PUBLICIDAD

Prueba Zontes M310: El primero de una completa gama

Ya tenemos aquí la prueba del nuevo Zontes M310. La marca tiene claro que quiere ser uno de los actores protagonista del mercado europeo, y eso pasa por tener presencia en cada uno de los segmentos más importantes. Hasta ahora no tenía scooters en su catálogo y este M310 es su primer representante, el primero de una completa gama que no tardará en llegar.

La puesta en escena de este nuevo scooter ha servido, además, para que sus responsables nos hablasen de sus planes de futuro y… parece que tienen las cosas muy claras.

Zontes tiene presencia en nuestro mercado desde 2018 y desde entonces no ha parado de crecer. Las primeras representantes fueron dos modelos de 310 c.c., dos motos concretamente, que ya le dieron visibilidad gracias a su buen resultado comercial. Pronto se unieron más modelos de la misma categoría y con el mismo resultado, y con la llegada de las versiones de octavo de litro la firma de origen chino ha visto como su cuota de mercado crecía hasta convertirse actualmente en la 9ª marca de nuestro mercado.

Pero Zontes no se quiere quedar ahí. Nos anunciaron que en los próximos 2-3 años su intención es situarse en el top five de nuestro mercado, y para ello han trazado una estrategia con la que en los próximos 2 años deberán tener un representante en cada uno de los segmentos más fuertes.

Por el momento ya nos han anunciado varias de las novedades que nos esperan en los próximos meses y años. La primera llegará dentro de este mismo año, y será un scooter de corte GT con una nueva motorización de 350 c.c., y para primavera del año que viene lo hará la versión convalidada, de 125 c.c., de este M310 que hoy protagoniza estas páginas.

Pero está claro que si Zontes quiere progresar como marca y competir con las top five del mercado van a tener que apretar también en otros sectores. En ese sentido, la marca anuncia un par de novedades más en el ámbito moto, la primera llegaría a finales de 2022, y sería una tricilíndrica de 650 c.c. y unos 88 CV de potencia, y la otra estaría prevista para 2023, aunque todavía no está definido si será una 800 o una 1000 c.c., también tricilíndrica.

Así pues, con este planteamiento de marca llega a nuestro mercado su primer scooter y, por lo que hemos podido comprobar, si lo que está por venir se parece en calidad, equipamiento y prestaciones a este GT compacto la verdad es que pinta bien el futuro de esta marca en nuestro mercado.

PRUEBA ZONTES M310

“No queremos copiar a nadie”

Esa frase, dicha por el máximo responsable de la firma en España, tiene un sentido más allá de las propias palabras. A nadie se le escapa que muchos fabricantes de origen chino tratan de seguir los pasos de algunas marcas de primer nivel, tanto que a veces se les llega a ver tanto el plumero que algunos de sus modelos resultan ser copias casi exactas de algunas/os top ventas europeos.

En este caso Zontes ha demostrado desde su llegada a nuestro mercado que sus modelos son cien por cien originales; ideados, diseñados, desarrollados y fabricados dentro de sus propias instalaciones, sin mirar a nadie en concreto. No toman referencias de lo que hacen los demás, ellos siguen su camino y se muestran autosuficientes en todo el proceso de fabricación. Se limitan a seguir las tendencias del mercado y ofrecer aquello que los usuarios piden.

De hecho, un buen ejemplo de ello es este M310. Si nos fijamos, estéticamente no le encontraremos parecido con nada de lo que vemos rodando por nuestras calles. El diseño es, cuanto menos, original. Puede gustar más o menos, que es lo que pasa con aquello que no sigue los cánones estéticos habituales, pero no se puede negar que se han arriesgado, y mucho, con el diseño de este scooter. El frontal no tiene nada que ver con nada conocido, parece la careta de una moto naked de gran cilindrada con pantalla parabrisas.

Fijemos la atención un momento en este punto, que para mí es uno de los grandes aciertos de Zontes. Las grandes protagonistas de este frontal son, sin duda, las dos entradas de aire de los flancos. En otros scooter estas entradas serían meramente estéticas, pero no en el M310, pues sirven para refrigerar uno de los dos radiadores de los que dispone el motor -de ello hablaremos más adelante.

