PUBLICIDAD

Prueba Zontes U1 125. Inclasificable

No está mal que de tanto en tanto te obliguen a cuestionarte los márgenes establecidos. Es un sano ejercicio para el intelecto, una práctica a la que nos obliga la indefinible U1 125, un modelo de Zontes que desdibuja las fronteras de las categorías comúnmente establecidas.

PUBLICIDAD

Si la miras con atención descubrirás que comparte y mezcla las características de una trail, las de una naked e incluso las de una scrambler. Una composición explosiva que da como resultado la singularidad de formas y combinación de elementos que hace de la U1 125 un modelo único en el mercado.

Prueba Zontes U1 125

PUBLICIDAD

Una de las claves de la singularidad de esta Zontes es su diseño, su imagen única e inconfundible, evidentemente derivada de esa mezcla de conceptos a la que aludimos. Con una apariencia futurista y de líneas agresivas la trail más juvenil de la marca china copia el patrón de la naked más moderna de la gama, la U125. Es decir, ángulos bien definidos con un asiento que te introduce en la moto, dejando el colín con el espacio para el acompañante en un plano bastante más elevado. Por delante el depósito también sitúa la boca de llenado al mismo nivel que la zaga.

Prueba Zontes U1 125

PUBLICIDAD

En cuanto al rostro de la U1, muestra un desafiante faro en dos planos equipado con luces led, lo mismo que los intermitentes y el piloto trasero. Esta óptica delantera queda, además, subrayada por un largo guardabarros elevado y coronada por un minicarenado que cubre el cuadro de instrumentos.

Muy mimada

A todo esto hay que añadir el especial cuidado por el detalle que Zontes ha mostrado en su última generación de modelos. Cuidado que se aprecia fácilmente en elementos como las manetas de freno y embrague regulables y de impecable factura o las piñas retroiluminadas, perfectas en conducción nocturna e incluso en la doble toma USB para cargar dispositivos electrónicos.

PUBLICIDAD

Prueba Zontes U1 125

Eso no es todo. La Zontes U1guarda un par de particularidades que completan un equipamiento de serie, ya de por sí bastante mimado. Se trata de, por una parte, unas protecciones anticaída en tubo de acero, rematadas con topes de nailon y por otra, un sistema keyless que permite ponerla en marcha con la llave en el bolsillo. En general los acabados de este modelo se encuentran a un nivel por encima de la media de muchos de los modelos en su categoría.

PUBLICIDAD

Y llega el momento de comprobar si la U1 tiene algo más que estética rompedora para ofrecernos. Con una altura de asiento contenida, una vez sobre ella, llegamos perfectamente al suelo y la sensación es de que nos acoge en su regazo. Quedamos “incrustados” entre un voluminoso depósito y el asiento trasero pero con buena movilidad.

Prueba Zontes U1 125

PUBLICIDAD

La postura a sus mandos es natural y cómoda desde el primer instante, la triangulación entre estriberas, asiento y manillar es casi perfecta. Las piernas apenas quedan flexionadas y los brazos se extienden en un confortable ángulo para alcanzar los puños.

Los 150 kilos que marca en la báscula esta Zontes dan una idea de lo que se puede esperar de ella. Idea que rápidamente se confirma por su ligereza al maniobrar en parado y que se ratifica cuando nos ponemos en marcha. Compacta y ágil desde el primer momento, demuestra ser una excelente ciudadana, moviéndose con soltura.

PUBLICIDAD

Bien dotada

Para esos menesteres cuenta con una mecánica de moderna concepción, un potente monocilíndrico de cuatro tiempos con culata de cuatro válvulas y refrigeración líquida, alimentado por inyección electrónica. Un motor que rinde cerca de 15 CV, el límite natural para su categoría.

Además, la U1 125 cuenta de serie con un aditamento que pocos modelos de 125 c.c. tienen en su haber; un embrague antirrebote que contribuye a la suavidad de funcionamiento del motor. El conjunto se remata con un corto escape que finaliza bajo el brazo derecho del basculante con un silenciador cortado al bies.

PUBLICIDAD

Prueba Zontes U1 125

Un repaso rápido a la parte ciclo confirma esa naturaleza inclasificable de la Zontes U1. Veamos, un bastidor de tubo de acero convencional al que se unen la mencionada horquilla invertida delantera y un basculante de estilo mezcla on/off con brazos asimétricos y refuerzos de nervaduras sobre el que trabaja un monoamortiguador sobre bieletas.

En cuanto a los frenos, un gran disco de 300 mm es mordido por una pinza de doble pistón en el tren delantero y va acompañado por la acción de un segundo disco trasero de 230 mm. Ambos modulan su acción gracias a un ABS de lo mejor del mercado, un Bosch 9.1 M.

