si la Yamaha avanza, entonces la Honda avanza más y entonces Yamaha aprieta todavía más y la Honda reacciona… Ellos, gracias a esta lucha continua, siempre logran avanzar y la Ducati se ha quedado atrás.

EB: Volvemos al problema de cómo tratar con los jóvenes. Burgess dice que tu experiencia te ayudará a luchar con su agresividad.
VR:
He leído en algún sitio que la experiencia es el nombre que uno da a los propios errores. Es una bonita frase. Es una gran verdad.

EB: ¿Qué pierde un piloto a tu edad?
VR:
No es tanto el hecho de no ser agresivo o de no ser capaz de pilotar al límite porque se tiene miedo, pero se intenta arriesgar un poco menos en los momentos peligrosos, es decir, cuando no hay buenas condiciones como por ejemplo cuando empieza a llover y llevas neumáticos slicks… En ese momento, la inconsciencia de un joven que no ha tenido nunca caídas serias, tiene ventajas. En cambio yo, que las he vivido y he caído en situaciones así, inconscientemente lo recuerdo y mi cerebro dice: ¡atento! Quizá es eso lo que pierdes un poco, pero por el resto, creo que no he perdido nada.

EB: También porque tú tienes una gestión excepcional de la temporada completa y sobre todo de la carrera. Desde el viernes por la mañana preparas todo de un modo impecable.
VR:
En esto he enseñado mucho a los que han venido detrás de mí, los que han crecido viendo lo que hacía yo. Ellos ahora interpretan el fin de semana de ese modo, teniendo en cuenta todos los detalles para llegar el domingo a la carrera en las mejores condiciones posibles… Ya no tengo ventaja ni siquiera en eso.

EB: Si no bastaba con Lorenzo y Márquez, también Pedrosa ha crecido claramente como piloto.
VR:
No me esperaba un Pedrosa tan fuerte en la segunda parte de la temporada pasada: ganó al cuerpo a cuerpo con Lorenzo, le apretó, exprimió bien la Honda, ganó muchas carreras; y ganó la carrera de Valencia en condiciones muy difíciles, con el asfalto medio seco, medio mojado. Dani está preparado, éste podría ser su año.

EB: Es un sentimiento generalizado en el paddock.
VR:
Aunque hay un destino extraño: siempre le ocurre algo en el momento en el que está en lo más alto. Como pasó en Misano en 2012: una tontería le hizo perder el Mundial.

EB: Digamos la verdad, Valentino Rossi sólo puede tener un objetivo: ganar.
VR:
¡Por supuesto!

EB: También porque eres esclavo de tu carrera: de ti se espera sólo la victoria.
VR:
Lo sé y esto vale sobre todo para quien no se da cuenta de cómo cambia la relación que hay entre la edad que tienes y el nivel al que debes seguir. Es
duro pero para muchos parece que sea evidente.

EB: En MotoGP ahora es difícil ganar después de los 30 años… tú tienes 34.
VR:
El Mundial lo han ganado pilotos más viejos que yo, pero eran otros tiempos. Hablamos de GGPP, porque en SBK es distinto. Pero dicho esto, la gente tiene que entender que estar allí a los 40 años, como ha hecho Biaggi o como está haciendo Checa, no es nada fácil. Es necesaria la pasión, las ganas y la motivación.

EB: Será difícil quitarte de encima la obligación de ganar siempre.
VR:
Lo sé, y tengo que decir que en el fondo ha sido culpa mía (ríe).

EB: Nos has acostumbrado a todos demasiado bien.
VR:
Exacto

EB: ¿Cómo lo harás para ganar ahora?
VR:
Para este año el objetivo es volver a ganar una carrera. Eso es lo más importante y después ya veremos cómo se desarrollaran las cosas.

EB: ¿Será difícil?
VR:
Tendremos que estar siempre al 100 % porque estos pilotos modernos van muy fuertes. Tenemos que hacer un razonamiento sobre el tiempo, en el sentido de que si yo tuviese 25 años y tuviera que correr contra Lorenzo y Pedrosa, con mi misma edad. Mi problema sería que tengo que demostrar de ser competitivo todavía, aunque haya pasado esa edad.

EB: De todas formas ya has resuelto tu primera duda.
VR:
Sí, he comprobado que todavía soy capaz de pilotar. Hay que decir que en los últimos dos años, quizá tres, el modo de pilotar una MotoGP ha cambiado muchísimo. Ahora el estilo de pilotaje es muy distinto respecto al que se usaba en 2008 y 2009.

EB: Es decir, los últimos años antes de que empezaran tus problemas: los infortunios en 2010 y después… la Ducati.
VR:
Antes de rodar en Sepang era ya consciente del hecho de que debo cambiar un poco mi estilo de pilotaje, y después de hacer estas comprobaciones sé que soy capaz. He podido verificar que con la M1, si intento cambiar cualquier cosa de mi estilo, funciona inmediatamente. En los dos últimos años no funcionaba nunca. Ahora parece que estoy haciendo otro deporte.

EB: Es como si hubiera vuelto el fuego sagrado dentro de ti.
VR:
Quizá no se había ido nunca. Hoy se ve porque la situación ha cambiado completamente.

EB: ¿Se puede afirmar que Valentino Rossi ha vuelto?
VR:
He vuelto a ser competitivo, pero para batir a Pedrosa y Lorenzo todavía tenemos que trabajar. Soy rápido en un solo giro, pero me falta todavía ritmo de carrera, lo entendí cuando vi la simulación de Lorenzo. Hay otros elementos que me hacen pensar que nos divertiremos.

EB: Y pensar que hay quien dice que tendrías que haberte retirado porque tienes poco que decir.
VR:
¿Sabes cuál es el problema? A pesar de todo lo que dicen muchos, es decir que ya no soy fuerte y que debería pensar en dejarlo, al final sólo hay una persona que conoce la verdad. Y esa persona soy yo.

 

Entrevista publicada en la revista SoloMoto 1910

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos