Prueba Yamaha XSR125: la elegancia del neo-retro para el A1
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba Yamaha XSR125: la elegancia del neo-retro para el A1

Publicado

el

Prueba Yamaha XSR125

El segmento de las A1 creció un 21% el año pasado, aún en plena pandemia y su confinamiento, un sector en el que Yamaha tenía en su haber la naked MT-125 y la deportiva YZR-125, pero le faltaba una representante en una corriente que está muy de moda: la neo-retro, un estilo que Yamaha cubre por arriba con su familia Sports Heritage, con las conocidas XSR700 y XSR900, además de la SCR950.

Entre neo-retro y scrambler

Bueno, aquí está la Yamaha XSR125, con un estilo que recuerda a sus hermanas mayores, sin ser idéntico. A la XSR125 no le falta el depósito con cierta forma de gota, el asiento largo, plano y ondulado, ni el manillar ancho y plano, pero cuenta con un diseño propio. Unos neumáticos IRC mixtos le dan un cierto aire scrambler.

La base utilizada, cómo no, es la de la MT-125. De ella utiliza el sólido chasis Deltabox de acero y su basculante de aluminio, con una horquilla invertida de 130 mm y un amortiguador con bieletas de progresividad.

En los frenos, y dada la filosofía más tranquila de la XSR con respecto a la MT, se ha montado un disco delantero más pequeño, de 267 mm.

El motor es el mismo monocilíndrico LC de la MT-125, que cuenta con la particularidad de tener distribución variable, una tecnología poco habitual en motores pequeños y que permite una entrega más uniforme de la potencia, que en este caso es de 15 CV a 10.000 rpm.

Prueba Yamaha XSR125

Relax

El día de la prueba no amaneció precisamente soleado en Amsterdam, la ciudad a la que nos desplazamos para probar la XSR125: viento, frío y negros nubarrones no invitaban precisamente a hacer muchos kilómetros, pero la variada ruta prometía.

Los primeros compases transcurrieron por la civilizada y ecológica capital holandesa: como en otras ciudades del norte de Europa, hay que vigilar con la multitud de ciclistas que aparecen por todos lados.

En ciudad, la posición de conducción sobre la XSR125 es relajada y el ancho manillar hace que maniobrar sea fácil. El plano asiento tiene una razonable altura de 815 mm que permitirá a todo el mundo llegar al suelo con ambos pies. En este ámbito la única nota discordante es la instrumentación, compuesta de un único reloj redondo con pantalla digital en negativo (fondo negro con números blancos). Su cristal hace muchos reflejos, incluso con el cielo nublado, que dificultan ver la información.

Prueba Yamaha XSR125

El freno delantero no tiene la mordida del de la MT, cosa lógica, ya que su diámetro es inferior, pero acompañado del trasero, con un tacto algo esponjoso, consiguen que en ciudad podamos frenar exactamente donde nos lo propongamos. Ambos frenos montan ABS.

Tras una breve parada para ponernos los impermeables, seguimos la ruta.

Prueba Yamaha XSR125

Prueba Yamaha XSR125

En ruta

Salimos de la capital holandesa para detenernos ante uno de los muchos puentes levadizos de los muchos canales que permiten pasar a las embarcaciones. En el siguiente tramo, pasando por un pequeño pueblo al lado de la costa y sobre un firme de adoquines, agradecimos el ajuste suave de las suspensiones, que filtraban gran parte de las irregularidades. El plano asiento es algo duro, por lo que se agradece especialmente que las suspensiones no sean duras.

El voluntarioso monocilíndrico con distribución variable empuja con suavidad en la zona baja y media de las revoluciones, entregando más alegría sobre las 7.500 rpm, mientras oímos como cambia su sonido. Se notan pocas vibraciones, a pesar de que las estriberas no montan gomas.