Ligera de pies y calzada para todo tipo de ocasión, nuestra Zontes emplea llantas tubeless de 17 pulgadas pero no de aleación, prefiere un cerco de radios perimetrales. Los neumáticos por consiguiente son de taco bajo, unos CST de comportamiento bastante noble en cualquier circunstancia.

Prueba Zontes U1 125

Como ya hemos anticipado antes, su ligereza y contenido tamaño la convierten en una buena urbanita, cómoda y ágil se mueve con soltura entre coches y sólo un manillar algo ancho compromete algunas maniobras. Por otra parte, el motor se muestra muy sólido desde bajas revoluciones y la relación escogida para su cambio de seis marchas hace que por corto que sea el recorrido entre semáforo y semáforo, rápidamente subamos marchas. Es algo incómodo tener que jugar tan seguido con el cambio.

Pequeña sombra

Ese es su talón de Aquiles. Algo que se evidencia todavía más cuando salimos a carretera puesto que las tres primeras marchas son bastante cortas mientras que hay un salto hasta las tres restantes que entonces pecan de ser algo largas.

Esa configuración te obliga a cambios constantes para mantener el motor en su zona de giro idónea y te obliga en ocasiones a estirar en exceso las marchas si quieres aprovechar bien la potencia. Y si aparecen pendientes pronunciadas o dejas car el régimen al entrar en una curva, el hecho de llevar una marcha larga penaliza bastante.

Prueba Zontes U1 125

Una relación mejor escogida permitiría extraer todo el potencial de un motor que promete mucho más.

Y en vías rápidas todo lo expuesto se acentúa de forma notoria.

Por cierto, podemos escoger entre dos modos de conducción Sport y Eco, aunque a la hora de la verdad existe muy poca diferencia entre ellos.

Suerte que los frenos ayudan a apurar las posibilidades con eficacia, muerden bien y se dosifican a voluntad sin mostrar signos de fatiga, en tanto que el ABS trabaja con absoluta discreción.

Prueba Zontes U1 125

Como la U1 tiene su vertiente off-road, decidimos probarla fuera del asfalto y sorprendentemente aguanta el tipo muy bien. No llegaremos a plantearnos un recorrido puramente de enduro pero por pistas y terrenos rotos se desenvuelve con soltura. El tarado de suspensiones que se nos antojó algo blando en carretera, aquí se adapta bien al caminar sobre irrregularidades y la pisada se siente muy segura con los neumáticos mixtos. Eso sí, su naturaleza ambigua marca algunas pautas de comportamiento como que se rueda en tierra más cómodo sentado que de pie sobre las estriberas.

En cualquier caso la Zontes U1 marca su camino sin importarle lo que hagan los demás. Es fiel a sí misma y se muestra diferente y desafiante, capaz de llevarte con solvencia al trabajo cada día, darte un garbeo el fin de semana por tu carretera favorita y si eres de espíritu aventurero, perderte por alguna pista en el campo.

Es una Zontes U1 125, igual a ninguna.

Lo que más nos ha gustado y lo que menos…

Solo+

Su diseño inclasificable la hacen única y singular en su categoría. La parte ciclo ofrece buenos componentes y cuenta con una gran cantidad de detalles en su equipación.

Solo-

La relación de cambio empleada penaliza las prestaciones de una mecánica que por otra parte es potente y dispone de particularidades como el embrague antirrebote.

Ficha técnica

Motor tipo:                            Monocilíndrico, 4T LC 4 válvulas

Diámetro x carrera:             N.d.

Cilindrada:                           125 c.c.

Potencia máxima:                 14,5 CV a 9.000 rpm

Par motor máximo:              13 Nm a 7.000 rpm

Emisiones de CO2:               N.d.

Alimentación:                       Inyección electrónica Bosch 6.0

Cambio:                                 6 velocidades

Embrague:                            Multidisco en aceite

Transmisión secundaria:     Cadena de retenes

Tipo chasis:                           Cuna desdoblada en tubo de acero

Geometría de dirección:      N.d.

Basculante:                           Doble brazo asimétrico en aluminio

Suspensión delantera:         Horquilla invertida

Suspensión posterior:          Amortiguador ajustable en precarga

Freno delantero:                   1 disco 300 mm, pinza de doble pistón, ABS Bosch 9.1 M

Freno trasero:                       1 disco 230 mm, ABS Bosch 9.1 M

Neumáticos:                          110/70×17 y 130/70×17

Distancia ejes:                       1.380 mm

Altura asiento:                      790 mm

Peso -llenos-:                         150 kg

Depósito:                               12,5 l

Consumo medio:                  1,8 l/100 km

Autonomía teórica:              N.d.

Garantía oficial:                   2 años

Importador:                          Turbimot SLU

Contacto:                               961 539 482

Web:                                       www.zontesmotos.es

 

1 comentario en «Prueba Zontes U1 125. Inclasificable»

Deja un comentario