PUBLICIDAD Billboard

Risemousse B-Sure. Antipinchazos para motos de asfalto

Por lo común solemos asociar el concepto de mousse a dos cosas, o bien un delicioso postre de delicada textura o en el caso que nos ocupa, a esa espuma casi milagrosa que evita abandonos a los pilotos de off-road por culpa de inoportunos pinchazos.

PUBLICIDAD Content_1

Precisamente la firma italiana Risemousse acaba de presentar en la pasada EICMA de Milán una nueva solución, no ya para las motos de campo, si no para los modelos de carretera.  El nuevo mousse B-Sure, es el primer compuesto de estas características diseñado para uso en modelos totalmente asfálticos.

La empresa lombarda introduce de este modo, en este segmento de las dos ruedas, una solución ya plenamente aceptada y conocida entre los amantes de las especialidades off-road, pero hasta ahora vedada al resto de especialidades sobre dos ruedas.

El empleo de un mousse aleja el fantasma del pinchazo e incluso en caso de producirse, garantiza la posibilidad de seguir circulando y llegar sin problemas hasta un taller donde solucionar definitivamente el contratiempo.

Un sistema seguro y práctico

Recordemos que el mousse no es más que un tipo de espuma con la misma forma y tamaño que una cámara de aire inflada a su presión normal de uso.

Su función  es precisamente esa, ejercer como cámara de aire dentro del neumático, con el añadido a sus propiedades antipinchazo de minimizar el impacto constante que sufren las llantas y por lo tanto, reduce su paulatino deterioro.

Lo que ha hecho Risemousse con su B-Sure es adaptar esta solución a todo tipo de motos de carretera. Esto lo ha logrado gracias a un control electrónico que integra en su mousse especial y a un compuesto, el MEPP (Memory Expanded Plastic Polymer), capaz de permitir al piloto realizar un recorrido a ritmo moderado durante un cierto número de kilómetros sin tener que bajarse de la motocicleta.

La firma italiana ha desarrollado una composición de tecnopolímeros con nanotecnología, que permite a la mousse obtener el máximo rendimiento durante su uso, al memorizar su densidad.
Esto ocurre gracias al enfriamiento posterior al trabajo de rodaje del mousse (unos 30 minutos) un período en el que la sofisticada composición de EPP (Polímero Plástico Expandido) «memoriza» la densidad del mousse, preservando su vida.

Rismousse B-Sure

PUBLICIDAD Content_2

Por otra parte, la utilización de estos mousse va asociada a un control electrónico, dotado de leds, que permite al conductor controlar el estado de presión de sus neumáticos en tiempo real. El sistema avisará en caso de pinchazo o caída de presión de forma inmediata.  Toda esta información se transmite gracias a un sensor inalámbrico que emite a través de radiofrecuencia.

Todo controlado

El Blackbox B-Sure, la particular caja negra del dispositivo, recoge todos los datos enviados por el sensor B-Sure, almacenados en un bolsillo especial prefundido en el mousse. Todo ello actúa como «núcleo operativo» del sistema diseñado por Risemousse.

En lo tocante a la autonomía, la batería integrada tiene una duración media de tres años, mientras que para optimizar el rendimiento, el sistema dispone de un modo Eco que hace que el sensor se active sólo cuando el vehículo está en movimiento.

Rismousse B-Sure

La oferta de Risemousse B-Sure e muy amplia y se divide en diferentes familias de productos:

· URBAN para scooters de ruedas altas o bajas

· ADVENTURE para motos trail, on-off y Rally

· CHOPPER para motos de tipo custom

· TOURER para motos touring y naked

· SPORTY para motos deportivas (no carreras ni pista)

Rismousse B-Sure

Según Risemousse, el B-Sure estará disponible a partir de la primavera de 2022 en las dos familias de productos Urban y Adventure, para posteriormente ir sumándose el resto de gamas.

Los precios de venta al público para la gama Urban rondarán entre los 60 euros y los 110 euros por mousse, mientras que para la gama Adventure el rango de precios oscilará entre 150 euros y 180 euros.

Deja un comentario