Alrededor de estas grandes bocas se han dibujado el resto de elementos. Por encima, dos pequeños faros rasgados se encargan de enfatizar un cierto estilo agresivo en el diseño, a modo de ceño fruncido, y en el centro, entre las dos tomas de aire, otra boca, esta solo da acceso al claxon, con el perímetro adornado con una tulipa que se ilumina. Estos tres elementos lumínicos, aunque pueda parecer que son los que se van a encargar de iluminarnos el camino cuando no haya luz, en realidad forman  un conjunto de daylight (luz diurna). La óptica principal se halla en realidad más arriba, justo en la base del parabrisas. Se trata de un faro con forma hexagonal que aloja dos ópticas, una con luz de cruce y la otra de largo alcance. Por supuesto, todo el equipo, incluidos los intermitentes y las luces traseras, son LED.

PRUEBA ZONTES M310

Con gusto

En la vista lateral sí se reconoce un scooter más convencional, aunque con detalles muy vistosos y soluciones estéticas originales. Por ejemplo, los intermitentes delanteros están situados en un apéndice de la parte alta de los laterales, y las estriberas del pasajero hay que buscarlas bien para verlas; yo tarde unos segundos, y otros tantos en saber abrirlas, porque son de esas que se tienen que empujar hacia dentro para que salgan. Buena nota en general para el diseño del Zontes M310.

Eso sí, no me gusta cómo han rematado el contraescudo. Es útil, sí, porque dispone de dos pequeñas guanteras en la que dejar objetos, y son muy accesibles -una de ellas, la única de las dos que se puede bloquear, dispone de toma doble USB. Pero me parece que no terminan de integrarse bien al conjunto. Aun así, repito, me parecieron útiles a pesar de que no son muy grandes. Tampoco me termina de convencer la estética de la caja del filtro de aire (lateral izquierdo), pues se prolonga hasta llegar casi al eje del basculante. Aunque tengo que reconocer que cuanto más me lo miro más me gusta; será eso que comento, que cuando te sales de lo convencional todo te parece raro.

Por lo demás. El paso del chasis por la plataforma está bien rematado, con la boca del depósito de gasolina justo en el medio para tratar de bajar el centro de gravedad, lo cual repercute positivamente en la dinámica. Es un poco ancho y eso resta espacio para apoyar los pies, pero no es tanto como para ponerle un punto negativo en este sentido.

En contraposición a las angulosas líneas del frontal vemos que el diseño de los laterales se suaviza y se simplifican sus formas, y creo que de manera acertada. Y en la zaga, el conjunto óptico posterior luce un diseño muy personal y llamativo, sin caer en lo estridente. El equipo principal consta de ocho tiras verticales que hacen la función de luz de posición, y al frenar se encienden otras tantas, intercaladas entre estas, que se iluminan con mayor intensidad. Los intermitentes se integran sin llamar mucho la atención en los flancos, dejando una imagen posterior muy elegante y con un cierto estilo automovilístico.

PRUEBA ZONTES M310

Equipamiento

Otro de los puntos fuertes del M310, y de hecho de toda la gama Zontes, es el gran nivel de equipamiento que ofrecen. Ya hemos dicho que toda la iluminación es full LED, pero lo que no hemos dicho es que las piñas del manillar se retroiluminan en rojo cuando encendemos las luces de cruce, un detalle del que pocos scooters disponen. También destacan otros elementos, como que la pantalla parabrisas se pueda regular en dos posiciones eléctricamente desde un botón del manillar, o que para acceder a la guantera izquierda, al cofre o al depósito de gasolina lo haremos apretando sendos botones que encontraremos en el contraescudo y en el manillar. Y es que el M310 no tiene llave, funciona con sistema keyless. Además, la llave remota es una pulsera que parece un smartwatch de los pequeños, así que si la llevamos puesta como si fuese un reloj tendremos acceso a todo en el M310.

Nos fijamos un momento en el tablier. Se trata de una pantalla TFT a color que viene hipercargada de información. Para empezar, dispone de 4 diferentes interfaces para que lo podamos adaptar a nuestras preferencias a la hora de presentarnos esta información (también podremos cambiar el brillo). Sin embargo, lo más notable, o lo que se sale de lo común, lo encontramos entre los datos que ofrece.

