Quantya Evo Strada 01: Silencio, se rueda
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Quantya Evo Strada 01: Silencio, se rueda

Publicado

el

Es una de las primeras motos eléctricas para uso off-road. La Quantya Evo Strada 01, un modelo que está homologado y, por tanto, incorpora luces, intermitentes… todo lo necesario para poder circular, monta un motor muy sencillo. Una batería de polímero de litio de 48 V alimenta el propulsor eléctrico, cuya potencia es en esta versión de 8,5 kW (11,56 CV). La dosificación de la misma se produce por medio de un potenciómetro situado en el mando del acelerador.

La cifra de potencia hace que la Strada se pueda conducir con el carnet A1, con lo que aprovecha la convalidación del carnet B y amplía así el abanico de sus posibles usuarios. Las dimensiones del conjunto son muy reducidas, similares a las de un ciclomotor. Su carrocería recuerda a la de los ciclomotores CH Racing, y si se observa con detenimiento sus componentes, éstos coinciden en buena parte de ellos, como discos y frenos, horquilla, amortiguador, etc.

Una simple vuelta en la llave de contacto basta para que el motor esté dispuesto para la marcha. Dado que no se escucha ruido ninguno, es necesario tener precaución. Un pequeño giro en el acelerador pone la Strada 01 en movimiento, lo que puede provocar una caída si no se está preparado. Al abrir el puño del acelerador, la moto avanza de manera totalmente silenciosa, pero con una capacidad de aceleración asombrosa.

A la hora de pilotarla no se debe hacer como si de un motor de explosión se tratara, ya que el eléctrico requiere otro tipo de conducción. Para que sea efectivo es preferible aprovechar las inercias en mayor medida, es decir, acelerar de un modo progresivo, sin golpes de gas, no apurar tan fuerte la frenada y conservar una velocidad de paso por curva algo más alta, para así no salir desde cero en cada curva.

Aplicando este tipo de conducción se alarga la duración de la batería, pues los golpes de gas sólo hacen que la carga de trabajo se vea aumentada y, por tanto, el tiempo de funcionamiento reducido. Si se consigue mantener un pilotaje fluido, la sensación es increíble y el silencio hace disfrutar. Además, la aceleración del motor eléctrico te deja perplejo. Su respuesta es inmediata y el potenciómetro permite dosificarla según las necesidades. No es un propulsor brusco y ello se traduce en una capacidad de tracción asombrosa.

Cuando se encara un salto, el golpe de gas del motor es suficiente para dirigir la moto hacia la dirección deseada. El nivel de prestaciones es suficiente para mantener un ritmo cómodo pero alegre y también para superar desniveles muy pronunciados. El fabricante anuncia una velocidad máxima de 70 km/h, que se alcanza sin dificultad.

Si quieres sabes más sobre una de las pioneras en lo que a motos eléctricas de off-road se refiere, acude a tu quiosco y pide el número 1.691 de Solo Moto, a la venta desde el martes 4 de noviembre.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos