PUBLICIDAD

Quedada motera de año nuevo

Nada como arrancar el año con una buena quedada motera. Después de días de comilonas y abuso excesivo de visitas familiares, ¿quién puede resistirse a la tentación de subir de nuevo a la moto para disfrutar de la conducción?

Los moteros madrileños, y todos aquellos que hayan querido o podido desplazarse hasta allí, han podido disfrutar de la cuarta edición de la quedada de año nuevo. En esta ocasión realizaron la Ruta Imperial, que es la que realizaba Felipe II en su camino a Valladolid.

Esta ruta, que goza no sólo de un gran atractivo paisajístico, sino también artístico, recorre las poblaciones de Torrelodones, Collado Villalba, Guadarrama, El Escorial y San Lorenzo de El Escorial, cuyo monasterio es de visita obligada.

Desde allí, arrancaban la sinuosa y empinada carretera hacia el puerto de la Cruz Verde situado a 1.256 metros de altitud. Su mirador, ofrece unas vistas envidiables de la sierra de Madrid.

Un merecido caldo caliente aguardaba a los moteros en el interior del Asador Guillermo, donde pudieron apaciguar el frío y disfrutar de un sabroso bocata de calamares. Con el estómago lleno, y preparados para volver a afrontar el frío, los participantes arrancaban la segunda parte de la ruta que los llevaría a través de las poblaciones de Robledo de Chavela, Fresnedillas de la Oliva, Navalagamella y Valdemorillo, desde donde regresaban hasta sus puntos de origen.

Sin duda, estos moteros arrancaron el año con buen pie, haciendo lo que más les gusta, en buena compañía, y con buena comida. Una gran idea esta quedada motera de año nuevo 2018, que esperemos dure muchas ediciones más.
 

Deja un comentario