Por ejemplo, es el primer modelo, entre motos y scooters, que además de decirnos la presión de los neumáticos también nos indica la temperatura de los mismos. Ojo, en realidad lo que nos señala es la temperatura del aire dentro del neumático, no la del propio neumático, pero ese dato ya nos sirve para saber si tenemos las gomas en buena temperatura de trabajo o si todavía debemos seguir rodando para alcanzarla. Por cierto, monta de serie unos neumáticos CST que nos dieron buenas sensaciones.

También dispone de ordenador de a bordo, con consumo medio e instantáneo, velocidad media y la autonomía; aunque esta última deja de indicarnos los kilómetros que quedan para repostar cuando la cifra baja de los 100 km.

Más detalles: manetas regulables, batería de gel, cofre para un integral (tapizado y con luz de cortesía), un resorte para que el asiento se mantenga levantado cuando lo abrimos, suspensiones regulables en precarga,… Sobre este último punto, decir que el amortiguador derecho lo podremos regular fácilmente, pero para hacerlo con el izquierdo es necesario desmontar la caja del filtro del aire, así que mejor dejarlos en un punto intermedio y no volver a tocarlos.

PRUEBA ZONTES M310

El más potente

Pasemos a la mecánica. El Zontes M310 monta un motor de fabricación propia y con una arquitectura de lo más completa: monocilíndrico de 4T, con doble árbol de levas, refrigeración líquida y 4 válvulas. Dispone de árbol de equilibrado, aunque hay que decir que en la plataforma y en el manillar todavía se notan ciertas vibraciones. En cuanto a las cifras, destacar que con los 33 CV que ofrece se convierte en el motor más potente del mercado de su categoría. Además, la potencia está presente en toda la gama de revoluciones. Las aceleraciones son incluso sorprendentes. Llega a los 80 km/h desde parado en muy poco tiempo y, si mantenemos el gas a fondo, la velocidad sigue aumentando sin baches hasta llegar a marcar cifras por encima de los 150 km/h -durante la prueba llegamos a ver en el marcador 156 km/h.

Si la estética y el equipamiento ya hemos dicho que están a un buen nivel, una vez en marcha el motor no se queda atrás. Se agradece que circulando a velocidades medias de 80-100 km/h todavía quede potencia en el puño del gas para responder con solvencia ante un adelantamiento en carretera. Lo compararía en este sentido a la potencia de un SH 300 de Honda, pues la aceleración del M310 sería comparable a la de un scooter eléctrico de los potentes.

Por cierto, Zontes ha decidido cambiar de proveedor en lo que a la alimentación se refiere. Antes montaban inyecciones Delphi en todos sus modelos pero, con el cambio a la Euro5, ahora empiezan a montar módulos de Bosch, que además permiten la inclusión de toda la electrónica disponible en sus modelos, incluido este M310.

Dispone de un botón ECO en el manillar derecho que modifica la entrega de potencia aplicando una curva menos puntiaguda, ideal para cuando el asfalto esté mojado o en malas condiciones. Cuando pulsamos este botón el motor no supera las 7.000 rpm, aunque a ese régimen el cuentakilómetros señala velocidades que pueden superar los 140 km/h. Un ejemplo: a 100 km/h el régimen de giro es de unas 5.500 vueltas, así que todavía queda margen para seguir acelerando incluso en este modo ECO.

La marca anuncia un consumo medio de 3,2 litros a los 100 km. Nosotros, gracias al ordenador de a bordo, pudimos comprobar al final de la prueba que el consumo medio en el uso que le dimos, que fue mixto entre ciudad, carretera y autopista (y no fuimos despacio) se quedó en unos aceptables 3,8 litros de media. Pero si somos cuidadosos con el gas esa cifra podría bajar sin problemas; a una velocidad constante de 100 km/h el ordenador marca 2,5 litros de consumo instantáneo.

PRUEBA ZONTES M310

La agilidad es su fuerte

En marcha se nota que no estamos sobre un scooter GT al uso. La gente de Zontes lo define como un GT compacto, pues por tamaño y peso no llega a los estándares de scooters como el Yamaha X-Max, Honda Forza 350 o Kymco Super Dink 350, por poner algunos ejemplos.