Prueba Yamaha XSR125

El cambio de 6 velocidades es suave, con un desarrollo bastante abierto y algo largo, que persigue un bajo consumo. Y lo consigue, porque a pesar de que en gran parte del recorrido roscamos el gas a fondo el consumo medio de nuestra ruta fue de 2,4 l a los 100, muy comedido.

Quizás el desarrollo final podría ser un poco más corto y la moto ganaría en aceleración y en una 6ª más utilizable, porque es bastante larga y en pendientes o con viento de cara hay que recurrir a menudo a la 5ª, dado que con la posición erguida que adoptamos sobre la moto el viento influye notablemente. Sin embargo, esto es fácilmente modificable cambiando el piñón de ataque o el plato, si es que queremos un desarrollo más corto.

Dinámicamente la moto es impecable. El chasis Deltabox es sólido y la estabilidad siempre es perfecta, lo mismo que la agilidad, a lo que contribuyen tanto el contenido peso como el ancho manillar. Como en todas las 125, deberemos usar el cambio con decisión si queremos practicar una conducción deportiva, aunque la suavidad del sistema lo permite.

Prueba Yamaha XSR125

De todos modos, y aunque permite desplazarse fuera de la ciudad, la Yamaha XSR125 está pensada para vivir dentro de la urbe. Allí se siente plenamente a gusto, con una gran agilidad, un motor suave, pero con energía y un reducido consumo, además de su elegante estética clásica.

Por cierto, la XSR125 tiene un precio inferior al de la MT: 4.399€, y dispone de una serie de accesorios para personalizarla, como un cupolino, diversas piezas en aluminio, soporte de matrícula, etc.

Prueba Yamaha XSR125

SOLO + / SOLO-

Solo+

El motor es potente y con un consumo muy bajo. La posición de conducción es relajada y permite mover la moto con facilidad. La XSR es estable y ágil al mismo tiempo.

Solo-

El cristal de la instrumentación hace muchos reflejos y junto con un contraste no muy fuerte hace que cueste de leer. El asiento es algo duro. El freno delantero es un poco justo.

Sus Rivales:

Brixton Cronwell 125

124 c.c., 134 kg (en orden de marcha), 11 CV, 2.699 €

Honda CB125R Neo Sports Cafe

124 c.c., 130 kg (en orden de marcha), 15 CV, 4.625 €

Husqvarna Svartpilen 125

124 c.c., 145 kg (en seco), 15 CV, 4.949 €

Ficha técnica

Motor tipo: 1 cil. 4T, LC, 4V, SOHC
Diámetro x carrera: 52,0 x 58,6 mm
Cilindrada: 124 c.c.
Potencia máxima: 15 CV (11kW) a 10.000 rpm
Par motor: 11,5 Nm a 8000 rpm
Relación de compresión 11,5:1
Alimentación: Inyección electrónica
Cambio: De 6 velocidades
Embrague: Multidisco en aceite
Transmisión secundaria: Por cadena de retenes
Tipo chasis: Doble viga en acero tipo Deltabox
Geometría de dirección: 26º / 95 mm
Basculante: Doble brazo de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla invertida 37/130 mm
Suspensión posterior: Monoamortiguador progresivo 130 mm ajustable en precarga
Freno delantero: 1 discos de 267 mm, pinza de 2 pistones y ABS
Freno trasero: Disco de 220 mm, pinza de 1 pistón y ABS
Neumáticos: 110/70 x 17 y 140/70 x 17
Largo total: 1.960 mm
Altura máxima: 1.065 mm
Anchura máxima: 800 mm
Distancia ejes: 1.330 mm
Altura asiento: 815 mm
Peso: 140 kg (en orden de marcha)
Depósito: 11 l
Consumo medio (declarado): 2,1 l /100 km.
Autonomía teórica: 523 km
Precio: 4.399 €
Garantía oficial: 2 años
Importador: Yamaha Motor Europe N.V.
Contacto: 935 57 60 00
Web: https://www.yamaha-motor.eu/es/
Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2066

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Entradas recientes

Los + leídos