Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después de comer en las Muntanyes de Prades –os recomendamos que no os perdáis las carreteras de este conjunto montañoso de la provincia de Tarrogona-, y pasar por nuestro penúltimo Control de Paso en Valls, nos dirigimos al Complex esportiu El Congost para poner punto y final a esta corta pero intensa aventura por las mejores vías catalanas.

Cruzar el arco de llegada de la Rider1000 fue una gran satisfacción. Lo celebramos por todo lo alto y no tuvimos prisa en recorrer los metros finales para recoger nuestro premio. “¡Ha sido fantástico! El próximo año espero apuntarme a la Rider500 o 700… Me lo he pasado genial y la compañía ha sido inmejorable”, dijo Lola mientras entrábamos en el pabellón deportivo. “Además, me ha encantado la BMW que me han asignado, la R1250R, sobre todo en el modo de conducción Dinamic, ya que el comportamiento de su motor por carreteras reviradas era ideal”.

Una vez más ha sido una experiencia única y hemos aprendido mucho de nuestros participantes. Hacer estás rutas y compartirlas con todos vosotros es, sin lugar a dudas, lo que nos hace grandes. Verdaderas aventuras que te llevan a descubrir los mejores puertos, carreteras, paisajes y, sobretodo, gente, siempre guiadas y tuteladas en todo momento por el equipo de pruebas de Solo Moto, no tiene precio.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email