Así, con una distancia entre ejes de tan solo 1.380 mm y un peso de 168 kilos en orden de marcha, el Zontes hace gala de una agilidad sorprendente para la imagen que proyecta. Dispone de llantas de 14 pulgadas en ambos ejes, y eso ayuda a acentuar esa agilidad. Para lograr un scooter tan compacto, Zontes ha optado por colocar dos radiadores separados para el sistema de refrigeración, uno situado tras el escudo frontal y el otro en la parte delantera del motor. Sin embargo, que sea tan corto también repercute en la ergonomía. Por ejemplo, a pesar de disponer de plataformas adelantadas para los pies, estas no son del todo aprovechables debido precisamente a la distancia a la que se sitúan respecto al asiento.

En un ámbito urbano no se le puede poner ni una pega, pues dispone de un corto radio de giro y con su compacto tamaño, amén de su ligereza y la escasa altura del asiento al suelo (760 mm), nos permite tenerlo todo bajo control en todo momento.

No obstante, lo que es una virtud en ciudad, la agilidad, hace que en carretera tengamos inicialmente la sensación de imprecisión del tren delantero. No llega a flotar, pero se nota que apoya poco y eso afecta a la confianza en las entradas en curva. Es una peculiaridad a la que pronto te acostumbras y con los kilómetros la llegas incluso a disfrutar, ya que permite enlazar curvas con soltura, sin tener que pelearte con el manillar para cambiar de dirección. La sensación de que el tren delantero no tiene el suficiente aplomo está presente en todo momento, pero en ningún caso el scooter nos hizo ningún extraño y terminamos la jornada elogiando también su agilidad en carretera.

Después, ya en la autopista, no notamos flaneos ni movimientos extraños. Sin embargo, no nos parece que sea un buen scooter para las largas distancias, pese a que el motor nos lo permitiría. El culpable de ello hay que buscarlo en el asiento, pues no es del todo plano y eso hace que apoyes mucho peso sobre los pies y termina por incomodarte, y también en la pantalla parabrisas, dado que, aunque en la posición más alta es bastante protectora, el viento llega a afectarnos en la parte de los hombros. Bajo mi punto de vista, el Zontes M310 sería un scooter perfecto para ciudad, con el que puedes hacer extrarradio con total solvencia, incluso afrontar trayectos largos de manera puntual, pero no es un auténtico GT al uso.

A por nota

Haciendo una valoración general de este primer scooter de Zontes, la verdad es que le pondría un notable alto. No sé si tanto equipamiento llegará a ser un problema de fiabilidad, por aquello de que cuantos más gadgets más posibilidades de que alguno falle, pero prefiero tenerlos todos, y más por el precio de este modelo: 4.889 euros (con top case de regalo o el seguro del primer año).

Si desglosamos el análisis en cinco partes: estética, equipamiento, parte ciclo, mecánica y ergonomía, solo esta última haría que bajase la media, pues ya he comentado que el paso del chasis por la plataforma es muy ancho, que la protección aerodinámica no es perfecta y que las vibraciones del motor no quedan del todo filtradas, además de que la plataforma adelantada para los pies no se puede aprovechar todo lo bien que querríamos (máxime con pasajero). El resto de elementos nos han encantado. La parte ciclo destaca, además de por la agilidad que proporciona, por disponer de un buen equipamiento. La suspensiones son más que correctas y la frenada ofrece una potencia suficiente para el peso de este scooter. Además, dispone de uno de los mejores sistemas ABS disponible para scooters: Bosch 9.1M, que ayuda a frenar en circunstancias adversas del suelo sin mostrarse demasiado intrusivo cuando el asfalto se encuentra en buenas condiciones.

Quedamos, pues, a la espera de ver los próximos modelos de la marca que ya nos han anunciado: la versión 125 de este mismo modelo y un GT de mayor tamaño y con motor de 350 c.c. Y visto lo visto en este M310, así como en las motos de la marca que también hemos podido probar, el objetivo que se ha autoimpuesto Zontes, el de lograr situarse en el top 5 de marcas en los próximos 2-3 años, no parece para nada inalcanzable.

 

A favor

La potencia que ofrece el motor es uno de sus fuertes, está presente en todo el régimen y responde con solvencia en cualquier situación. También el equipamiento es algo destacable en el M310.

