PUBLICIDAD

Radares de tramo, consejos para evitar que te multen

Los radares de tramo han llegado para extenderse tanto en ciudad como en carretera o autopista, por lo que unos consejos nunca están de más.

Hace ya unas cuantas décadas que los radares controladores de la velocidad están presentes en nuestras autopistas y, últimamente, en nuestras carreteras secundarias.

Los radares controladores de la velocidad son dispositivos que controlan automáticamente la velocidad solamente en un punto kilométrico determinado, por lo que no aseguran el control de la velocidad en un tramo de autopista o carretera.

Esta solución, efectiva hasta ahora, comienza a envejecer ya que todos nosotros conocemos la ubicación de los radares gracias a las app instaladas en nuestro smartphone, o incluso gracias a Google Maps. La DGT también publica un listado de su ubicación.

Estas app nos avisan de un radar fijo, e incluso de los móviles, por lo que cuando llegamos al punto conflictivo frenamos, nos adaptamos a la velocidad legal, y cuando sobrepasamos el radar volvemos a acelerar.

Los radares de tramo se generalizarán en breve, sin ninguna duda

Este es nuestro «modus operandi», y que levante la mano el primero que no conduzca así -sabemos que alguno hay-.

Por ello, para que los conductores circulemos siempre a la misma velocidad en un tramo de autopista o autovía es necesario otro tipo de radar, no el que está situado en un punto kilométrico.

Y aquí es donde entran en escena los radares de tramo. El primero de éstos lo estrenamos en 2007, en el túnel de Vielha, y el segundo fue en 2010, en el túnel de Guadarrama, en la A-6, entre Madrid y Segovia.

Pero para saber qué debemos hacer en una zona con radares de tramo, primero debemos conocer cómo funcionan.

Los mal llamados radares de tramo en realidad no son radares; esto es lo primero que sorprende, ya que induce a error de interpretación. Aclaremos qué es un radar convencional y que es un radar de tramo.

Un radar que controla la velocidad en un punto kilométrico es un dispositivo compuesto por un emisor de ondas y una cámara fotográfica de alta resolución y velocidad.

El emisor emite ondas que rebotan en los vehículos y vuelven al radar, y calculando la diferencia de tiempo entre la onda emitida y la rebotada se sabe la velocidad del vehículo.

Si esta velocidad es superior a la legalmente permitida, el dispositivo dispara automáticamente la cámara incorporada y realiza una fotografía del vehículo infractor y de su matrícula. Y se emite la correspondiente denuncia.

Las cámaras instaladas en los radares de tramo incorporan software lector de matrículas

En un radar de tramo las cosas funcionan de manera diferente. Tal y como indica su nombre con este dispositivo se controla un tramo de carretera, autovía o autopista, no un punto. Este tramo puede ser solamente de un kilómetro o de 10-15 kilómetros.

¿Cómo funciona un radar de tramo?

RADAR DE TRAMO
Así funciona un radar de tramo, Revista Tráfico.

Su funcionamiento es sencillo. Si el tramo controlado es de 2 km y la velocidad máxima permitida es de 60 km/h, el tiempo mínimo para recorrer este trayecto es de 2 minutos. Es un simple cálculo matemático.

Para controlar el tiempo empleado por cada vehículo al comienzo del radar de tramo hay unas cámaras lectoras de matrículas; graban la matrícula emparejada con la hora de paso. Son cámaras LPR que reconocen y leen las matrículas, –en inglés LPR, License Plate Recognition–.

Al final del tramo controlado hay otro juego de cámaras que también graban las matrículas y la hora exacta en la que la cámara ha leído el dato.

Solo resta emparejar las matrículas captadas con la cámara de entrada y de la cámara de salida del tramo para conocer exactamente el tiempo empleado en recorrer este tramo.

Si el tiempo es inferior al mínimo calculado por el sistema, aplicando un margen de error, entonces el sistema emite la correspondiente denuncia. Así de simple.

En un radar de tramo se controla la velocidad media de los conductores en un tramo de carretera

Una vez conocido cómo funciona un radar de tramo, vamos a daros unos consejos para evitar que nos multen.

El primer gran consejo para evitar que nos multen en una zona de velocidad controlada es, evidentemente, mantener la velocidad máxima establecida. Pero vamos a suponer que nos despistamos…

Si entras en un radar de tramo a mayor velocidad de la legalmente establecida, lo que hay que hacer por sistema es reducir tu velocidad y mantenerla por debajo de la velocidad máxima fijada en el tramo. Te interesa para disminuir tu media de velocidad.

Si también te despistas en un tramo de velocidad controlada que está en una autovía, autopista o carretera, también debes circular el máximo tiempo posible por debajo de la velocidad establecida. Pero si tienes suerte y hay una gasolinera en el tramo, entra en ella y detente un par de minutos.

Si el radar de tramo está en un túnel y también adviertes que «vas pasado», no tiene otra. Para evitar la denuncia lo único que podrás hacer es circular por debajo de la velocidad el máximo tiempo posible. Hay que vigilar de no circular demasiado despacio ya que no debes representar un obstáculo para el resto de conductores.

Evidentemente en un túnel no podrás detenerte porque es peligroso y porque está prohibido. O sea que atentos a este punto.

Los radares de tramo se extenderán y supondrán la desaparición de los radares tradicionales que controlan la velocidad en un único punto, lo que nos obligará a ser más cautos y, evidentemente, a controlar nuestra velocidad siempre, sea en ciudad, carretera o autopista.

 

 

Deja un comentario