PUBLICIDAD

Puertas automáticas en los pasos de peatones para impedir los atropellos en China

La capital de la provincia de Hubei y, por consiguiente, la ciudad más poblada de la zona central de la República Popular China, Wuhan, desde hace unos días ha incorporado en seis de sus pasos de peatones más concurridos de su área urbana puertas de acceso automáticas. ¿Cómo? Sí, las mismas que, por ejemplo, hayamos cuando entramos en algunos súper e hipermercados cuando vamos a comprar o cuando nos disponemos a viajar en tren o metro desde cualquier estación.

Sin embargo, aquí no se abren o se cierran en función de si el peatón está cerca o lejos o de si inserta o no una tarjeta. No. Las puertas automáticas de los pasos de peatones de Wuhan se abren o se cierran en función de cómo estén en ese momento los semáforos que rigen el tráfico rodado de las calles que atraviesan. Es decir, si el semáforo está en verde, y por tanto circulan coches, motos y camiones, las puertas permanecen cerradas. Pero cuando la luz del semáforo cambia a rojo, éstas se abren de par en par permitiendo el paso a través de ellas de la gente.

De momento, sólo se han instalado en seis cruces a modo de proyecto piloto. Pero si una vez pasado el periodo de prueba las autoridades locales comprueban que son efectivas y que gracias a ellas los atropellos son mínimos o inexistentes las extenderán a todos y cada uno de los cruces de Wuhan.

Según una reciente encuesta realizada por el 122, la línea de atención de quejas de tráfico de China, entre 2009 y 2013, el 21,5 % de los chinos murieron atropellados tras cruzar durante una luz roja en sus semáforos para peatones.

Deja un comentario