En contra

Lo que es una virtud en ciudad y en carreteras reviradas, la agilidad, convierte al M310 en un scooter algo nervioso cuando circulamos por vías rápidas a velocidades elevadas.

 

Equipamiento del Zontes M310

Capacidad cofre: Un casco integral

Apertura cofre: Botón en el manillar

Luz de cortesía:

Guantera: Sí/2

Toma de corriente/USB: Sí/2

Plataforma plana: No

Gancho portabolsas: No

Parrilla portabultos:

Indicador gasolina: Digital

Reloj horario: Digital

Caballete: Central y lateral

Full led: Sí

Estriberas pasajero: Abatibles

Asas pasajero:

Ordenador de a bordo:

Llave remota: Sí

Amortiguador ajustable: Sí (5 posiciones)

 

Prueba Zontes M310: sus rivales

Los scooters de media cilindrada, aquellos destinados al carnet A2, están funcionando muy bien comercialmente desde hace ya algún tiempo en nuestro mercado. Es por eso que muchas marcas optan por añadir a su catálogo un scooter de estas características. En el caso de Zontes es todavía más evidente la apuesta por este segmento, puesto que el M310 es el primer scooter que llega a nuestro mercado, antes incluso que la versión convalidada. En esta tabla os mostramos los que podrían ser considerados sus rivales. Ojo, los precios pueden variar si existe alguna promoción activa (lo podéis consultar en sus respectivas webs).

Aaric 318 275,6 c.c. 189 kg 24,0 CV 4.699 euros
BMW C 400 GT 350 c.c. 214 kg 34,0 CV 7.990 euros
BMW C 400 X 350 c.c. 206 kg 34,0 CV 6.990 euros
Daelim XQ2 300 247,1 c.c. 187 kg 23,6 CV 4.395 euros
Honda Forza 350 330 c.c. 184 kg 29,2 CV 6.050 euros
Keeway Vieste 300 278,2 c.c. 154 kg 19,0 CV 3.799 euros
Kymco Grand Dink 300 276 c.c. 200 kg 23,0 CV 4.399 euros
Kymco Super Dink 350 TCS 321 c.c. 192 kg 27,9 CV 5.699 euros
SYM Cruysym Alpha 300 278,3 c.c. 194 kg 25,6 CV 5.299 euros
Yamaha XMax 300 292 c.c. 180 kg 28,0 CV 6.099 euros
Zontes M310 309 c.c. 168 kg 33,0 CV 4.899 euros

 

Prueba Zontes M310: ficha técnica

Motor: Monocilíndrico 4T LC DOHC 4V

Diámetro por carrera: 72,0 x 76,0 mm

Cilindrada: 309 c.c.

Potencia máxima: 33 CV (24,2 kW) a 7.500 rpm

Par motor máximo: 32 Nm (3,26 kgm) a 5.500 rpm

Relación de compresión: 11,8:1

Alimentación: Inyección electrónica Bosch

Arranque: Motor eléctrico

Encendido: Electrónico CDI

Cambio: Variador automático CVT

Embrague: Automático centrífugo en seco

Transmisión secundaria: Por correa trapezoidal

Tipo chasis: Estructura simple cuna desdoblada, en tubo de acero

Geometría de dirección: N.d.

Basculante: Grupo motopropulsor oscilante

Suspensión delantera: Horquilla telehidráulica con 109 mm de recorrido

Suspensión posterior: Dos amortiguadores ajustables en precarga, 86 mm

Freno delantero: Disco 265 mm y pinzas de 2 pistones, ABS Bosch 9.1M

Freno trasero: Disco 265 mm, pinza de 1 pistón, ABS Bosch 9.1M

Neumáticos: 110/80 x 14” y 140/70 x 14”

Largo total: 2.010 mm

Altura máxima: 1.350 mm

Anchura máxima: 770 mm

Distancia entre ejes: 1.390 mm

Altura asiento: 760 mm

Peso en orden de marcha: 168 kg

Depósito de gasolina: 12 litros

Consumo medio: 3,8 l/100 km

Autonomía teórica: 315 km

Precio: 4.889 euros

Garantía oficial: 2 años

Importador: Zontes Ibérica – Turbimot, S.L.

Teléfono: 961 53 93 30

Website: www.zontesmotos.es

 

Deja un comentario